photo bienvenidos.png
¡Hello,Invitado!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

 photo ultimostemas-3.png
Últimos temas
» Con amor para ti~
Sáb Nov 09, 2013 5:34 pm por Shin

» Reglamento Obligatorio
Lun Abr 01, 2013 11:40 pm por Shiki

» AnshiGraphics || Afiliacion Elite
Vie Mar 08, 2013 3:02 pm por Afiliador

» PRIMER CENSO ANTES DE LA RE-APERTURA!
Vie Mar 08, 2013 2:23 pm por Areila Schneewittchen

» IMPORTANTE....Un tema para todos
Vie Mar 08, 2013 3:13 am por Amaimon

» Tras una simple mascara...
Miér Ene 23, 2013 7:08 pm por Invitado

» owo
Dom Dic 16, 2012 10:28 am por Galatea

» ...::¿Qué estás escuchando?::...
Lun Dic 10, 2012 7:09 pm por Invitado

» Un dia mas.... {Privado}
Lun Dic 10, 2012 6:44 pm por Invitado

» The Black Queen... [Priv Lucius]
Lun Dic 10, 2012 5:58 pm por Invitado

 photo quienestaenlinea2.png
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Lun Jun 24, 2013 9:17 am.
 photo nuestrostaff.png
○Para contactar cliclea sobre la imagen○
 photo ambientacion.png
El invierno es la estación más fría del año, y sus características son inevitablemente definidas en contraste con las otras estaciones del año: ya que durante los días invernales las temperaturas son más bajas y hay menos horas de luz solar. Estas características se acentúan a medida que nos alejamos de los trópicos y nos acercamos a los círculos polares. En algunas regiones del planeta, según su latitud, altitud y determinadas condiciones meteorológicas, se puede observar la caída de nieve.
 photo foroshermanos-2.png
 photo elites.png
•Elite•
 photo A.png  photo porpost.png
 photo copy.png Licencia Creative Commons
Forbidden Lovers por el Staff se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
obra de >LUCIUS&GALATEA<<"" Los diseños proporcionados por ANTHONY&LUCIUS >>Son de uso exclusivo para forbidden lovers<<
forbiddenlovers.spanishforo.com
.  photo forfinal.png

"¡¡Todo el mundo se volvió Gay!!" [FanFic]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"¡¡Todo el mundo se volvió Gay!!" [FanFic]

Mensaje por Admn el Jue Oct 11, 2012 3:07 pm

Resumen:

¿Que pasa cuando un hombre integramente heterosexual, de esos que le encantan las mujeres, termina un viernes por la noche en el bar gay mas importante de la ciudad de Karakura?...

Esta es la historia de Abarai Renji, Teniente del 6to escuadrón, quien sin saber como ni porque termina por acceder ir a un bar gay...Donde un bello moreno de ojos lilas, le hace dudar sobre la sexualidad que hasta ahora creía tener...
[Fic en proceso]
Basado en Bleach de Tite Kubo-sensei



“¡Todo el mundo se volvió gay!”

Capítulo Uno:

“Un cumpleaños inolvidable”

by

xByakuyax



Perdido entre la sofocante multitud. Avanzando apenas unos pocos pasos en aquel mar de cuerpos sudorosos, que danzaban al compás de una sugerente música. Una melodía electrónica casi hipnótica, en un volumen ensordecedor que dañaba sus oídos. Las luces en un titileo constante, dificultando su visión. El humo de cigarros intoxicando el aire, impidiéndole hasta respirar.

Nada en aquel sitio le gustaba. No estaba acostumbrado a las multitudes, y mucho menos a multitudes “humanas”. No terminaba de entender cómo se había dejado arrastrar hasta aquel antro. ¿Que tenía en la cabeza al aceptar la propuesta de ese pelinaranja idiota?

Abarai Renji, sub capitán del 6º escuadrón de La Sociedad de Almas, seguía avanzando mientras esquivaba a la interminable cantidad de personas que allí había. Estaba realmente molesto, no solo por el hecho de tener que estar dando vueltas y vueltas entre esa masa calurosa de personas, si no porque, como para completar su desgracia, había perdido al único capaz de sacarlo de allí y a la vez el culpable de todo; y ese era su mejor amigo, Kurosaki Ichigo.

Algo en su interior le había advertido que esta salida no sería una muy buena idea, ¿pero como negarle a su compinche un favor?

“¡Vamos, Renji!” – le había dicho esa misma tarde el adolecente de pelos naranjas – “te aseguro que te divertirás y de paso dejaras tirado ese humor y esa cara de pocos amigos que traes últimamente. Además no me dejaras ir solo ¿no?”

Y como buen amigo que el colorado era, aceptó. A pesar de que ese no era uno de sus mejores días, ya que estaba con humor de perros, y parecía que cada año en esa fecha, su humor iba de mal en peor. Ese era justamente el día que tal vez a otro tipo de persona le habría encantado festejar; pero para Abarai, cada vez que aquel día llegaba, nada bueno pasaba en su vida.

¿Qué día era?

Pues era ese día del año en el que cada uno de nosotros festeja su nacimiento… Cosa que para él jamás había sido motivo de festejo. Nunca la había gustado conmemorar su cumpleaños, no le traía muy buenos recuerdos de su infancia aquel día.

Y menos hoy, en el que nada le salía bien. Parecía que todos los dioses se habían confabulado en su contra, haciendo que este sea el cumpleaños que mas recordaría por la mala suerte que lo persiguió desde las primeras horas de este. Primero sus vecinos parecía que tenían una fiesta (una muy ruidosa por cierto) por lo cual no pudo conciliar el sueño fácilmente. Cuando finalmente logró pegar los ojos, se quedó dormido, pues su siempre fiable despertador se había quedado sin batería en medio de la noche. Al quedarse dormido, obviamente llegó tarde a su puesto de trabajo. Media hora para ser exactos. Casi nada, ¿no es así?... ¿nada?…¡NADA PARA OTRO JEFE! , para su capitán, el cual la responsabilidad y puntualidad era lo primordial, este retraso significó una falta grave y para el colorado una “significativa” disminución de su (ya de por sí bajo) sueldo como castigo.

Ese hombre a veces le sacaba de quicio con tanta pulcritud y decoro, parecía que le encantaba molestarlo y reprenderlo por cualquier idiotez. A veces el mismo no entendía como aguantaba tanto. No comprendía como no había pedido un traslado, para así no tener que ver su arrogante cara nunca mas…

¿Acaso se estaba volviendo un masoquista?

