photo bienvenidos.png
¡Hello,Invitado!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

 photo ultimostemas-3.png
Últimos temas
» Con amor para ti~
Sáb Nov 09, 2013 5:34 pm por Shin

» Reglamento Obligatorio
Lun Abr 01, 2013 11:40 pm por Shiki

» AnshiGraphics || Afiliacion Elite
Vie Mar 08, 2013 3:02 pm por Afiliador

» PRIMER CENSO ANTES DE LA RE-APERTURA!
Vie Mar 08, 2013 2:23 pm por Areila Schneewittchen

» IMPORTANTE....Un tema para todos
Vie Mar 08, 2013 3:13 am por Amaimon

» Tras una simple mascara...
Miér Ene 23, 2013 7:08 pm por Invitado

» owo
Dom Dic 16, 2012 10:28 am por Galatea

» ...::¿Qué estás escuchando?::...
Lun Dic 10, 2012 7:09 pm por Invitado

» Un dia mas.... {Privado}
Lun Dic 10, 2012 6:44 pm por Invitado

» The Black Queen... [Priv Lucius]
Lun Dic 10, 2012 5:58 pm por Invitado

 photo quienestaenlinea2.png
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Lun Jun 24, 2013 9:17 am.
 photo nuestrostaff.png
○Para contactar cliclea sobre la imagen○
 photo ambientacion.png
El invierno es la estación más fría del año, y sus características son inevitablemente definidas en contraste con las otras estaciones del año: ya que durante los días invernales las temperaturas son más bajas y hay menos horas de luz solar. Estas características se acentúan a medida que nos alejamos de los trópicos y nos acercamos a los círculos polares. En algunas regiones del planeta, según su latitud, altitud y determinadas condiciones meteorológicas, se puede observar la caída de nieve.
 photo foroshermanos-2.png
 photo elites.png
•Elite•
 photo A.png  photo porpost.png
 photo copy.png Licencia Creative Commons
Forbidden Lovers por el Staff se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
obra de >LUCIUS&GALATEA<<"" Los diseños proporcionados por ANTHONY&LUCIUS >>Son de uso exclusivo para forbidden lovers<<
forbiddenlovers.spanishforo.com
.  photo forfinal.png

Con amor para ti~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Sáb Sep 22, 2012 1:37 am

Cuando había comprado la propiedad era una casona en ruinas, abandonada sin embargo no hace mucho. Lo que pasaba en la situación común en la zona Norte de la ciudad era que en cuanto algo se veía abandonado o vulnerable no se hacían de esperar los robos y los daños a la propiedad (o lo que quedara de ésta) de tal suerte que a principios del año aquella casa estaba llena de basura, con los vidrios rotos y la vegetación del patio interior crecía desmedidamente invadiendo hasta las ventanas principales, no tenía ya pintura y lo que quedaba de la primera capa se estaba descarapelando en pequeños pedazos, todo, absolutamente todo estaba cubierto de polvo y lavar las baldosas de los pisos había sido de las cosas más difíciles que nunca hubiera intentado en su vida. Porque ¡Claro que si! todas las remodelaciones de esa vieja posada las había hecho a mano, incluyendo cambiar los vidrios de las ventanas y desyerbar el pequeño jardín que poseía.
A lo que sabía, antes había sido un hotel, había llegado a la quiebra por múltiples razones que no le importaban ya que entre ellas se contaban los asesinatos, era una zona cerca a los suburbios y la reputación de éstos era cuestionable por no decir pésima, había comprado aquella propiedad con el dinero que tenía acumulado de su larga vida como demonio, no necesitaba dinero después de todo, solo un lugar donde dormir y comer. Tenía dos pisos y 6 habitaciones, la principal, el recibidor, lo había convertido en restaurante, separándola de una segunda habitación con una barra que dividiría a los clientes de sus empleados y de la cocina, tumbar la pared para convertirla en repisa había sido divertido, no podía negarlo.
Un pasillo conectaba éstas dos primeras con el patio interior, que no tenía nada más que yerbas medicinales sembradas por el mismo demonio, algunas de olor y otras para darle sazón a sus platillos, seguido de ésto había un cuarto cerrado con múltiples candados y trabas, ahí guardaba su "reserva especial" de comida... unas escaleras llevaban al segundo piso, destinado originalmente a las habitaciones, ahora convertido propiamente en la casa del demonio.

