photo bienvenidos.png
¡Hello,Invitado!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

 photo ultimostemas-3.png
Últimos temas
» Con amor para ti~
Sáb Nov 09, 2013 5:34 pm por Shin

» Reglamento Obligatorio
Lun Abr 01, 2013 11:40 pm por Shiki

» AnshiGraphics || Afiliacion Elite
Vie Mar 08, 2013 3:02 pm por Afiliador

» PRIMER CENSO ANTES DE LA RE-APERTURA!
Vie Mar 08, 2013 2:23 pm por Areila Schneewittchen

» IMPORTANTE....Un tema para todos
Vie Mar 08, 2013 3:13 am por Amaimon

» Tras una simple mascara...
Miér Ene 23, 2013 7:08 pm por Invitado

» owo
Dom Dic 16, 2012 10:28 am por Galatea

» ...::¿Qué estás escuchando?::...
Lun Dic 10, 2012 7:09 pm por Invitado

» Un dia mas.... {Privado}
Lun Dic 10, 2012 6:44 pm por Invitado

» The Black Queen... [Priv Lucius]
Lun Dic 10, 2012 5:58 pm por Invitado

 photo quienestaenlinea2.png
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Lun Jun 24, 2013 9:17 am.
 photo nuestrostaff.png
○Para contactar cliclea sobre la imagen○
 photo ambientacion.png
El invierno es la estación más fría del año, y sus características son inevitablemente definidas en contraste con las otras estaciones del año: ya que durante los días invernales las temperaturas son más bajas y hay menos horas de luz solar. Estas características se acentúan a medida que nos alejamos de los trópicos y nos acercamos a los círculos polares. En algunas regiones del planeta, según su latitud, altitud y determinadas condiciones meteorológicas, se puede observar la caída de nieve.
 photo foroshermanos-2.png
 photo elites.png
•Elite•
 photo A.png  photo porpost.png
 photo copy.png Licencia Creative Commons
Forbidden Lovers por el Staff se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
obra de >LUCIUS&GALATEA<<"" Los diseños proporcionados por ANTHONY&LUCIUS >>Son de uso exclusivo para forbidden lovers<<
forbiddenlovers.spanishforo.com
.  photo forfinal.png

Incoherencia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Incoherencia

Mensaje por Invitado el Lun Jul 30, 2012 1:03 pm

Sin razones ni lógica avanzo por el puente conocido entre los de su raza, siempre había esquivado a todos los ángeles de la ciudad, escondido su paradero y mantenido reguardado sus cambios de los ojos de sus hermanos, igualmente ninguno llegaba a reconocerlo, aquellos ojos vividos y apasionados estaban apagados, el cabello dorado brillante y suave se había ennegrecido por la corrupción que ahora habitaba en su corazón y su alma. Aquellos ojos celestes habían perdido su color volviéndose casi blancos si no fuera por esas pequeñas manchas grises...

Parecía mas un hermoso demonio que un precioso ángel, pero había algo en su interior, algo que le obligaba a caminar aquel adoquinado puente, ¿Que buscaba?... su cuerpo le iba marcando el camino a seguir, un fuerte sentimiento de nostalgia, una dulce sensación que hacia añares no experimentaba, había algo extraño en el aire, sus memorias eran dedicadas solo a aquella mujer, y con los años casi había olvidado como se veían casi todos sus hermanos. La soledad era la fiel compañera desde que ella murió, no.... ella no murió, fue asesinada... pero el asesino resultaba ser justamente alguien de su propia raza, ¿Por que ella fue hasta aquel lugar? aun se preguntaba en su cabeza, tantas dudas que quedarían sin respuesta, no quedaba mas opción que seguir sus instintos y valerse de los mismos para encontrar lo que buscaba, a mitad de su caminata se detuvo, así su instinto le ordeno ahora debía esperar, ¿que cosa?... miro en todas dirección mientras se acercaba al borde del puente y apoyaba su cuerpo contra la baranda del puente, había gente, algunos miraban el correr apresurado del río, algunos amantes prometían el amor eterno, una pareja en particular capto su atención, trayendo a su cabeza la imagen de el con su amada en el momento en el que él juro su amor eterno y dio la espalda a sus hermanos por ella.

La imagen se borro, cerro los ojos y mantuvo sus pensamientos tranquilos para no provocar mas ilusiones que nublaran a sus ojos, debía esperar... algo le decía que tenia que estar ahí, y ahora siendo un animal de instintos desobedecerle al mismo era imposible, pero la incertidumbre comenzaba a rondar en su cabeza, sin poder entender el por que... abrió sus ojos y miro nuevamente en todas direcciones, no sabiendo lo que buscaba, pero bien sabia que cuando sus iris se posaran sobre aquello que esperaba se daría cuenta.

-¿Dónde esta?-

¿O donde estas? sonó en su cabeza abriendo un poco sus parpados, quizás entonces, lo que busca es una persona... esto era algo que odiaba de sus instintos, saber las cosas a medias le traía una gran amargura en el interior. El pétalo de una rosa voló lentamente hasta donde estaba y con suavidad elevo su mano dejando que el mismo se posara en su palma, se quedo viéndolo durante un tiempo alargado y cerro los ojos al igual que su puño donde el pétalo quedo atrapado y protegido, aunque su rostro permanecía apacible e inexpresivo. {Escena del gif que tengo de firma x´D}


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Uriel el Vie Ago 03, 2012 1:50 am

Cuántas veces no le habrían llamado la atención a estas alturas ya, por no mantener ni la discreción (ni el interés en mantenerla) cuando de pelear o destruir demonios se trataba, o de 'castigar' de alguna manera a cualquiera en quien notase algo de maldad en su corazón. Kalel le había llamado la atención incontables veces, sí... y sin embargo no lo retiraba del puesto. Ni siquiera le decía que estaba juzgando mal a las personas ni nada por el estilo, sino que tan sólo le pedía que no fuese tan, digamos, ruidoso al hacerlo.