Ya le daría una buena lección algún día… y lo vería suplicar piedad… y entonces…

“¡ah! ¡Ah! …Por favor Renji!”- Una fugaz imagen de ese rostro totalmente sonrojado y surcado por lágrimas suplicantes, se cruzó por su mente.

Una especie de estremecimiento le atravesó la espina dorsal, hasta llegar a su hombría que reaccionó de una manera que jamás se hubiera imaginado…

-¿Q-Qué… Que demonios?- se asustó de aquella reacción. Tal vez, el cansancio le estaba afectando los sentidos…Pero al parecer su entrepierna no tenía sueño para nada… -¿Por qué yo estoy…?

Peleas con su superior, falta de sueño, disminución de sueldo… y ahora esa extraña sensación… ¡todo en un mismo día!… Como para no tener un humor de los mil demonios! Y como para completar su desgracia, se encontraba perdido en un lugar, para él, desconocido, y rodeado de gente aún mas desconocida…

¡Decidido! Este sería uno de sus peores cumpleaños, al cual le faltaban unas 3 horas para terminar. Una eternidad para él en ese momento.

Refunfuñaba a cada paso que daba, no sabía donde podría encontrar a Ichigo, pero mucho menos sabía como saldría de allí. No se sentía para nada cómodo en un lugar así de concurrido, sacando el hecho de que aquel era un disco-bar gay…

Abarai jamás había juzgado la sexualidad de su amigo, pues desde siempre le acepto tal y como era; Y aunque el no compartía sus gustos, no podían tacharle de homofóbico ni nada parecido. Pero aun así, no se sentía a gusto rodeado de tanto… tanto…¡Hombre!

Todos en La Sociedad de Almas sabían que a él le encantaban las mujeres, por lo que no se preocupo porque su reputación se viera afectada si alguien llegase a enterarse de que había estado esa noche allí. Nadie jamás dudaría de su sexualidad, pues siempre había sido todo un don Juan entre las jóvenes de la sociedad de Almas.

Solo una chica se le había negado, cierta morena de ojos violetas, de cual se había enamorado ya hace tiempo. Rukia había sido la única que había llegado a amar, ya que las otras mujeres que compartieron su lecho, fueron solo eso, compañeras ocasionales de sexo. Con ella hasta había llegado a confesarse, pero sus sueños de una familia feliz se vieron rotos al enterarse que la morena mantenía una relación, mas que amistosa, con la chiquilla pechugona amiga de Ichigo; Inoue Orihime, era su nombre si mal no recordaba.

“¡Todo el mundo se volvió gay!” exclamó para sí, cuando se entero de eso. Y ahora al fijar la vista en tumulto de gente que lo rodeaba, podía afirmar ese hecho.

Aun no le cerraba como podían existir tanto gay, y en especial tanto gay hombre, pues comprendía que las mujeres se interesaran en otras, aun más al pensar en lo excitantemente hermosas que las mujeres le resultaban. Debía admitir que se veían muy sexys juntas.

Pero… ¿Qué es lo que veían de divertido los hombres al acostarse con alguien de su mismo sexo? Y peor… ¿Qué clase de hombre podría encontrar excitante algo como “eso”?

Aunque por varios minutos lo pensó, no pudo obtener respuesta.

Y en ese momento en el que su mente divagaba, no se percató de que su sola presencia atraía a muchos hombres que estarían gustosos de “responder a sus preguntas” de una manera practica…

Lo único que sintió fue una libidinosa caricia en su trasero, que lo sacó de inmediato de sus pensamientos. Se sobresaltó ante aquel contacto y hasta dio un pequeño respingo, y más aun cuando esa grande y fuerte mano, apretó una de sus nalgas y parecía querer dirigirse más y más “profundo”. Renji saco con furia esa pervertida extremidad y dirigió su mirada asesina al dueño de esta, mientras se apartaba de él. Era un hombre robusto, de unos dos metros trece de altura. Toda una mole de piel oscura y unos doscientos kilos de peso. No era gordo, pero tenía un cuerpo muy trabajado, era toda una masa de músculos aceitados. Llevaba el cabello corto, casi rapado, un rostro cuadrado, donde mantenía una sonrisa depravada. Abarai levantó una ceja ante la sorpresa. Ese hombre… si lo hubiera cruzado en otro lugar, jamás hubiera creído que sería gay. Sabía que los homos no eran todos unas maripositas silvestres, como si podía ser su amigo Yumichika o el idiota espada de pelo rosa, Slayel Aporro, y ese sí que era una “loca ”; Pues tanto Ichigo, como Ikakku (la pareja desde siempre del moreno de las plumas de colores) eran hombres en apariencia hetero. Pero este hombre rompía con todos los estereotipos de gay que había creado en su mente.

Sintió asco al ver como este individuo se le acercaba, tomaba su cintura e intentaba hablarle al oído.

-vamos coloradito lindo…- se dirigió a Renji con un tono lujurioso y juguetón- ¿no quieres divertirte un poco conmigo? Prometo tratarte bien…

Abarai estaba a punto de darle una buena paliza a su acosador, cuando una voz grabe y profunda habló a sus espaldas. No llegó a descifrar las primeras palabras que esa voz pronunció, pues la ensordecedora música se lo impidió, pero se sorprendió al notar el pánico con que el robusto hombre miraba a aquel individuo, y se alejaba obediente.

-Lo… siento… yo no sabía- dijo la mole de músculos, mientras se alejaba y se perdía entre la multitud.

Renji se quedó estupefacto y hasta confundido. ¿Qué le había dicho esa persona a sus espaldas, para que se alejara? ¿Y quien era el dueño de esa voz? Tenía que ser un hombre muy fuerte y que inspirara miedo para que ese mounstro se escapara así…

Se estaba girando para ver a su “salvador”, si podía llamarse así, ya que el sabía que podía haberse hecho cargo perfectamente solo de aquella mole, cuando una pequeña y delicada mano se apoyó en su hombro y le dio vuelta primero. Al girarse completamente, se encontró con una persona totalmente diferente del que se imaginaba.

-deberías tener mas cuidado…- le dijo un frágil moreno de pelo largo, apenas mas bajo que él. Llevaba un antifaz cubriéndole el rostro. Poseía un cuerpo esbelto, unos brazos largos y gráciles, una cintura estrecha al igual que sus caderas, donde apoyaba una de sus finas manos. Y que decir lo deseables que se veían sus redondeados muslos y su trasero…

“Es mas hermoso que cualquier mujer que hubiera visto antes” –pensó el colorado inmediatamente…Si no fuera por esa voz profunda de barítono que ese joven poseía, hubiera creído que era la representación de la femineidad misma. –“¿en que estoy pensando?”

- ¿estas bien? … ¿o ese te hizo algo? – preguntó el moreno acariciándole el rostro, al ver que Renji no salía de su estupor.