El cuarto de baño y dos cuartos más, vivía en la planta de arriba para bajar cómodamente al restaurante en las mañanas y cerrar hasta tarde porque ¿por que no? Los piratas se creían bienvenidos la mayor parte del tiempo y cantaban hasta las altas horas de la noche completamente alcoholizados. Aquello le molestaba solo por la hora, vender aunque fuera ron lo hacía feliz de hecho, significaba que el negocio iba bien.
Uno de los cuartos estaba como bodega, guardaba ahí vinos y diferentes alimentos, el otro era propiamente su habitación, aunque no estuviera muy amueblada, prefería dedicarle tiempo al restaurante, le bastaba una cama para las pocas horas que dormía.

En las ventanas había colocado botellas de cristal cortadas y fundidas unas sobre otras para embonar con las cuadradas superficies, tiñendo de colores la luz que se colaba a la estancia donde 5 mesas se salpicaban por todo el suelo de madera que crujía a cada paso que recibía. Ninguna era completamente redonda pero tampoco llegaban a ser cuadradas, parecía más bien que les habían achatado las esquinas o que las habían tallado descuidadamente a mano, tenían adornos en el centro dependiendo del humor del dueño, para hoy les había colocado velas y espigas de trigo; En una esquina, un piano que no sabía tocar esperaba que alguna vez alguien además de un pirata tuviera acceso a el. Tenía en la barra un par de banquillos altos, nunca recibía más clientes de los que pudiera atender y de momento eso estaba bien, cocinar apresurado solo para satisfacer a alguien no sería digno, la cocina era un amante celoso y un regalo para el comensal, debía ser atendida con el debido respeto, sin apresurar la llama.
Ahora se veía bastante decente para aquellos rumbos, tampoco se esforzaba en embellecerla mucho ¿qué haría si se metían a robarlo? No, su corazón no podría soportarlo y de momento no tenía más espacio en su "cuarto especial" para más comida.

Aquella mañana subía del pequeño sótano que poseía su vivienda, ahí escondía las cosas verdaderamente valiosas, como el vino del cual llevaba una botella en la mano. Había decidido abrir temprano y todavía no recibía ni un solo cliente, estaba sentado en la ventana de colores viendo la vida pasar fuera de su casa donde la comodidad lo invadía a tal grado que moverse le resultaba una grosería. Había ido al mercado ayer, no necesitaba nada de afuera.
Excepto por él, claro.
Le había enviado una carta hacía ya meses... esperaba que la hubiera recibido en el puerto antes de zarpar, le molestaba la idea de pensar que SUS palabras se perdieran con el correo de la gente común, sobre todo si en ellas le daba la nueva dirección de la "Gloria" que se había conseguido para ambos. Porque justamente así se llamaba el restaurante, un chiste privado entre su licano y él. Afuera, estaba escrito en letras griegas en un gran cartel de madera, su fachada le había gustado mucho aunque siempre se robaran las flores que insistía estúpidamente en poner en la puerta de entrada.
Tenía ademas, una campanita que tintineaba cada vez que alguien entraba o salía, aunque quien llegaba no era quien estaba esperando ¡Quería mostrarle su nueva forma! ¿Cuánto tiempo le tomaba a un barco cruzar el mar?
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Lun Oct 01, 2012 9:32 pm