Era cierto, debían mantener la discreción... debían hacerse pasar por simples mortales mientras esa odiosa tregua con los demonios estuviese vigente; no entendía por qué habían aceptado aquello. No entendía qué ganarían ellos con hacerlo, pero aunque no podía ir en contra de los designios de Kalel... mientras no le dijesen nada más, y mientras no lo bajasen de segundo puesto como estaba ahora, seguiría destruyendo y deshaciéndose de cuanto ser despreciable se encontrase. No iba a negar que muchas de esas veces el alboroto que hacía era innecesario, pero no estaba disupuesto a esforzarse a tratar de ocultarlo, no iba a arriesgarse a que por andar de "cuidadoso" se escapase su 'presa'.

En esta ocasión se había topado con un mocoso humano como de unos 17 años, que aparentemente en un arranque de odio estúpido hacia sus padres se había sumido en la adicción al opio, y estando bajo sus efectos había cometido la estupidez de asesinar a su madre en un "accidente". ¿Qué se supone que dijera? ¿"Aw, pobre muchacho, había sido víctima de la droga"? Él había decidido tomarla para empezar, si no hubiese sido tan imbécil para pensar que sus padres (una pareja de humildes trabajadores) no lo querían, nada de eso habría sucedido. Él y su estúpido libre albedrío eran los únicos culpables. Por esta razón, lo había perseguido hasta debajo de este puente, en un lugar donde no habría sido difícil verlos desde arriba. Había personas allí, pero no le importó. Es más, se aseguró en decirle todo lo anterior al muchacho lo suficientemente fuerte para que esos humanos escuchasen, y que les quedase como advertencia.

Odiaba el libre albedrío. Eso era la fuente de toda la imperfección que había en la Dualidad, y desafortunadamente, todos los seres sin excepción la tenían. No soportaba la idea de que siendo esto, siendo todo imperfecto, estaba siendo de la manera en que debía ser y por lo tanto era perfecto. No podía... si iba a ser perfecto, iba a serlo en todos sus detalles, así que no toleraría basuras como ésta.

Sacó al instante las dos espadas que llevaba a la espalda y cortó la cabeza del joven de un sólo corte. Notó cómo algunas personas en el puente huían asustadas en ese momento. Una luz surgió del cuerpo que cayó al suelo inerte. Uriel la siguió con la mirada, mientras desaparecía en el aire.

-Aún nos falta otro paso... no te has librado aún -le dijo en un susurro.

No le interesaba nada sobre el muchacho. Ya se encargaría de compensar a los padres, que ya habían sufrido suficiente. Sentía terrible pensar en esas buenas personas sufriendo por culpa del mocoso ese. Pero como ángel, sabía que matar... era un terrible pecado. ¿Pero qué más daba...? pensaba, mirando inclemente el lugar donde había desaparecido el alma del muchacho. Nada tenía sentido si el principio del Todo era la imperfección misma.

Sin embargo... una mueca de molestia y casi arrepentiento, la misma que se dibujaba en su rostro después de todas las veces que hacía algo como esto, apareció en él. Suspiró pesadamente, apretando los dientes para deshacerse de ese molesto sentimiento, mirando aún al ahora vacío.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Uriel
Angeles

Angeles

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 23/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Invitado el Vie Ago 03, 2012 12:01 pm

El tiempo transcurría con su ritmo normal, un grito desesperado y cercano llamo la atención de las personas que transitaban con tranquilidad el puente, todos miraron hacia abajo con la curiosidad que les caracterizaba, Elliot seguía buscando ese que.. o ese alguien que lo mantenía preso en aquel puente, malditos instintos que gobernaban su ser, como deseaba poder desprenderse de esa ultima condición de ángel que lo dominaba por momentos… Aquel grito humano despertó el deseo de protección que todo ángel siente en su interior por las criaturas creadas por el Dios caído.

Entonces fue así que se desprendió de su idea original, caminando hacia el borde con apacible andar, los gritos comenzaron a sonar sonoros, la gente corría espantada, en su interior sintió entonces el transito del alma humana, la pequeña luz paso cercana de él, se detuvo y la miro flotar frente a él, alzando su mano hasta alcanzarla e incluso un moviendo sensual como caricia sobre ella… momento en que la misma siguió su camino y desapareció.

Comenzó a bajar notando la espalda del causante condenador, no necesitaba mirar demasiado para saber lo que era aquel que ahora estaba frente a él.

-Un arcángel, que peculiar asesino me encuentro, un ser creado para proteger a los humanos tomando la vida de uno, y contradiciendo su propia naturaleza… creía que era el santo y superior el único que podía juzgar a los pecadores.-

Dijo con sus manos escondidas en los bolsillos de su gran y largo tapado, el ángel aun continuaba dando la espalda pero se sentía en su aura el arrepentimiento que adquiría, lo que producía cierta gracia, preguntándose entonces si un arcángel podía ser tan torpe de llamar así la atención. Reposo la espalda contra la pared, evitando entonces cruzar mirada alguna con el perpetrador de tanto escándalo.