Sin saber por qué, Renji se sonrojó ante el contacto, y el corazón le comenzó a latir muy fuerte.

“¿Qué demonios me pasa?” – se preguntaba a gritos en su mente el colorado, al no poder entender porque ese moreno le atraía tanto, ni siquiera podía dejar de mirarlo... ¿que era lo que le estaba pasando? Primero la imagen de su Taichou, le había… le había … ¡ni siquiera se atrevía a decirlo!… ¡Ah! Se había excitado al imaginarle indefenso. Y ahora ese joven frente a él…-“ Es que yo…¡¿Me estoy volviendo gay?!... ¡E-Esto es una enfermedad y es contagiosa!"



*********



Estaba sentado en la barra, tomando un vaso de whiskey sin hielo. Una bebida algo fuerte para un joven en apariencia muy frágil, un moreno de un metro setenta y ocho de altura. Llevaba el cabello semi recogido sobre las orejas y suelto en la parte inferior, que le caía pasando los hombros, solo algunas mechas cubrían su primoroso rostro, extremadamente blanco, el cual llevaba cubierto con un antifaz color beige con detalles de diamantes rosas y negros, los cuales embellecían aún mas sus armoniosas facciones. Sus ojos, aunque quedaban bastante disimulados por el antifaz, eran de un color lila, casi gris, muy intenso, delineados por unas muy tupidas y oscuras pestañas. Su mirada algo fría, pero a la vez muy picara, le daba un aire sensual innato. Eso, sacando el hecho de que lo que llevaba puesto ayudaba bastante para que cualquiera de los presentes comenzara a suspirar al verle pasar. Unos pantalones de cuero negro, finamente ajustado a sus firmes y trabajados muslos. Sus pantorrillas enfundadas en unos borcegos de charol del mismo color, con unas plataformas de unos diez centímetros, que se ataban en zigzag por el frente. Además llevaba una musculosa corta de un violeta oscuro, bastante ceñida a la cintura y apenas desgarrada, dejando ver su blanquecina piel en lugares específicos: pecho, (mas precisamente sobre su pezón derecho), parte de su elegante espalda y ombligo, de donde un pequeño piercing con forma de una diminuta flor de cerezo, colgaba sugestivamente.

Suspiró, antes de tomar otro sorbo de esa dorada bebida que sostenía en sus manos. Estaba bastante aburrido, debía admitirlo. Últimamente las noches en ese bar se estaban volviendo algo monótonas y poco novedosas. Hacía más de medio año que trabajaba allí como cantante, y aunque realmente no necesitaba el dinero, pues él pertenecía a una de las mas importantes familias nobles de la Sociedad de Almas, le divertía poder ser él mismo aunque sea una noche a la semana. Kuchiki Byakuya, sabía que era gay desde hacía mucho tiempo. Incluso antes de casarse con su querida Hisana, quien había sido a la única mujer que había querido de verdad. La única, pero que aun así no pudo hacerle feliz como hubiera deseado, ya que su cuerpo no le permitió amarle como un hombre debía “amar” a una mujer. Simplemente no había reaccionado a ella…

Ella había sido tan comprensiva… tan buena. Esa hermosa pelinegra de los ojos tristes, había sido su única y verdadera amiga. Incluso antes de morir le había hecho prometer que cuando ella no estuviera mas a su lado, él debería ser feliz, debería salir al mundo y mostrarse como realmente era.

“Eres hermoso Byakuya-sama… No dejes que te encierren aquí. Debes ser feliz, te mereces ser feliz tal y como eres. Busca a ese hombre que te hará dichoso y amale. Amale como solo tú puedes hacerlo. Prométemelo por favor… Promete que serás libre..”

Sin poder negarle nada, así lo prometió. Prometió por fin aceptar su verdadera naturaleza, lo cual hizo, aunque de una forma diferente. Ya que sabía que no podría mostrarse abiertamente en la Sociedad de Almas, donde la homosexualidad aun hoy no estaba bien vista, por lo cual decidió crear este nuevo personaje. Gracias a la ayuda de Urahara Kisuke, quien sin decir una palabra de reproche, le proporcionó ese gigai , el cual tuvo obviamente adaptar a sus gustos, pudo por fin sentirse libre, por lo menos una vez a la semana podía mostrarse como realmente era.

Así fue como nació “Sakura”.

Sakura, a diferencia de Byakuya, podía manifestar libremente su gusto hacía los de su mismo sexo. Podía reír, llorar, socializar incluso. Podía cantar… podía brillar en el escenario de ese Club nocturno todos los viernes por la noche…

Fue una sorpresa incluso para él, descubrir que era realmente buen cantante, y por sobre todo que le encantaba subir al escenario y dar una presentación frente a un gran público.

Le fascinaba escuchar los gritos enardecidos de todos esos hombres, pidiendo al unísono tener siquiera una oportunidad con él. Se sentía… ¡glorioso!... ¡Dichoso!... ¡Totalmente deseable!...

Aunque en un principio comenzó como un juego de Karaoke, luego se torno muy serio. Ya que gracias a sus presentaciones en el Club “Love me hard”, como se llamaba aquel lugar, se hizo realmente famoso. Hombres de todo el país venían a verle, e incluso a seducirle. En poco tiempo había recibido todo tipo de ofertas, tanto laborales como amorosas y ni hablar de las indecentes… Pero aunque no acepto ninguna en concreto, debía admitir que no por eso no pasó unas noches de sexo realmente divertidas. Había probado muchas experiencias diferentes en esos cuantos meses, hasta se podía decir que ahora era todo un experto en la cama. Sin embargo, no había encontrado aun al compañero con quien vivir todos los días de su vida… ese todavía no quería aparecer…

Podrían llamarle cursi o hasta incluso hipócrita, por desear tan fervientemente encontrar a ese hombre a quien amar después de haberse acostado con tantos. Pero aún así, deseaba con todo el corazón amar y ser amado de verdad. Era un poco frustrante para él que siempre que encontraba a alguien que le gustaba, este terminaba siendo un declarado heterosexual…

Un gran ejemplo de eso, era cierto colorado de tatuajes insinuantes que le traía loquillo desde hacía un tiempo. Abarai Renji, su teniente en el Gotei 13, le encantaba desde el primer momento que le conoció. Ese joven tenía todo lo que a él le gustaba en una pareja: era fuerte, de un carácter decidido, valiente, amigable, comprensivo, trabajador y sobre todo.. ¡Inmensamente guapo! Ese largo cabello carmesí, en combinación con esa tostada piel surcadas de tribales color negro, le daban un aire sensual totalmente irresistible.