En este punto aún no quería ir de regreso a pisar tierra en ninguna parte, y según él, no había motivo alguno que lo arrancase de su adorado océano por ahora. ¡No! Ya había estado demasiado lejos de él y hacer algo como esto te hace darte cuenta de los adictivo que es. Después de haber pasado técnicamente toda su vida encerrado en u, espacioso sí, pero oscuro cuarto, el océano era como la cúspide de todo lo que siempre había deseado. No había nada más maravilloso que su inmensidad, nada se traducía mejor en libertad e independencia, nada era mejor que eso. Así que, así como él lo veía, iba a pasar mucho tiempo antes de siquiera pensar en volver a... ...verlo a él.
Cierto... tenía la idea de que todos quienes pordrían realmente esperarlo en tierra ya estaban allí con él en el barco, pero era demasiado distraído y olvidaba que ahora había alguien nuevo en la lista... Shin. Un día anterior, antes de partir del último puerto por el que habían pasado, habían alcanzado a entregarle una carta, proveniente de Villa de Rose, del pequeño demonio. Según esto, había abierto un restaurante en el puerto de la Villa y quería que lo conociera. Jack se había sorprendido de que se animara a hacerlo, porque alguna vez, en broma, le había sugerido hacerlo, aunque más bien refiriéndose a un pequeño puesto...
Ese pequeño y maravilloso cocinero que parecía haber tenido una extraña fijación hacia él desde el momento en que estaban peleando. O bueno... esa había sido su impresión, porque nunca se molestó en preguntar. No era como si importara en realidad... porque poco después él mismo había comenzando a experimentar la misma clase de sensación hacia él.
Se recargó, resoplando algo sonrojando en la borda, donde se encontraba. No sólo había descubierto que también le gustaban los hombres, también... básicamente también era un pedófilo. ¡P-pero es que es tan lindo! ...aunque bueno, sí, esa es la clase de sentimiento que hace pedófilo a un pedófilo, ¿no? En fin... precísamente porque era pequeño, más que nada, se preguntaba de qué se había valido para tener un restaurante, y... ya que pensando en él le era casi imposible contener las ganas de verlo (¡carajo!), le pidió a su Capitán... bueno... le sugirió... como mera idea nada más que tuviera en mente, si podrían... de casualidad, volver a Villa de Rose. ¡O-o tan sólo a alguna parte cercana! Él caminaría, sí...
El Capitán le dio un zape y se rió de él. Caminar hasta allá, sí claro. Llegarían más rápido al puerto de la linda Villa en el barco que él en un carruaje siquiera. Además, ya sabía que se había enamorado del enano aquél -a Jack le dio un tic en el ojo, no por lo de 'enano', sino por lo de... enamorado-

-No es para tanto, simplemente aprecio su compañía, y--

Recibió otro zape. Sí, muchacho, lo que tú digas, le dijo. Le dijo que indicaría que volvieran, porque no tenían nada mejor que hacer y además allá había botines deliciosos, ¿verdad? ¡Sería una buena oportunidad para convertirse en un verdadero hombre! Aunque fuera en un popote.
Todos los marineros de agua sucia cerca rieron y le dieron fuertes palmadas en la espalda mientras sonreía irónicamente tratando de controlar su enojo. Pero al poco rato el cocinero gritó que la comida estaba servida y todas sus molestias se le borraron al instante.

Dos meses después llegaron a la rojiza Villa. Cada quien se dispersó luego de acordar volverse a ver en una semana. Todos le dieron burlónamente sus mejores deseos y se fueron a buscar ron, mujeres, dinero, o las tres cosas a la vez. Pero meh~ así se llevaban entre ellos. PERO no les había dicho que había abierto un restaurante, porque sin duda irían a invadir en la noche y NO tenía ni los MÁS REMOTOS deseos de que le hicieran burla allí con él.
Bueno, según la carta, le había dicho que buscase "la Gloria"; gracioso, así le llamaba él a su-- comi...da...
Una gota de sudor le recorrió la nuca. Frente a él estaba un edifico de dos pisos muy decente a comparación del resto de la zona. Le gustaba el detalle de las ventanas multicolores, y las flores que había en la entrada. Como sea... un gran letrero de madera decía justamente, si sus conocimientos no lo traicionaban, "Gloria" en griego. Irónico, además, si se recordaba que el pequeño era un demonio.
Se acercó a la entrada, y le gruñó agresivamente a un tipo que intentaba llevarse las flores que la adornaban. Abrió la puerta lo recibió el ruido de una campañilla.