-Quien diría que un arcángel podía ser tan impulsivo, y tan inconciente… rozando la incoherencia y contradiciendo su naturaleza… yo que me he visto corrompido y ennegrecido, no me atrevería a levantar mi mano contra la de un humano de esa forma…-

Sonrío con cierta suavidad, aunque siempre había estado evitando a sus hermanos desde el encuentro con Ariel parecía ya no importarle el cruzar alguna palabra con ellos, aunque su corazón que se encontraba oscurecido llegaba al punto de odiarlos a causa de Aquel único ángel que con sus poderes arrebato la vida de su amada, al final si había Ángeles como esos, si existían aquellos entre sus hermanos que se creían con el derecho de tomar la vida de una las creaciones… era decepcionante tener que admitir que los ángeles podían ser exactamente igual a los demonios, entonces ¿Dónde estaba el equilibrio entre el bien y el mal?, cuando los buenos podían llegar a ser malos… Descubrió sus manos de los bolsillos, se cruzo de brazos y abrió los ojos mirando primordialmente el suelo, donde aquella vasija de alma se encontraba rota vertiendo el contenido de su ser sobre el suelo, que pronto el liquido rojo, siguiendo su curso alcanzo el río tiñéndolo por finas líneas que recorrían al mismo…. Entonces los iris de espada se elevaron recorriendo la figura del arcángel, ahora alcanzado a divisar su rostro, sus parpados se abrieron apenas un poco mas de lo que era normal, su entrecejo se frunció, en su interior una punzada fuerte marcaba que había encontrado lo que había estado buscando, sus instintos le guiaron hasta este lugar para encontrar al arcángel asesino…

-¿Cuál es tu excusa para cometer semejante atrocidad? Sera entonces que te crees con el poder de poder juzgar y enjuiciar... me da pena encontrar a un hermano que crea semejante locura.-

El ver su rostro descoloco su calma habitual, el parecido era considerable, eso comenzó a molestar a su inquieta alma que parecía reaccionar de alguna manera ante el terrible parecido, aunque no era exacto realmente, seria entonces que su cabeza tan cruel jugaba con él, o sino la misma desesperación por volver a verle le condenaba en semejante alucinación... cualquiera era demasiado cruel, volvió sus ojos de espada ya no tan fríos sobre el arcángel, ¿Por qué tenia que parecerse? justamente un asesino como ese.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Uriel el Sáb Ago 04, 2012 4:00 am

Pudo darse cuenta que entre las presencias de humanos que habían huído, una se quedó aún en el puente. Por un segundo se molestó, pensando en a cuál maldito cínico de ellos no le había quedado claro lo que había visto, pero poco después se dio cuenta de que era otro ángel. Perdió el interés inmediatamente entonces, y se dedicó a sacudir su espada. No sería la primera vez que otro ángel o arcángel lo vería y probablemente reprendería, así que no le importaba.

Escuchó sus palabras, y suspiró ante lo primero que escuchó. Muy parecido a lo que ya había escuchado, aunque más tranquilo que de costumbre. No se molestó, sin embargo (aún) en voltear a verlo.

-"El santo y superior" me nombró Juez. Y la marioneta que los sustituye-- perdón, nuestro querido rey, no ha reprochado sobre lo que juzgo -sólo la manera en que lo ejecuta...

Miró la cabeza del joven, que acabase de desprender del cuerpo momentos atrás. Aún no se deshacía del arrepentiemiento de haber matado. OTRA vez.

-Me temo que te has encontrado con el personaje que ya sabe su papel en la historia, "hermano" -le dijo, viendo, sin mirar y sin expresión realmente, la cabeza -Y que ya escogió su camino, a pesar de saberse... contradictorio -apretó ligeramente los dientes. Sí, estaba consciente de su ironía, pero... en este mundo tan absurdo... ¿qué tenía realmente sentido? Quizá, porque nunca había sentido realmente lo que era el amor (y si sí, lo olvidó desde hace mucho tiempo), era que no hallaba sentido a quedarse sin hacer nada. ¿O qué era?

Miró finalmente al ángel. Recordaba su rostro... pero según él... su cabello no era de ese color antes. Le extrañó la expresión que tenía al mirarlo, pero no le prestó atención. Después de todo, por lo que recordaba, él solo se había alejado de los demás ángeles... y quién sabe qué habría hecho en ese tiempo. Justo ahora, no le importaba.

-No me interesa lo que pienses de mí -concluyó, guardando sus espadas -Tengo asuntos más importantes que atender. Así que... -le dio la espalda y se fue en esa dirección.

"Es por un bien mayor, por un bien mayor..." se repetía, aún molesto por contradecirse a sí mismo.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Uriel
Angeles

Angeles

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 23/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 04, 2012 11:58 am

-¿Santo y superior?-

Extraña referencia uso el arcángel para nombrar a Kalel, aquel ser había sido nombrado juez por el mismo, solo demostrando aun mas incoherencias y poca conciencia del que ahora se llamaba líder de los ángeles, ¿Desde cuando los arcángeles tenían el poder de decidir quien tenia derecho a vivir o a morir entre los humanos?.... ¿Desde cuando los mismos se habían vuelto tan sanguinarios como los mismos demonios?, Ni siquiera los arcángeles se habían salvado de la corrupción y se hundieron en ella.

-Aunque sepas tu papel en la historia dudas de ella…-

Agrego el ángel ennegrecido, sin poder creer aun que su mente le jugara de manera tan vil, ¿Por qué encontraba en el rostro de aquel arcángel un parecido?, desesperación, quizás en le fondo quería encontrar alguna excusa para no darles la espalda, tener un motivo por el cual pelear a su lado… o solo era por que realmente había algo similar entre ellos, pero la calma era gobernante indiscutible de su ser, aunque por el momento su mente había quedado nublada por la belleza de aquel arcángel que traía recuerdos tan incoherentemente pensó, que había sido descuidado, sus instintos no lo guiaron a ese lugar solo para descubrir a un arcángel parecido a su amada, lo habían llevado ahí para defender la vida de un humano que no debía encontrar la muerte en manos de un arcángel, pues la vida era para que los humanos la llevaran a su entero antojo, y cuando ese lapso acabara, si su alma estaba contaminada de pecados recibirían el castigo eterno, o vivirían en la gloria divina si se había mantenido pura… y ahora encontrarse con esta escena lo acercaba mas a su propia lógica y pensar.