¡Ah! Ese hombre sería perfecto para él, si no fuera por un pequeño detalle… ¡Era íntegramente heterosexual!

No era secreto para nadie la fama de don juan que se había muy bien ganado aquel joven. Había salido con las mujeres mas hermosas del Sereitei, y también con un par de ryokas, con las que obviamente había intimado. Y si no fuera porque sabía que su hermana Rukia, le veía como solo un amigo, no dudaría en imaginarlos juntos también. A ese hombre le encantaban las mujeres, de eso no había duda... Y es por eso que sabía muy bien, que él jamás tendría oportunidad con ese colorado sexy…

Suspiró nuevamente. Terminó de un trago lo que quedaba de whiskey, y apoyó de un golpe el vaso sobre la barra de madera.

-¡dame otro, Carlo!- dijo decidido al hombre que atendía el bar - hoy será una noche pesada, y necesito relajarme…

-lo que usted diga Sakura-sama, solo recuerde no pasarse de copas, hoy tiene que cantar en vivo- habló con una sonrisa el joven de pelo rubio, mientras le llenaba nuevamente la copa.

-¡Eso lo sé, Carlo!¡ no soy un irresponsable!- gruñó entre dientes, mientras tomaba la bebida nuevamente y se giraba dándole la espalda al barman

Apoyo uno de sus brazos en el borde de la barra, para quedar en una posición más cómoda. Llevó levemente el whiskey hasta sus labios, al tiempo que fijaba la vista a la multitud de cuerpos frente a él, a ver si por lo menos encontraba alguien con quien divertirse un poco. Parpadeo varias veces cuando le pareció ver una llamativa cabellera roja salir de entre ese mar de gente.

No podía ser que fuera…

Sacudió la cabeza intentando sacar ese delirios de su mente, de seguro el alcohol estaba surtiéndole efecto. Apoyó el vaso en la barra y se froto apenas los ojos. Era obvio que estaba alucinando, pues ese hombre jamás estaría en un bar como ese. Volvió a posar sus orbes lilas en esa persona que estaba parada de espaldas a él y lentamente le escrudiñó…

Luego de unos segundos, sonrió lascivamente agradeciendo su buena suerte. Porque si ese no era el colorado con quien tanto había fantaseado, eso quería decir que Kami-sama se había apiadado de su pobre alma solitaria, enviándole una copia idéntica de él, pero este a diferencia del original , estaba totalmente dispuesto para que él le sedujera…¿pues si no, por que estaba esa noche allí?

Esa persona llevaba su largo cabello recogido en una coleta, formando rebeldes picos, que le hacían parecer una pequeña piña roja. Sobre su cabeza llevaba atado un pañuelo negro, que se cruzaba por su frente, tapando sus característicos tribales. En la parte superior vestía una playera negra de algodón, bastante holgada para su gusto, pues así no podía apreciar su grande y seductora espalda. Aunque un poco decepcionado por ese detalle, se conformo al ver que llevaba unos pantalones de jeans gris, insinuantemente ajustado a sus bien trabajadas nalgas. No pudo por menos que dejar escapar un gemido ahogado, al posar su mirada en ese apetecible lugar. Al parecer el entrenamiento shinigami daba buenos resultados, pensó divertido…

Pasó la lengua por sus labios al imaginar el sabor de ese cuerpo hermoso si estuviera entre sus manos. Si Abarai Renji estaba allí esa noche, eso quería decir que tenía finalmente una posibilidad con él… y daba por seguro que no la desaprovecharía. De un salto, se levantó del alto banco de madera en el cual estaba sentado y se dirigió, con paso firme, hacia su presa. Unos cuantos metros le separaban de su sensual pelirrojo, cuando pudo ver que no era el único que pensaba en hacerle toda clase de cosas impúdicas a aquel joven, observó como un hombre robusto y para nada atractivo, le tocaba descaradamente el trasero a su teniente, y este al parecer, no pensaba hacer nada al respecto. Se enfureció cuando notó que poco a poco ese hombre tomaba la cintura del colorado y le atraía hacia él. ¿Cómo se atrevía si quiera ponerle una mano encima?

Raudamente llegó hasta ellos y le dirigió la palabra en un tono asesino a la mole de músculos frente a él.

-Mas vale que saques tus sucias manos de MI propiedad…- le dijo con una tétrica sonrisa.- Si sabes quien soy, sabes muy bien lo que debes hacer ¿no?

Claro que sabía quien era él. Todo el mundo en ese bar y en ese lado de la ciudad, sabían quien era… Todos conocían al bello y sensual Sakura… Todos sabían que el que se metiera con él, tendría graves problemas, pues el poseía la protección de varias personas importantes, como cualquier artista famoso tendría. Eso sacando el hecho, que todos sabían que a pesar de poseer un cuerpo en apariencia frágil, podía darle una paliza a cualquiera que le se cruzara en su camino. “un demonio con cara de ángel” solían llamarle…

Ignoraba si Renji le había oído, pero el hombre si le había escuchado muy bien, pues se petrificó ante su presencia y rápidamente soltó al pelirrojo, quien obviamente se sorprendió por su reacción. Luego de unos segundos en los que pronunció insulsas palabras de disculpas se perdió entre la multitud.

Abarai se encontraba aun de espaldas a él. Parecía no poder moverse… ¿Es que acaso ese estúpido se había atrevido a ir mas lejos y lastimarle?

Un poco asustado, le tomó del hombro y le obligo a girarse bruscamente. Apenas lo tuvo de frente, no pudo evitar perderse en esos ojos pardos y profundos que poseía el menor. Pero rápidamente pasó la mirada por su cuerpo constatando si había sido ultrajado. A simple vista estaba bien, y eso le aliviaba, si ese hombre le hubiera hecho siquiera un rasguño, pagaría con su vida… le arrancaría la piel y metería en aceite hirviendo, como mínimo…

-deberías tener mas cuidado…- dijo al fin suspirando el moreno. “no te imaginas lo que pueden llegar a hacerte” pensó a su vez.

Aunque estaba seguro de que nada malo había pasado, prefirió asegurarse.

- ¿estas bien? … ¿o ese te hizo algo? – le preguntó, sin poder evitar acariciarle el rostro con el revés de sus dedos. Esa nacarada piel se sentía tan cálida… en ese momento pudo notar como las mejillas de Abarai, tomaban un tono algo rosado… Byakuya se sorprendió un poco, e instintivamente sonrió.

“Que extraño”-caviló, al caer en cuenta que nunca antes había sonreído frente él.