-Ehm... -carraspeó -¿Buenos... días...? -desde donde estaba no veía a nadie...
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Mar Oct 02, 2012 2:30 am

¡Oh! ¡La campanita! Buena esa idea de poner una en la entrada de la puerta, le avisaba cuando se estaba quedando dormido y lo despertaba si se quemaba algo.
Si, se estaba quedando dormido en la ventana, ya saben, el sol... el vino... ¿¡Algún problema!? Era su restaurante ¡Por Zeus! Podía quedarse dormido en la ventana si quería, si despertaba de su comodidad, si los rayos del sol se volvían su verdugo en vez de proporcionarle un delicioso calor y al abrir los ojos se encontraba con alguna especie de ladroncillo se lo comería vivo. ¡En el instante! Era su casa, su rstaurante, su---... ¿Y si era un cliente? Vaya... siempre se quedaba dormido en la ventana y eran sus meseras quienes lo despertaban para indicarle la orden del sujeto en cuestión. Si, tenía meseras, dos muchachas que había contratado en tiempos parciales, pero como ahora era muy temprano así que las pobres niñas no habían llegado ¿o si? ¿eran ellas quienes hacían sonar la campanita? Bueno... ni siquiera eran las 10 am y él ya con la botella de vino en la mano.

Le dio algo de pena por su comportamiento y dejó la botella en el borde de la ventana mientras se levantaba perezosamente, acomodándose el cabello de donde estaba recargado, cubriendo cuidadosamente su ojo con esa mata de cabello negro que le caía como cascada delante del rostro.
- Yo...
¿Saludó? De cualquier forma fue muy vago.
- Bienvenido y buenos días... estoo... Todavía no han llegado las meseras así que tendrá el placer de que lo atienda el...
Primero estaba hablando entre dientes, masticando sus palabras porque era perezoso para moverse una vez que se había hallado en el mundo, mas guardó silencio al ver quien era el que cruzaba por esa puerta. Primero lo barrió sin ningún disimulo, de la cabeza a los pies y de regreso, tratando de reconocerlo de alguna forma.

La cola, las orejas, el cabello de color peculiar.
No, tenía que ser su pirata.
La ropa, el rostro ¡EL DULCE AROMA DE SU SANGRE! Tenía que ser él, Shin se había enamorado del sabor de su sangre también, así que reconocerlo era pan comido ¡ya si no! Llevaba noches enteras soñando con él. Ok, quizás algo más que "soñando".
En cuanto pasó su sorpresa inicial, una sonrisa se dibujó en su rostro, dejando relucir su nueva fila de dientes en cierra.
- ¡JACK!
Gritó emocionado, abriendo los brazos para abrazarlo pero sin moverse en realidad, esperando más bien a que él lo reconociera. Tenía su nueva forma, no era más un demonio enano, había cambiado su físico para gustarle pero ¿le gustaría? Uno se enamora de algo, de una cierta forma determinada, si esa forma cambia ¿uno sigue enamorado? Lo había hecho para estar más cerca de él, para ser mucho más fuerte y atemorizante ¿le gustaría eso? Aunque tenía una pregunta todavía más importante:
- ¿No me reconoces?.... ¡Soy yo! ¡Bienvenido hombre!
Bah, poco le importaba que lo reconociera o no.
Lo abrazaría igual.