El ángel ahora comenzó a alejarse, siguiéndolo con la mirada se mantuvo estático en su lugar, ¿Tan desesperado estaba?, aquellas ultimas palabras que dijo sonaron una vez mas en su mente, “No te importa lo que lo demás piensen, ¿Pero puedes quitarle importancia a lo que pienses tu mismo de ti?”… Aquellos ojos reflejaban una contradicción dentro de su alma, quizás lo mismo que motivo al oscuro ángel seguir los pasos de aquel que se encontraba en un rango superior a él. Paso a paso avanzaba al mismo ritmo de aquel, guardando las distancias con el mismo, hacia tiempo no veía a un arcángel, y en su mente no podía entender como era posible que no recordara aquella apariencia, incluso tampoco se acordaba de cual de todos se trataba, su memoria había sido dañada con el transcurrir de los años… Pero con firmeza y como si aun perteneciera a ese clan celestial camino detrás de aquel sin que ninguna palabra saliera de su boca, pues si bien en su mente había pensamientos hacia aquel ángel, no tenia intensiones de hablar con el, solo quería verlo… solo eso.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Uriel el Mar Ago 07, 2012 8:47 pm

-Sí, así lo llamaste tú -le dijo al ángel ennegrecido, cuando repitió sus palabras.

Se quedó pensativo ante aquellas palabras, mientras se daba vuelta para irse. Pero terminó diciéndole lo mismo que se había dicho él mismo antes para no perder la cabeza, casi susurrando:

-...sí... me pregunto si en verdad hago lo correcto. Pero si es un error, tendré que aprender a vivir con él -porque a pesar de cuánto tiempo había pasado ya, aún no se acostumbraba... y ese estúpido sentimiento contradictorio de arrepentimiento insistía en hacerse nudo en su garganta.

Siguió alejándose, tan sumido en sus pensamientos que no se percató de que el otro lo seguía. Muchas veces, como ahora, pensaba en qué haría si su actual líder caía ante los 'encantos' de la líder demoníaca; ¿qué haría si sus actuales esfuerzos eran en vano? Interiormente sabía que esto ocurriría, y no había nada más a lo que temiese que esto. ¿Estaban condenados a que la historia se repitiese una y otra vez? Evitar esto era lo único, lo único realmente que permitía al arcángel seguir con su "vida".

Por otro lado, interiormente también tenía otro debate. No soportaba a los demonios, pues los consideraba tan tontos como sus 'hermanos', seres que no entendían nada respecto a nada y luchaban tan sólo por poder. Por poder... y sin embargo, entre ellos mismos, había demonios demasiado... "buenos" para serlo, aún aunque respondiesen a su naturaleza de vez en cuando, de la misma manera en que había... ángeles asesinos (porque tenía entendido que no era el único) que de cualquier forma se sentían culpables después. Por un lado, seamos sinceros, le hacía feliz el hecho de que hubiese miembros en ambos bandos faltando de aquella manera a su papel, de esa manera habría de alguna manera su tan preciado equilibro. Pero por otro lado... la idea de que ÉL mismo era uno de esos que no 'respetaban' su papel le daba profundo en el orgullo.

En resumen, el árcangel estaba de mal humor la mayor parte del tiempo por sus propios pensamientos idiotas. A veces le daban deseos de deshacerse de sí mismo, o de al menos seguir su papel correctamente, siguiendo a su líder ciegamente como el resto de sus hermanos (o la mayoría) y dejar que el Universo siguiese su absurdo (pero suyo, al fin) ritmo. Pero a estas alturas... eso de echarse atrás no le gustaba para nada. Así que su problema terminaba desembocando de nuevo en las palabras que le había dicho al ángel momentos atrás. Una y otra vez.

A continuación debía ir a encargarse del alma de aquel muchacho. Era algo que debía haber hecho inmediatamente después de matarlo, pero se sentía más confundido de lo normal. Quizá porque nunca había asesinado a alguien tan joven...; recordaba el rostro del chico, aterrado. Quería odiarlo, aborrecerlo, pero por más que intentó, tuvo que obligarse a hacerlo antes de que su mano se arrepintiese. Había estado vagando sin rumbo, esperando a que esa sensación se marchara, y ahora se detenía en seco. Miró sus manos, que aunque limpias y puras en apariencia, estaban manchadas con la sangre de ya incontables personas, víctimas de su... verdaderamente, capricho.

Golpeó la pared con fuerza, al notarse reconocer dicha palabra, una y otra vez. La golpeó sin cesar, consiguiendo tan sólo agrandar el nudo en su garganta. Sus puños se quedaron recargados en la pared, y él permaneció con su cabeza baja, pero deslizándose lentamente hasta quedar de rodillas, recargado en la pared.

-Maldita sea... -murmuró, apretando sus ojos con fuerza. Al principio, cuando recién empezó con estas medidas, también había sido muy difícil. Siguió adelante, convenciéndose de que se trataba de un bien mayor, y con el tiempo se volvió inclemente y frío, mismas características que aún mostraba al deshacerse de algún alma. Pero últimamente dichos detalles habían pasado a ser exteriores únicamente, porque cada día le era más difícil seguir. Quizá ir en contra de lo que había sido designado para los ángeles, simples marionetas para mantener el Balance, lo estaba destruyendo poco a poco. Después de todo, ni los ángeles ni los demonios eran demasiado indispensables. A decir verdad, casi cualquier criatura podría llevar a cabo su papel. Sólo que en este caso habían sido ellos los designados.

Su respiración se entrecortó, y al mismo tiempo que sentía una curiosa humedad en sus ojos, notó la presencia de alguien más. Abrió sus fríos grises orbes y volteó a un lado inmediatamente. Era ese ángel de antes otra vez... ¿qué estaba...? ¿lo... lo había seguido? ¿Había... había visto...?

Furioso se levantó inmediatamente.

-¿Qué quieres? -¿cuánto tiempo llevaba allí...?