-E-es…Estoy bien…- respondió finalmente el pelirrojo apartando suavemente su mano y sacándole de sus pensamientos.- Muchas gracias por su ayuda… aunque no me era necesaria…- refunfuño bajando la mirada y girando apenas el rostro.

Él estaba avergonzado, podía notarlo. Pero… ¿Por qué razón no quería mirarle de frente?... ¿Acaso lo rechazaría?... ¿cuando finalmente creía tener una oportunidad?... Aun así no perdería la esperanza… ¡Conquistaría a ese hombre como diera lugar!

-No es nada… Solo ten mas cuidado la próxima vez, pues aquí los jóvenes hermosos como tú, son muy deseados…- habló amistosamente- Eres nuevo aquí ¿no?... es la primera vez que te veo…

“¡claro que es nuevo! ¡Si hubiera venido antes yo lo hubiera notado de inmediato!”

-S-Si… Este bueno.. mas o menos.. – rió nerviosamente el colorado rascando su cabeza- En realidad estoy aquí acompañando a un amigo…

“¿un amigo?... ¡jeh! Así que tenía razón y ese cabeza hueca de Ichigo era gay como sospechaba…Pero… ¿Por qué le habrá traído aquí? ¿Será que quiere conquistar a mi pelirrojo?...¡No se lo permitiré!”

-¿Un amigo?-preguntó algo molesto ante la idea de que ese niño tonto se atreviera siquiera a tocar a Abarai.- ¿Ese amigo es tu pareja?

-¿Ehhhhhhh? ¡No! ¡NO!- respondió exaltado mientras negaba rotundamente con la cabeza- Ichigo es solo mi amigo… ¡nada mas!

-¡Eso es perfecto!- exclamó esperanzado el pelinegro.

-¿Perfecto?...¿por que?- musitó confundido el teniente

- es perfecto, porque eso quiere decir que… - se acerco y le tomo la nuca, atrayéndole el rostro al suyo.- …aun tengo una oportunidad de conquistarte…- le susurró a los labios antes de depositar un fugaz beso.

Una corriente eléctrica le recorrió ante ese pequeño contacto. Si ese casto beso le hacía experimentar esas sensaciones, no se quería imaginar lo que sería tenerle en la cama… Tragó con dificultad, ocultando así su excitación, y se apartó de él como si nada hubiera pasado. El pelirrojo le miraba con los ojos abiertos como platos y el sonrojo en sus mejillas se hizo aun mas intenso, haciendo competencia con el color de su cabello.

Si no fuera porque debía presentarse a cantar si o si esa noche, habría mandado a volar todo y le habría arrastrado en ese instante a un lugar mas cómodo donde hacerle suyo.

-¿Qué …Que…? – casi no articulaba palabra Abarai, al parecer ese beso también le había afectado.

-En unos minutos comenzará mi presentación, espero que te quedes a verme- le sonrió pícaramente, como solo el sabía hacerlo. – Me haría muy feliz si te quedas… hoy cantaré especialmente para ti… - terminado de decir eso se marcho raudo hacia camarines, dejando a su embrollado colorado atrás. No temía que se fuera de allí, Estaba completamente seguro de que se quedaría… Ese beso lo probaba… Abrió la puerta de su camarín e ingreso feliz.

Hoy tenía una razón más que importante para hacer una presentación espectacularmente excitante… Pues hoy el amor de su vida se encontraba entre el público.

Continua ...






Última edición por Lucius el Jue Oct 11, 2012 3:18 pm, editado 1 vez

Admn
Admin

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 14/02/2012

http://forbiddenlovers.spanishforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: "¡¡Todo el mundo se volvió Gay!!" [FanFic]

Mensaje por Admn el Jue Oct 11, 2012 3:14 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] `[ Canción que cantará Byakuya]


Basado en Bleach de Tite Kubo-sensei



“¡Todo el mundo se volvió gay!”

Capítulo Dos:

“…I'm lover boy…”

by

xByakuyax







Mantenía los ojos abiertos como platos, aun no caía en lo que había ocurrido hacía segundos. El corazón le latía con fuerza y las piernas le temblaban. Tenía la respiración agitada… y su entrepierna… pues esa parte ya tenía mente propia.

¿Desde cuándo un simple beso podía ponerle así...? No, esa no era la pregunta correcta.. ¿!desde cuando un hombre podía hacerle sentir así?!!

>>“¿Qué demonios me pasa?”<<– se preguntaba a gritos en su mente el colorado, al no poder entender por qué ese moreno le atraía tanto... ¡¡Por todos los dioses !!¡¡ni siquiera había podido dejar de mirarlo!!... ¿qué era lo que le estaba pasando? Primero la imagen de su Taichou, le había… le había… ¡ni siquiera se atrevía a decirlo!… ¡Ah! Se había excitado al imaginarle indefenso. Y ahora ese joven… ese que se había atrevido a probar sus labios... y peor aún... lo había... ¡CARAJO! ¡ LO HABÍA DISFRUTADO!->>“Es que yo…¡¿Me estoy volviendo gay?!... E-Esto es una enfermedad y sin dudas... ¡¡es contagiosa!!”<<



Ni siquiera había llegado a reaccionar de aquel contacto por parte del enmascarado moreno, cuando éste ya se había alejado de su lado rumbo seguramente a camarines, para preparase para su show como le había dicho...>>"¿Su Show?<<



"Esta noche cantaré para ti..." se repitió en su mente, aquellas palabras que poco antes el otro había pronunciado. >>"¿C-cantará para mí?"<< se preguntó a si mismo, sin notar en un principio que una tímida sonrisa se dibujaba en sus sonrosados labios. Sin poder evitarlo sus mejillas se encendieron de tal manera que comenzaban a competir con el color de su cabello. N-no podía ser... ¿Por qué se sintió feliz con algo como eso?



>>"m-mo..momento...¿ por qué yo...?...¿por qué él...? ¿QUÉ DEMONIOS TIENE ÉL?¿QUÉ DEMONIOS TENGO YO?"<<



Todo debía de tratarse de una confusión. Si, de eso no había dudas. Su cuerpo estaba confundido... si de seguro era eso. Pues él nunca se había fijado en un... un... h-hombre. ¡Maldición, ni siquiera podía nombrarlo!. Renji jamás, ni en el momento de mayor necesidad (sexual claro está) había necesitado de un hombre para satisfaserce. ¡Antes muerto!. Pero entonces... ¿Por qué ese moreno le parecía tan... tan... deslumbrante…? con ese pelo negro, esos ojos de un lila profundo, delineados de aquellas pestañas largas y tupidas, esa piel blanquecina… ese hombre… le hacia tanto recordar a… ¿Si su taichou sonriera… se vería así también?...