Bueno... mejor no, pensándolo bien si tenía miedo.
Solo se quedó ahí parado con la misma sonrisa idiota en sus labios. Quería besarlo... pero primero quería oírlo hablar.
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Mar Oct 02, 2012 3:10 am

El lugar tenía un ambiente bastante... familiar para el barrio en el que estaba. Ahora que lo pensaba... aunque no les hubiese dicho que estaría en un restaurante a sus compañeros, seguro lo descubrirían, porque tenían la costumbre de pasar la noche en tabernas o lugares así cerca de los puertos, en caso de tener que irse rápido. Ya saben, los piratas siempre dejan una costa con al menos un amigo pero una mano de enemigos, así que... era mera precaución.
Como fuera, siendo que su pequeño Shin cocinaba tan bien, el lugar ya debía ser famoso porque ya había pasado mucho tiempo desde que había recibido su carta, así que sin duda otros piratas y marineros corrientes ya habrían de conocer el lugar. Y verlos a ellos atraería a su tripulación, y bueno... lo mejor sería que se hiciera a la idea de soportar una laaaarga noche.
Mirando a su alrededor, descubrió que había alguien en una ventana durmiendo. Le sorprendió bastante el parecido con su pequeño demonio, pero... no podía ser él. Se veía mucho mayor y Shin a penas le llegaba a la altura del pecho. Quizá era alguno de sus dos hermanos... según recordaba, eran menores a él, pero gemelos, y eran mucho más altos. Sí, quizá era uno de ellos. Además seguramente su Shin estaría durmiendo a esas horas.
Esperó pacientemente a que se cuadrace en sus alrededores, porque el ruido de la campanilla lo había despertado. ...aunque parecía más bien Shin que los otros dos, ¿cuáles eran sus nombres...? ¿Kitty...? Ha... ¿qué? Ay, da igual.

-Eh de hecho, yo... ¿...?

Se quedó callado mirando su sorpresa. ¿De qué se soprendía? Sí, tenían mucho sin verse, pero parecía más bien--

-Sí, soy yo... ...??!!

N-no, a ver ¡¿qué?! Ese... ese era ¿¿¡¡Shin??!! ¿En qué momento...-? ¿Cómo...---?

-T-tú raza crece así de rápido, ¿eh...?- eso fue todo lo que atinó a decir, porque... e-es que... se veía bastante bien. De hecho se veía demasiado bien, y sin darse cuenta sus mejillas se pusieron muy rojas -Te ves... muy bien -quería decir más y abrazarlo, pero... le... le daba pena. ¡Sí, ya, pena! Se avergonzaba de admitirlo en frente de sí mismo, incluso. Pero igual sonaba muy poco y cortante, así que bajó la mirada -M-me hace muy feliz volver a verte, siento... haber tardado y... ponerme así de idiota -rió -La verdad no me esperaba esto, jejejej obviamente. Y... bueno, te ves... muy bien-carraspeó nervioso. ¿Qué carajos? Ponerse así de nena era molesto. Pero es que se veía muy bien.

Demasiado bien.
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Mar Oct 02, 2012 3:42 am

- ¡SI! ¡Soy yo!
Dio un salto casi literalmente y terminó en sus brazos, lo envolvió por la cintura y recargó su cabeza en uno de sus hombros, moviéndola hacia los lados, restregando su rostro en su ropa, tratando de que su aroma de mar se le pegara al cabello que rápidamente se le alborotaba de nuevo, tratando de absorber más de su peculiar aroma. Lo extrañaba, lo extrañaba mucho y el hecho de que lo reconociera le hacía más feliz de lo que podía imaginarse siquiera, su corazón iba rápido ¡demasiado! Podía salir de su pecho y saltar por su boca si ésta no estuviera plagada de dientes afilados hasta en la garganta, en donde sentía un nudo, una especie de molestia que le impedía hablar y mas aun, que le devolvía su voz original, aquella de cuando era un niño y que difícilmente controlaba si estaba así de emocionado.
- No importa que hayas tardado... lo que importa es que ya estas aquí.