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Uriel
Angeles

Angeles

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 23/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Invitado el Miér Ago 08, 2012 10:49 am

Parecía que no respetar la propia naturaleza llenaba de confusión los corazones de aquellos que seguían las ordenes de Kalel, ¿Cuál era la razón en realidad para provocarse tanta pena así mismo?, a cada paso que al ángel ennegrecido avanzaba veía con tristeza el dolor del duelo que el arcángel llevaba en su interior, ¿Por qué seguía si pensaba que eso que hacia estaba mal? sabia que no era su naturaleza hacer lo que hacia… y aun así a pesar de querer defender el equilibrio teórico del mundo, el mismo lo desequilibraba…

El destino caía cruel sobre aquellas alas que se mantenían blancas y “puras”, paso a paso, la desesperación era un sentimiento que muchos habíamos sentido, pero… nadie había retenido tanto tiempo como aquel que ahora, en su frustración de no poder entender su destino quizás, descargaba con sus puños el dolor contra la pared, ¿Qué les paso a los Ángeles?... ¿Por qué aceptaron seguir a otro líder…? A consecuencia de no poder mantener la enseñanzas dadas por el creador ahora parecían sumergirse en aquel profundo y eterno dolor que producía el no poder reconocer el verdadero camino a seguir.

-Uno pensaría que la vida tiene dictado el destino sobre cada ser, que desde antaño la historia a sido escrita en piedra y que no se puede llevar otro camino mas que el que fue planteado, pero ese es el error, creer que es tu deber hacer algo que no deseas, el creador siempre nos enseño a ser fieles a nosotros mismos… pero hasta un arcángel decidió caer en la corrupción, creyéndose que es para un bien mayor... auto engañarse y dudar de lo que haces solo te hace débil, el camino es aquel que tu decides, y tu decidiste anclarte bajo las ordenes de un líder falso, que te dio tan prestigiosa posición, si sabes que esta mal lo que haces… entonces “Señor Juez”¿Por qué sigues con vida?...-

La seriedad siempre fue dueña de su expresión, y no cambiaria por ver el dolor por el que aquel arcángel pasaba, muy a pesar que los humanos eran capaces de despertar el corazón que yacía durmiente en los brazos del mitológico Dios de los sueños, la empatía natural que existía con aquellas criaturas indefensas del creador, aquella misma razón por la cual habían nacido y tenían por misión proteger, no era el caso de sus “hermanos”, un ángel no podía despertar tal sentimiento de empatía o consideración siquiera de su parte, por que en su interior era imposible entender como estos dejaron atrás todo lo que debían ser solo para seguir una guerra absurda…

Dejo su espalda descansar contra la pared cercano al arcángel sus ojos iris de espada no miraron aquel rostro de nuevo, por que hacerlo era recordar inevitablemente la razón que lo llevo a dejar a sus hermanos, la misma razón por la que ahora era un renegado entre ellos que no pelearía bajo las ordenes de Kalel ni de ningún ser alado que mantenga falsamente sus alas blancas y su ser impuro.

-El orgullo es un pecado hermano mío, un pecado poderoso que corrompe y lleva solo al dolor, por que no podemos ser orgullosos ni vanidosos, no podemos creer que tenemos derecho alguno a interferir en la vida de los humanos, la paz causa estragos en ustedes que están acostumbrados a pelear, pero perdieron tanto por culpa de este pacto que es solo una fachada creada en la que tanto la Reina de la Sangre como su líder Kalel hicieron para protegerse de tener que verse los rostros en batalla, y que inevitablemente la sangre de uno de los dos sea vertida y de entre ellos surja el vencedor… no hay nada verdadero en el mundo, ya poca nobleza queda entre los ángeles, no tienen dignidad y mucho fidelidad, en cierto modo, me da pena ver como cada día caen mas profundo… matar y arrepentirse… matar y pedir perdón por haberlo hecho… es hipócrita, mataste a ese humano con intención de hacerlo, arrebataste la vida de un ser inferior por que crees que tu juicio es el indicado… el pecado de vanidad dicen es el favorito de Satanás…-

Por fin sus iris de espada se movieron hacia hasta el rabillo de su ojo, mirando a aquel arcángel, reafirmándose entonces a si mismo que las decisiones que tomo habían sido correctas pues imaginarse caminar al lado de un ser que cayo tan bajo era realmente molesto, y con cada ángel que se cruzaba en el camino solo le demostraba que los pasos que daban estaban equivocados, y que por seguir a un líder corrupto, inevitablemente ellos también lo serian, que sus alas se mantenían blancas únicamente por que eran tan hipócritas de creer que aun eran santos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Uriel el Vie Ago 24, 2012 6:35 pm

Escuchó las palabras del ángel seriamente, escrutándolo con la mirada. Ahora que lo recordaba, ese ángel se había ido, de alguna manera les había dado la espalda a los demás por algo muy personal, aunque nadie supo exactamente (al meno no que él se enterase) para qué. Resopló cuando terminó de hablar y volvió su mirada a sus puños. Aunque ya se estaban regenerando, seguían ligeramente raspados y sucios, ante lo cual sonrió irónicamente.

Siguió escuchando en silencio y con demasiada calma las palabras del ángel, sorprendiéndose de repente un poco inlcuso él mismo de su propio autocontrol, porque sí se había molestado por lo último que había dicho. Pero suspiró profundamente, cruzando los brazos y dirigiendo su mirada al pecho del otro, déjandola allí, como ido, mientras hablaba. Ya estaba bastante tranquilo, estaba, después de todo, acostumbrado a pasar por este proceso cosas muchas veces...