>>"¿¡¡Kuchiki-taichou?!! ¿y él que mierda tiene que ver en esto? ¿Por qué pienso en él en un momento como éste?<< Sacudió la cabeza negativamente, pretendiendo sacar así aquellos "raros" pensamientos de su mente. Tenía que tranquilizarse, nada ganaba con seguir pensando en sandeces como esas... nada ganaba pensando en aquel pelinegro... nada ganaba.. >>"¡Nada gano quedándome aquí!"<< se dijo a si mismo, decidido a salir de allí. Ya a estas alturas no le importaba irse sin Ichigo. Pues si se quedaba allí... no quería ni siquiera imaginarse lo que le pasaría. Su mente estaba demasiado confusa... y la verdad, aunque se negara a reconocerlo, sabía muy bien que aquello no se debería a la falta de sueño.



Giró completamente su cuerpo, buscando a la vez con la mirada la salida de emergencia más próxima, cuando un fuerte tirón en su brazo le detuvo. - >>"No otra vez..<<"- caviló volviéndose con furia, ésta vez sería capaz de moler a palos a quien osara acosarlo...

- ¡Sueltame maldita loca!- gritó con su puño cerrado en alto, preparado obviamente para que impactase en el rostro de su "atacante". Sin embargo aquello no pasó...

- ¡Ehh! ¡Más loca serás tú con ese pelo largo como nena, Renji!- dijo un joven pelinaranja, quien mantenía el ceño fruncido . - ¿y a ti que mierda te pasa cabeza hueca?- le regaló una inquisidora mirada al teniente de la 6ª, antes de cruzarse de brazos.

-¿Ichigo?- pronunció el nombre de su amigo, bajando su puño. - ¿Acaso eres idiota para sujetarme así? A punto estuve de romperte la cara. - entrecerró los ojos, percatandose poco después de que él muchacho no venía solo, sino que cierto peliazul de lentes, tironeaba del brazo de Ichigo de manera posesiva.- ¿Ishida?- musito entonces, con una de sus exóticas cejas enarcadas.- Vaya... ahora entiendo por qué habías desaparecido...- revoleo los ojos, con cierto aire de reproche.



-¿A-A qué te refieres?- habló nuevamente el pelinaranja, sintiendo como los colores se le subían al rostro.- ¿Qué i-insinuas?

- ¿Insinuar?- se hizo el desentendido, mientras se miraba un poco las uñas- ¡Si está mas que obvio, BAKAAAA! ..Tú- apuntó a Ichigo- y tú- apuntó a el Quincy, que al igual que su compañero de clase se maantenía totalmente sonrojado- ¡ SON PAREJA!-exclamó divertido



Ambos adolecentes parecieron arder, sus mejillas que ya de por si estaban rosadas se pusieron totalmente rojas, pareciendo dos manzanas maduras. Renji por su parte comenzó a reír a carcajadas, disfrutando de aquel momento de verguenza que pasaban dos de sus amigos, de la cual nunca pensó que sería testigo.



-¿E-es q-que tienes algún problema... con eso, Abarai?- habló por primera vez el peliazul- ¿Te molesta que lo seamos?- inquirió algo molesto, abrazandose aún más a su hermoso shinigami sustituto.

-¿Eh? ¿Molestarme?- repitió, calmando momentaneamente sus carcajadas- ¡Para nada! Tan sólo les recomiendo...- tomó un tono solemne- ¡que les pidan maquillaje a Rukia y a Inoue! ¿Si no como piensan tapar esos chupetones en el cuello de Ishida? - y empezó a reír nuevamente, más no se quedó completamente callado cuando la voz de Ichigo se hizo oír nuevamente.



- No sé,¿por qué no nos dices tú, luego de que Sakura te 'coma' el cuello a besos?- espetó Kurosaki divertido, mucho más cuando los colores del rostro de Renji comenzaron a competir con su cabello.



-¿EEH? ¿Q-que dices? No se de lo que hablas...-dijo apartando la mirada, haciendose el desentendido, pero sabía muy bien a que se refería el pelinaranja- Y-yo no conozco a ninguna Sakura..



-Pues es obvio que conozcas a 'ninguna' Sakura, pues sakura no es una chica...- sonriente- Sakura es el moreno que acaba de robarte un beso recien Renji- codeo a su amigo quien pareció ponerse como un tomate en un segundo.



Renji no sabía si sentirse más avergonzado porque un hombre le había besado, o porque su mejor amigo le hubiese visto... o peor aún porque aquel beso ...¡LE ENCANTÓ!



- ¡D-deja de bromear, Ichigo! - exclamó entonces el pelirrojo- T-tu sabes que yo no tengo 'esos' gustos

- Ah, eso no lo sé Renji... Quien me lo asegura- siguió con el juego el menor de lso shinigamis, mientras el Quincy tambien un poco divertido dibujaba una tímida sonrisa en sus labios.-



-Además Abarai,- interrumpió el peliazul- Ese beso... no pareció desagradarte para nada... Mas bien parece que te gusto- certero como siempre el Quincy dio el en blanco.



- Eh...n-no se que qui... quieren decir. - quiso cambiar de tema el teniente, escuchando como las risas de sus amigos.







En ese momento, las luces de la disco se apagaron repentinamente, junto con la estruendosa música. La oscuridad les rodeo de repente… solo el murmullo de todo el público, que al igual que ellos se encontraba confundido, se escuchaba de fondo…

Renji estaba un poco inquieto… ¿A que se debería todo esto?... ¿Sería que … algún hollow estaba haciendo de las suyas?...

>>”¡¿Justo ahora?! “<<- pensó ofuscado. Realmente sería lo único que le faltaría a esa noche para no olvidarla jamás…

-El show de Sakura esta por empezar… - le susurró al oído su pelinaranja amigo, como tranquilizándole…- él cantará esta noche para ti Renji… ¿Estas nervioso?...-rió burlonamente, mientras le codeaba en estómago- ¿Qué harás galán? – bueno tal vez no quería tranquilizarle, si no divertirse a su costa.



-¡Ya cállate, Idiota!- le respondió algo sonrojado. Agradecía que la penumbra les rodeara, no quería ni imaginar las bromas por parte de Ichigo, si le viera en ese estado.

Ni el mismo podía creerse su actual condición… ¿Qué demonios le pasaba?



Debería de haber salido de allí hacía horas. Debería haber golpeado a ese joven apenas se atrevió a besarle… Pero … ¿Por qué su cuerpo se negaba a obedecerle?. Y peor aún, ¿Por qué parecía tomar sus propias decisiones?