Susurró aquello cuando consiguió calmarse, dejó de mover su cabeza pero no la levantó porque no quería mirarlo, si, todavía le daba algo de ¿pena? Lo que fuera.
- Mi raza no "crece" Aunque ahora que se había ofendido, tenía motivos para mirar a su pirata, su comentario le recordó que sus hermanos habían nacido como él anhelaba y solo hasta ahora había conseguido ¡Y los malditos se quedarían así! A lo mucho les crecería barba pero no envejecían, los demonios poderosos eran asombrosos a su juicio y ahora Jack se lo recalcaba. Levantó sus manos y las puso en sus hombros, sacudiéndolo levemente para exteriorizar su enojo por aquél comentario.
- Mi raza solo cambia... yo... esteeee.. Cambié a esta forma para ti Giró su único ojo visible en busca de alguna excusa visual para no hacer contacto con los orbes de su licano, temeroso de oír alguna queja de su parte, cuando Jack dijo aquello. - Tu me gustas... ¡O sea! Me gusta como te ves ahora, te queda bien este aire de mar que cargas con tu aroma normal... bueno, ya me gustabas antes pero ahora es- ... ¿Te gusta? ¡Le gustaba! Apareció una cola de perro y la meneó felizmente cuando le dijo todo aquello. ¡Le gustaba! ¡¡Dioses le gustaba!! Todo estaba bien en el mundo si a Jack le gustaba su nueva forma. Y encima se veía bonito sonrojado. ¿Bonito? Si, era como "tierno", más que eso... anteriormente lo hubiera descrito de otra forma pero ahora se sentía ligeramente superior al lobo así que "se veía bonito".
Se veía violable.

Así que con una sonrisa puesta en sus labios, lo jaló hacía si y lo beso. ¡Quería hacerlo hace tanto tiempo! Primero solo rozó sus labios contra los contrarios durante pequeños momentos, a penas milésimas de segundo en lo que tardaba en arrepentirse y separarse de sus labios a los cuales volvía irremediablemente pero ¡A la mierda! Ese delicioso sabor, ese delicado, maldito y adictivo sabor lo desesperó a tal grado que lo sujetó muy fuerte y profundizó su beso, no quería separarse de él y quería más de sus labios, de hecho. Se separó un poco y sacó su lengua para delinear los contornos de los labios de su amado, aunque fuera por encima de la piel, el delicioso sabor de su sangre estaba impregnado en toda su persona, tenía cerrados los ojos aunque solo se le viera uno pero seguía sonriendo.
- Te extrañe mucho
Repitió en un espacio que se hizo para poder hablar
- No tienes que saber cuanto...
Y siguió besándolo, como si con aquello le diera una afirmación de lo mucho que lo había extrañado, de lo mal que se sentía cuando no estaba con él. ¿Cuánto tiempo se quedaría?

- Además ¡mira!
Cuando por fin se separó de sus labios, volvió momentáneamente a su forma original, aquella con la que lo había conocido, ese pequeño cuerpo y esos grandes ojos a quienes los ángeles tenían compasión, caminó a saltitos al centro del restaurante y le sonrió ampliamente.
- ¡Ahora puedo controlarlo! ¿Si? ¡Mira! ¡Mira lo fuerte que me he vuelto! ¿Te gusta? ... Oh... y el restaurante. ¡Bienvenido! ¿Te gusta también?
No parecía que preguntara, mucho menos en esa forma, más bien le estaba afirmando que debía gustarle, con esos grandes ojos rojos y esa sonrisa de niño en día de Navidad, abriendo sus regalos por primera vez o descubriendo que el ratón de los dientes deja dinero debajo de la almohada.
- ... Te ves más alto de lo que recordaba en esta forma...
Aquella última frase la dijo con su voz adulta... si, esteeee... todavía había algunas cosas que no controlaba a la perfección. ¡Pero si fuera uno de los grandes Abisales el que tuviera enfrente podría--! ... ¿Entonces era un simple licántropo su punto débil? Vaya, que raro...
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Mar Oct 02, 2012 7:35 pm