-Kasiel... -dijo de pronto, recordando su nombre -ya te recuerdo -lo dijo como si nada de lo anterior hubiese pasado, muy casualemente, pero rápidamente lo dejó por un lado -He repasado esas mismas palabras una y otra vez en mi cabeza desde que la Luz murió. Kalel no me dio el puesto de Juez, sino la Luz, nuestro Creador. -al decir esto sujetó momentáneamente la cruz que llevaba al pecho; ésta la había recogido cuando fue al lugar donde la Luz y la Oscuridad habían muerto. La recogió y se la quedó, como recuerdo de lo que antes de todo este caos era. Luego la soltó, y volvió a cruzar los brazos, aún con la mirada fija en un punto, pero perdida -Cuando ellos se enamoraron... me quedó en claro que la Dualidad que nos rige tiene un poco del otro en su interior. Y que sólo respetando esto puede seguir funcionando el Universo. Ellos mismos nos crearon, pero no al Universo y por eso estaban también atados a esa ley. Sin embargo algo les salió mal y los destruyó. Sea lo que fuera, no iba de acuerdo a esta ley y en su lugar colocó a "nuestro rey" -haciendo el ademán de las comillas con las manos -y a la reina de los abisales. Si ellos tomaron su lugar (de una manera que ni siquiera se le acerca a nuestros creadores, en mi opinión), inevitablemente tienen que tener algo de su esencia para reclamar ese puesto. Y por lo tanto no me sorprendería que tarde o temprano ellos se enamorasen también. Suponiendo que no haya pasado ya. -entrecerró los ojos, diciendo esta última frase más para sí mismo.

Miró ahora los ojos del ángel ennegrecido.

-Como dije, me he preguntado una y otra vez esas mismas palabras que me dices, desde hace mucho tiempo. Por eso dije que ya conocía mi lugar en la historia, ya sé que nosotros escogemos nuestro camino y yo escogí este. Me he preguntado en efecto por qué sigo con vida, si no "lo merezco" por no seguir mi deber al pie de la letra. Y no sólo tú, también otros ángeles y otros arcángeles (específicamente Miguel) me han reprochado lo que hago. Incluso el mismo Kalel, así que creo no obedecerlo de verdad. -dijo sarcástico, como si de verdad dudara si lo hacía o no -Los Creadores, a ambos, los he respetado desde siempre, de la misma manera. Y como bien sabes, supongo, nos crearon a los ángeles y demonios para llevar a cabo esa pelea eterna que DEBE haber entre "el bien y el mal" para que siga habiendo un equilibrio. Los ángeles y los demonios, los arcángeles y los abisales con exactamente lo mismo, en diferentes lados. Ahora bien, en medio están todos los mortales y demás seres sobrenaturales derivados de ellos. Los únicos seres con un pensamiento o corazón neutral son aquellos que nos arrebataron a los Creadores, el resto somos simples marionetas necesarias, incluídos nuestros "reyes" -odiaba esa palabra -, con sentimientos y confusiones, y dilemas. Cosas que comúnmente se les designa a los humanos y sin embargo todos poseemos. La diferencia es que ellos tienen menos conocimiento del mundo que los rodea. Pues en el momento en que lo tienen se quedan a la altura de cualquiera de nosotros; y lo que nos diferencía a nosotros por el contrario, es la posición que nos fue dada. No hablo de arcángeles o abisales, sino de llevar directamente el equilibrio con la guerra. Digo directamente porque todos los demás seres son parte de ella.

Hizo una pausa, perdiendo la mirada en el vacío otra vez.

-Dime, hermano -inquirió, cambiando de tono súbitamente, y quizá sin él mismo darse cuenta a uno más suave, casi suplicante -, siendo que todos tenemos las mismas capacidades, ¿no es cierto que los humanos bien podrían tomar nuestro lugar y viceversa? A nosotros nos designaron a mantener un equilibrio de una manera directa. Técnicamente nos dijeron "Escuchen, demonios y ángeles, el Universo debe mantenerse en su lugar, así que, aunque no haya una razón de odio entre ustedes para hacerlo, es necesario que peleen" y nosotros nos estrechamos las manos con los demonios, nos guiñamos un ojo ambas razas y comenzamos a pelear. Sin embargo nadie lo ha entendido de esa manera. Pero bueno. Tiempo después, quienes nos dieron esas órdenes murieron, Murieron por mantener el equilibrio, porque alguien pensó que no llevaban su lugar completo. Alguien pensó que NO debería haber un poco de ambos lados en cada uno y los sustituyeron. Dime, hermano -repitió acercándose a él, quedando a muy pocos centímetros de distancia -si nuestros Creadores murieron por seguir el equilibrio, cosa completamente absurda, ¿no tiene sentido "cambiar de bando" a veces, especialmente cuando hay muchos demonios también haciéndolo de una manera equivalente siendo amables y comprensivos, para tener un poco del otro lado en nosotros y que no haya más del otro lado de la balanza? -rió -Puedo ser bueno y codearme con los demonios amables, si quieres, y dejar que el lado del "bien" gane. Eso sería igual de malo a que gane el lado del "mal". La misma Oscuridad admitió que se ablandaba, ¿supiste eso? Así que, 'hermano', si todo lo que realmente importa en este mundo es el equilibrio, haré lo que sea necesario por mantenerlo. Aunque a veces... la ira me domine -rió irónicamente de sí mismo.

Entonces desvió la mirada, pensando, y la volvió al ángel, sonriendo serenamente -Sin embargo te agradezco que llegaras ahora porque... nadie me había interrumpido mientras me siento mal por un humano... y me siento así porque desgraciadamente pára mi raza sigo siendo un ángel. Lo que debo hacer es aprender a dominar la ira, supongo... -entonces pasó de largo al ángel ennegrecido -Soy todo un demonio, ¿no...? -dijo en un tono bajo, tristemente -pero en honor a esto... puedo prometer, contigo de testigo, si te interesa, no volver a matar a un humano. Esperaré a que mueran... y entonces gustosamente los mandaré a donde pertenecen sin importarme sus razones. Y si al final de mi absurda vida, en este absurdo mundo donde se hace lo incorrecto por hacer lo correcto, merezco un castigo, que así sea. Te repito lo que le dije a Miguel: no me arrepentiré si lo hice pensando que sería lo mejor. Que se me juzgue de igual manera que yo juzgo.