Su respiración estaba agitada. El corazón le latía con una fuerza inusitada. Sentía como sus manos comenzaban a sudar y sus piernas le temblaban. Estaba mas nervioso que cuando tuvo que pelear en el Hueco Mundo… incluso mas nervioso que cuando se confesó a Rukia… Esa opresión en el pecho era exactamente la misma… ¡Momento! ¿Por qué se ponía tan nervioso por aquel joven?... ¿Por qué le hacía sentirse así?...¿Por que ese beso… Ese beso se sintió tan…?



Se acariciaba la boca con la punta de los dedos, recordando la extraña sensación que sintió al rozar esos labios rosados y apetecibles… Fue tan fugaz, pero al la vez tan intenso… si le hubiera tomado la cintura acercándole mas a él, y entonces poder introducir su lengua…¿Qué habría pasado sí…¿Como se hubiera sentido si sus manos…?



>>“¿¿¿EHHHHHH???¿¿¿¿¿QUÉ ME PASA?????”<<-se asustó de si mismo, saliendo de su trance rápidamente. Se golpeaba la frente con su puño cerrado ¿en que demonios estaba pensado?



Algo malo, eso era seguro. Algo en ese lugar sin duda le estaba trastornando los sentidos… ¡si, eso debía ser! Ese lugar era el culpable…



>>“T-Tengo.. ¡TENGO QUE SALIR DE AQUÍ!”-<


No había dado más de dos pasos, cuando el sonido estruendoso de una guitarra rompió el silencio. Giró su rostro hacia el escenario, un poco asustado por ese estallido, cuando los gritos eufóricos de los hombres que allí estaban, le dejaron sordo por unos momentos.



“¡Sakura!¡Sakura!¡Sakura!” – gritaban al unísono, acompasados por el golpeteo rítmico de la batería.



Las luces se encendieron en ese instante, iluminando a los integrantes de aquella banda. Esparcidos por todo el escenario: Guitarra, bajo y batería… con sus ropas oscuras, llenas de tachas y brillos. Sus cabellos de todos colores, con cortes inusuales y peinados totalmente extraños para el teniente. Los humanos y sus modas… nunca los entendería…

El bajo retumbaba conforme a la guitarra, formando una melodía hipnótica, guiada por el repiqueteo contante de los redoblantes y platillos… los reflectores giraban de un lado al otro, iluminándole los rostros de los músicos, que mostraban su perfecta concentración y placer... Las maquinas de humo llenaban el escenario de una blanca niebla, dando una sensual sensación de penumbra… Solo una cosa le faltaba a aquella banda… y con tan solo ver el solitario y plateado micrófono parado firme en medio de las tablas, uno podía notar de lo que carecía aquel grupo de jóvenes… Y eso era…

“¡Sakura!¡Sakura!¡Sakura!”- repitió eufórico el publico, cuando los blancos reflectores alumbraron el centro del escenario, donde una esbelta figura, ataviada con una levita de terciopelo negro, con detalles en plumas del mismo color, se encontraba de espalda a ellos, comenzando a menear lenta y sensualmente sus caderas.

Renji apenas llegaba a distinguirle con claridad, por tanto humo y estrafalarias luces estorbando su visión, pero aun así estaba más que seguro de quien se trataba.

Ese cabello azabache que le caía suelto sobre su delicada espalda. Esos brazos largos y gráciles. Esa cadera estrecha y exquisita, contorneándose de un lado al otro…Era muy difícil no reconocer a ese demonio de ojos violetas y tez extremadamente blanca, que parecía resurgir de entre las sombras del mismo infierno…



>>“un demonio con cara de ángel”<<- pensó el colorado en ese instante en el moreno se giró y caminó lento, con un paso casi gatuno acercándose hasta el centro mismo del escenario. Llevaba su característico antifaz, pero ahora era de un color plateado, casi tan brillante como el metal del micrófono que en ese momento sostenía con sus largos y delgados dedos.

Abarai pudo ver como una sonrisa totalmente pícara e insinuante se dibujaba en ese hermoso rostro. Escuchó como la respiración sensual del joven resonó a través de los parlantes, dándole paso a una voz de barítono que le sorprendió…



;Me levanté ardiendo

Debemos vernos y probarnos el uno al otro

Soñemos hasta el anochecer

Navegando en tu vida…”

;Esta noche.. Quiero tu sangre…

Mordiendo profundamente

Ahora eres mío…

¡Hay q vernos!

Soy un ‘Lover boy’ *”



La melodiosa voz de ese joven inundo el lugar, erizándole la piel. Nunca había escuchado una voz tan… Deleitosa y agradable… la forma en que pronunciaba cada palabra… le ponía… se sentía extraño…¿qué demonios era lo que le pasaba? Ni siquiera él lo sabía.





;La soledad es un fraude... ¡ah! ¡Ah!

Siguiendo la corriente…

Noche maravillosa

Tendré tu cansado corazón

Esta noche... agita tu sangre



El silencio gobernó la disco por unos segundos, pero luego el estallido de gritos eufóricos se hizo escuchar… “¡Sakura!¡Sakura!¡Sakura!” , se seguía escuchando sin cesar. Mientras aquel moreno al compás de sus caderas, parecía ejercer un hipnotico poder sobre todos los presentes... Incluso sobre aquel colorado, que sin quererlo le observaba totalmente embelesado y él, Kuchiki Byakuya, alias Sakura... Lo sabía perfectamente.



;Nuestros jadeos en sincronía

Me llevaran a las estrellas

Me destruye…

Porque soy… ‘Lover boy’





;Suavemente me provocas…

Me sumerjo dentro de ti.

Te lo mostraré todo

Porque soy un ‘lover boy’





Una descarada y lasciva sonrisa se dibujó en el rostro del enmascarado moreno, mientras pronunciaba cada una de aquellas palabras en un insinuante tono. Aquella canción que nunca antes había cantado, aquella canción que había escrito pensando en él... en Renji, aquel fornido y delicioso hombre, que aún no podía creer tener entre su público.

Sin dejar en ningún momento de cantar, comenzó a caminar de un lado al otro del escenario, regalando miradas y sonrisas sensuales a toda la audiencia, pero más precisamente a su teniente quien se había propuesto conquistar aquella noche.



No seas tímido

¡Muestra tu amor!

No seas ignorante

¡Muestra tus colores!