Y dicho esto siguió avanzando.

-Por cierto... esta paz absurda está pronta a terminar. ¿Lo sientes...? Para... que estés preparado

Spoiler:
Siento la tardanza ;w; -levanta la mano derecha- juro que ahora sí no volverá a suceder -0-


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Uriel
Angeles

Angeles

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 23/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 25, 2012 8:59 am

Alzo una ceja un poco confundido ante las ciertas palabras pronunciadas de las boca sabia que cualquier arcángel poseía, espero muy apacible que aquel terminara de hablar, por que era cierto que oír muchas cosas de su boca terminaba siendo una especie de confirmación de sus decisiones que estas no eran erróneas y que había tomado el camino correcto para él pues realmente sentía que no podía pelear al lado de aquellos seres como lo había hecho en el pasado.

-No me tomes por idiota- Reclamo serio –Nuestro creador no te nombro juez, ese fue Kalel-

Insistió el ángel que bien sabia que aquello era imposible y quizás una de las tantas cosas que quedaron dando vueltas en su cabeza.

-Espero que no pienses que quizás me he vuelto un ignorante pues se bien que el Creador tenia a su juez y que cuando este murió aquel renuncio a su puesto y entonces Kalel te otorgo el mismo-

Se cruzo de brazos mientras aquel se alejaba, sintiendo entonces que aquel arcángel estaba tomándole el pelo o muy bien se podría decir que no apreciaba su saber creyéndolo un ignorante. Aquel gran discurso sobre solo resultaba casi irritante, casi al punto de lograr que aquella apacible presencia que poseía el ángel guerrero se perdiera y fuera muy lejos, así que volteo y lo miro mientras parecía irse dándole la espalda, fue entonces que quizás se tomo el atrevimiento de aproximarse, sus brazos atraparon en un abrazo al ángel rubio que ahora era el juez, y tras hacer aquello arrastro consigo al mismo hasta que su propia espalda dio contra la pared con su mano sujeto parte del cuello de él y sus dedos rozaron su barbilla elevando un poco el rostro del arcángel su otra mano pasaba por debajo del brazo y mantenía al mismo pegado a su cuerpo, mientras su barbilla de pegaba a su hombro y de de refilón miraba el rostro del arcángel pues no había problema por aquella proximidad, en aquel sitio no había personas rondando que pudieran juzgar la escena con sus ojos.

-Si debo ser sincero mi querido hermano, siento el deseo de patear tu trasero tras oír muchas palabras, y por otro lado me enterneces con esos pensamientos… sin duda eres una rareza para tu raza, tu que sigues a un líder sin seguirlo… si creyeras que lo haces es lo mejor para alcanzar el equilibrio que tanto deseas, entonces no dudarías de tus actos sobre la tierra, te mantearías firme en la creencia que es realmente el camino que has decidido y destrozarías paredes por tus tristezas pues estas simplemente no existirían…-

La mano que elevaba al rostro fue bajando lentamente hacia la cruz que el joven militar tenia colgando de su cuello, la sujeto con sus dedos y miro la misma sin soltar ni dejar que aquel apartara su cuerpo del suyo.

-Lo cierto es que ya nada es lo mismo que en aquella época, por que los mensajes y enseñanzas del creador se han visto modificados por la nueva época, si tu crees entonces que el mensaje que nos dieron fue nada mas ni nada menos que pelear en esta guerra y destruirnos entre hermanos siento entonces que estas errado, pues en mi mente queda el recuerdo de un Creador diferente al que tu guardas en tu cabeza…-

Soltó la cruz y siguió abrazando a Uriel escondiendo un poco su cara contra su cuello, claro que era agradable ese momento aquel se parecía a ella, aquel rostro se lo recordaba, como era que no podía encontrar en sus memorias que aquel arcángel se parecía a ella, seria por que antes de lo todo lo ocurrido no solía hablar demasiado con nadie ni prestar atención realmente ninguno de sus hermanos en su físico o personalidad, después de todo el era un guerrero que solo servia a las decisiones sin quejarse… así era en el pasado. Su mano bajo por su cuerpo buscando la mano del arcángel y la elevo frente a ambos mirándola.

-Aunque sin duda me has hecho sentir halagado, que por este encuentro llegaras a la conclusión de dejar de manchar tus manos con la sangre de los humanos es algo que sin duda alguna debe de ser apreciado y respetado, aun mas cuando los mismos Kalel y Miguel te lo pidieran y tu siguieras de la misma manera… Me alegra saber que no seguirás manchando tus manos con la sangre de los humanos y que les permitirás durante el lapso de su vida reconocer sus errores, y concederles el derecho de redención por sus pecados aunque estas pesen en sus almas, pero entonces allí se encuentra la pureza verdadera, cuando alma oscura se transforma en clara como el día ese proceso es hermoso….-

Susurro suave para alejar el cuerpo de uno de los lideres de los ángeles sin soltar su mano hizo una reverencia y entonces quizás con osadía beso sobre el nudillo de su dorso con suavidad.

-Espero no piense que mis osadías son una falta de respeto hacia usted conozco mi posición frente a un arcángel… -

Miro su rostro desde aquella posición, estaría tan desesperado por ella que ahora en cierta forma su mente lo engañaba haciéndola ver en el rostro del aquel… quizás por eso las osadías de su parte se realizaban, quizás necesitaba auto engañarse con una imagen falsa que en cierta forma reconfortaba su herido y sangrante corazón, aun muy a pesar de todo.

-Y no creería jamás que usted es un demonio, simplemente creo que como muchos de nuestros hermanos ha perdido su camino, pues nunca creí realmente que un ángel debiera ser un ser sanguinario como usted mismo lo parece ser…-

Finalizo alejándose un poco, clavando aquellos iris de espada sobre los ojos de aquel arcángel que lograba que con verlo se sintiera mejor en su interior, aunque era claro entonces que mientras aquella boca no se abriera con palabras necias que los ángeles solían pronunciar aquella armoniosa paz que ahora era dueña de su alma persistiría un poco mas…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Uriel el Jue Ago 30, 2012 12:58 am

Sonrió ante las 'protestas' del angel ennegrecido, pero no dijo ya palabra alguna. Era verdad que no se sentía con animos de seguir discutiendo, cosa absolutamente rara en él, pero cierta. De hecho se alegró de que ningún conocido anduviese cerca; no tenía tampoco deseos de que le cuestionaran qué tenía, de si se sentía bien, o algo. Pero bueno, al menos eso sí podía decir... que su poca paciencia aún no lo abandonaba.

-Quizá sabes... o quizá no, aunque seguramente sí, la desesperación que se puede sentir al no hallarle mas sentido a este mundo. O mejor dicho, a las leyes que nos rigen -dijo, cerrando los ojos como para restarle importancia, pero hablando casi en un susurro -Por eso me lamento en momentos como estos...; se supone que no fui designado para esto. Mi estúpida naturaleza "angelical" se retuerce y acongoja. Uno de estos días en verdad va a matarme... -rió. Y sí, ese pensamiento ya habia pasado muchas veces por su cabeza.

-Si tanto quieres patearme, házlo. A fin de cuentas algo de dolor no me vendría mal -se había enojado cuando lo jaló de aquella manera repentina, pero se controló lo más que pudo -Y no me soprende que creas que estoy errado. He escuchado eso tantas veces... -cerró sus ojos, burlón, al igual que el tono que adoptó a continuación -Es mero razonamiento hermano. No hay ninguna otra razón para pelear si no es mantener un balance. Ángeles y demonios somos lo mismo respecto a nuestra existencia.

Lo miró extrañado mientras tomaba y levantaba su mano. La verdad era que no estaba para nada acostumbrado al contacto directo con nadie más. Con nadie. Se podría decir que era bastante antisocial. Así que se sentía muy extraño estar tan cerca al cuerpo del ángel. Más aún se extrañó por el beso que le dio. No dijo nada respecto a lo que dijo de los humanos, tan sólo tenía su mirada seria pero inexpresiva puesta sobre su mano. Como si mirara las manchas de sangre de asesinatos pasados. Ahora le caía el peso de lo que asesinar significaba realmente... y como respuesta su única reacción fue ceñir el entrecejo.

-Sé que no es una falta de respeto, no te preocupes. Defender tus ideales, y más en la manera que lo haces nunca es ser maleducado. Además... tanto podrías estar tú en mi lugar como cualquier otro, o yo en el de alguien más. Nadie nos debemos respeto como si fuésemos algo superiro. Tan sólo es necesario tener algunos lugares para mantener un control... como en todo gobierno, ¿no crees?

Dijo todo eso aún con la mirada puesta en su mano, muy calmado y serio. Odiaba la idea de que lo que eran tanto ángeles como demonios era una especie de gobierno.

-Pero a fin de cuentas... desde que desde que nací he asesinado demonios, creo que estoy acostumbrado a hacerlo. Somos creaciones de ambos creadores, somos casi hermanos... -su mirada se volvió inexpresiva de nuevo, sin despegar su vista aún de su sitio -la verdad esa idea nunca me gustó. Pero pues... eran... "órdenes necesarias"...

En resumen para él, el Universo era demasiado cruel para realmente seguir un ideal. Por eso el arcángel no encontraba alegría ni descanso desde que su Creador muriera.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Uriel
Angeles

Angeles

Mensajes : 23
Fecha de inscripción : 23/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Invitado el Mar Sep 04, 2012 12:56 pm

No hizo expresión alguna ante ninguna de las palabras de aquel, ciertamente no tenia nada que decirle… aunque no lograra comprender aquella mente que tiene, ni la forma en que ve las cosas, los ángeles le parecieron tan sanguinarios como los demonios aunque el mismo también tenia atracción por la pelea después de caer de su depresión se dio cuenta de muchas cosas en lo que se iba convirtiendo por aquel dolor que aunque seguía latente en su interior pero esta estaba controlada, desde el día en que sus memorias fueron parcialmente borradas, pocos recuerdos quedaban en realidad solo los de su amada… aunque el sentimiento de desesperación y venganza estaban aminorados por aquello mismo de aquel día…

-La hermandad que existe entre nuestra especia no es mas que un simple decir en realidad, una forma “cariñosa” que usamos para referirnos entre nosotros, aunque la verdad no los veo ni siento como mis hermanos… desde hace tiempo me he sentido fuera de esta “familia” a la que simplemente no le guardo ni respeto y mucho menos fidelidad… supongo que así como tu sigues el camino que crees correcto, yo también lo haré…-

Dijo sin mas para darle la espalda a aquel arcángel, oculto sus manos en los bolsillos de su saco largo, no debió seguirlo… no debía acercarse a aquel… su rostro era engañoso y solo una ilusión que se despertaba en medio de la desesperación interna, la frialdad volvía y los impulsos e ímpetus quedaban demasiado lejos de su ser ahora, aquella presencia creaba contradicción, aun mas de la que ya de por si dominaba su ser… un día mas… que terminaría por ser quizás decepcionante, ambas partes eran diferentes, demasiado… no lograba entenderlo, no quería entenderlo… su comportamiento era el de siempre, no mostró respeto al retirarse del lugar, y no lo haría tampoco… el respeto mostrado solo fue ocasionado por la linda cara que traía recuerdos, pero al final esa misma cara con sus gestos comenzó a ser aborrecida por el ángel ennegrecido por que por un segundo borro de su mente el hermoso y tierno rostro de su amada…

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Incoherencia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.