No me dejes conocer tus mentiras

¡Tus mentiras!b34;



Sus manos recorriendo impúdicamente sus curvas, su pecho, sus caderas. Jugueteando levemente con aquel piercieng que colgaba ya hacía bastante en su ombligo... descendiendo más y más... Robandole el aliento a quien le observara. Rozando apenas, pero visiblemente su intimidad... jugando... provocando. Sus ojos lilas clavados en aquel pelirrojo. "Ésta canción es para ti" moduló claramente, cuando alejó el microfono, a sabiendas de que su subordinado le leería los labios... Y sí que lo había hecho...



b35;Quédate esta noche

Toda la noche

Y la noche siguiente



Renji se mantenía con los ojos abiertos como platos, siguiendo sin poder evitarlo, cada uno de los movimientos casi gatunos de aquel misterioso moreno de ojos lilas, que con cada mirada parecía atravezarle entero. Sus mejillas para estas alturas eran dos tomates, sin embargo agradecía que la oscuridad lo acompañase, pues no sabía como explicaría esa reacción a sus amigos... pues , él... quien se hubiera declarado el más ferviente heterosexual, el más mujeriego de los hombres shinigami, ahora estaba así ... de esa manera tan vergonzosa al estar en presencia de aquel humano sexy....



¿Sexy? ¡¡Por el amor de dios!! ¡¡¿Había pensado que era sexy?!!!

Quizo en vano apartar la mirada de aquella deliciosa figura, que increíblemnte parecía hipnotizarle de una manera que jamás imaginó posible, sin embargo como era obvio no pudo. Aquel hombre le tenía bajo su control...



b35;Esta noche...¡Sacúdete! b35;



;Esta noche...buscando tu sangre

Mordiendo profundo

Ahora eres mío



Por su parte, Sakura comenzaba caminar por aquella larga pasarela, que cual desfilé se extendía casi hasta el mismo centro del local bailable. Su voz sensual seguía resonando en todo el lugar, atravezando aquellos artificios metalicos que reproducían su voz lo suficientemente alto, como para que se oyese incluso fuera del bar. En su boca fina y apetecible, anclada la más lascivas de las sonrisas, mientras con gráciles movimientos, desendía la pequeña escalerilla que le separaba de su tan fervoroso púbico, el cual contenido por enormes 'gorilas' que impedían que se le abalanzaran encima, parecía no existir para él, pues su mirada, que siendo 'Kuchiki Byakuya' helaba casi literalmente la sangre de quien se encontrara con ella, ahora muy lejos estaba de ser así... Aquella mirada ahora estaba cargada de fuego... de pasión... de deseo. Y todo aquello dirigido al único importante para él.... Ese ... Ese sexy pelirrojo que tanto le encantaba, y que le traía loquito hace tanto.





Hay que hacer el amor hasta desvanecernos

Porque soy un ‘Lover boy



Un paso, y luego otro... y luego otro... y otro. Poco a poco se iba acercando hasta donde él se encontraba. La respiración de Renji comenzaba a hacerse dificultosa, cuando sus hermosos ojos pardos captaron la proximidad de aquel sujeto que hacía confundir completamente a sus neuronas, o más precisamente a sus hormonas que parecían bullir de tan alborotadas que estaban, cual agua al llegar a cien grados centigrados , . La vaporosa tela de su levita parecía moverse al propósito de sus caderas, haciendo que ese cuerpo delgado, blanquecino y lampiño, se volviera la más atrayente de las imágenes que jamás hubiera visto.



Bébeme hasta la última gota,

Como si comenzara a derramarme

Me derretiré

Porque soy un ‘Lover boy’



Cual tigre que ha acorralado a su presa, el moreno le miró directamente, fundiendo ambas miradas, ambarina y lila, en una sola tan perfectamente que parecía no haber necesidad de palabras. Mientras con total delicadeza toma por los hombros al más alto, al tiempo casi le ronroneaba cada una de las silabas de aquella insinuante canción, creando de esa manera la más íntima de las invitaciones...



De nuestra respiración irregular,

Iré hasta las estrellas

Me estas destruyendo

Porque soy… ‘Lover boy’



El público enardecido, pedía a gritos ocupar el lugar que ahora ocupara Renji, todos aquellos hombres soñaban por ser apenas rozados por las delicadas manos de Sakura. Las cuales ahora viajaban por el fornido pecho del teniente con total libertad, haciendo que la piel de éste se erizase completamente. Mientras Byakuya sonreía complacido, Renji mantenía la más perpleja de las expresiones; sus labios entreabiertos, sus ojos como platos. No sabía qué decir, qué hacer... Sus ojos no parecían ver nada más que no fuera ese moreno. Por un momento sintió como que sólo existieran los dos... nada más que ellos dos. Ni siquiera la estuendosa música se oía para él, ni siquiera los gritos eufóricos de aquellos hombres le hacían reaccionar...

Sin darse cuenta en que momento lo había hecho, Renji tomó al más bajo por la cintura, y lo acercó casi de manera posesiva hacía el, haciendo que sus cuerpos chocasen eróticamente uno con el otro. En ese momento el teniente se sentía como aquellos marineros, quienes se dejaban hipnotizar por la bellas sirenas, llevandolos sin que se diesen cuenta a su propia perdición...



Suavemente me provocas

Me sumerjo dentro de ti

Te lo daré todo

Soy un ‘Lover boy’



El moreno lejos de sentirse asustado o sorprendido, acercó su rostro al del colorado y susurrando cada una de las últimas sílabas de la canción le besó. Su boca aprisionó a la del colorado, mientras sus manos se enroscaron en su cuello, evitando de este modo que el otro huyera, aunque para éstas alturas dudaba mucho que aquello pasara, pues sentía la lengua de su subordinado más fiel pugnando por entrar en su cavidad, lo cual luego de tortuosos segundos permitió. Sus lenguas comenzaron a danzar una con la otra, luchando por el control, más en ese momento ya no les importaba quien dominaba a quien. Byakuya sonrió hacia sus adentros cuando una gemido ahogado escapó del Renji, cuando le introdujo su húmedo apéndice casi hasta la garganta. Si no fuera por que el aire comenzó a hacerse necesario, seguirían allí aún, uniendo sus almas en algo tan inocente como un beso.

Fue el capitán el que se alejó del agarre del otro, y con una sonrisa retrocedió unos pasos, no antes de susurrarle al oído a Renji lo que por tantos años había deseado decirle abiertamente, allá en aquella oficina que compartían día tras día. - Te deseo..- comenzó a decir, con una voz tan sensual que debería considerarse pecado que existiera aquel tono-Te espero en mi habitación... No me falles... esta noche seremos uno, y lo disfrutarás te lo aseguro.- Sin más se fue tan rápidamente como antes lo hubiera hecho. Dejando una vez más a Renji embrollado producto tanto de sus palabras como de sus acciones. Aquel beso que Renji jamás olvidaría...





......................~~Continuará~~.........................


Admn
Admin

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 14/02/2012

http://forbiddenlovers.spanishforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.