En cuanto su "pequeño" demonio saltó encima de él la rareza que sentía se dispersó. Podía verse tan grade como fuera, pero definitivamente era aún su Shin. Desde que le había elogiado su comida por primera vez tenía la costumbre de restregársele de esa manera, y siendo él un licántropo se sentía muy... rico. Era cómodo, como... más bien familiar. Respondió al abrazo sintiéndose ya más en 'terrenos conocidos' y lo estrechó tan fuerte como pudo. Ningún recuerdo vago se comparaba con la verdadera sensación de tocarlo y tenerlo entre sus brazos... aunque viéndolo bien, ahora era más bien él quien estaba entre los del pelinegro.
Se separó de él para observarlo mejor.

-Jejeje, ahora eres más alto que yo... ¿y qué les pasó a tus... dientes? -a menos que hubiese cambiado esa costumbre (cosa muy poco probable), Shin tenía la costumbre de... morder. Tragó saliva pensando en hacerse a la idea y aguantar porque seguramente sería una sensación bastante... exótica. Pero verlo actuando tan lindo otra vez le hizo olvidar. "¿Cambió por mí?" Seguía siendo el mismo lindo demonio que había conocido, con esa manera tan adorable de comportarse.

-Eso es muy lindo de tu... parte. Pero yo te quiero con cualquier forma que tengas, no importa mucho, ¿sabes? Y... gracias... tú también me gus...-- sí, me gusta cómo te ves.- sonrió nervioso; por un lado, aún no lograba decir alguna palabra más seria que "te quiero", por el otro, aunque era cierto que lo querría de cualquier forma, se sentía algo... bueno... intimidado. ¡Sí! ¡Es que sus ojos ya no eran esos enormes que solía tener! Aunque aún eran tan brillantes como siempre, ahora eran alargados y parecían mirarlo hasta lo más profundo de su ser. ...que mirándolo bien, esa miradita que le echaba encima hacía parecer perfectamente como que de hecho lo estaba haciendo -¿Q-qué?

No opuso resistencia cuando lo acercó para besarlo, porque también tenía muchos deseos de hacerlo. Pero sus besos eran... o trataban de ser, cortos, seguidos, pero cortos, por pena quizá. Siempre habían sido así. Pero había algo ahora que lo molestaba. Se sentía intimidado y eso para nada le gustaba. ¡Él era el.. el del papel superior, él! Y ahora allí estaba, sonrojándose más cuando su Shin lo sujetó con más fuerza y profundizó el beso. Era como... un dolor en el orgullo, y sin embargo... si Shin era feliz así, bueno... él era feliz. Respondió al beso a fin de cuentas, tan profundo o más como lo hacía el otro, rodeándole por el cuello. Apretó los labios un poco y desvió sus ojos a un lado, buscando en qué distraerlos cuando los lamió. En serio era extraño "estar abajo" y su corazón latía muy rápidamente.

-Yo... también te extrañé. M-mucho. -sí, aún era complicado expresar esos sentimientos bien. ¡Pero allí estaba de nuevo! ¡Pequeño! Era tan lindo que lo agarró otra vez y lo abrazó -Y sí, me gusta mucho como te ves. El restaurante también, me alegra que lo hayas hecho, al fin jaja. -volvió rápidamente a su tono alegre de siempre, y rió con el súbito cambió de tono de su voz. Era raro, sí, pero seguía siendo él, así que se acostumbraría.
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Miér Oct 03, 2012 2:35 am

- ¿Pero qué dices? Procedió a preguntar con una sonrisa pintada en sus labios con ese toque pícaro de los bandidos en las novelas románticas - Mis dientes siempre han sido así concluyó tratando de darle a entender que se lo iba a comer vivo si le daba la oportunidad porque tenía la mala costumbre de morder a sus víctimas ¿porqué no a sus amantes? Jack era el primero, si, pero podía afirmar que era el más importante. Si venían otros después de él, serían solo para olvidar lo que una vez había sentido por el licántropo, el primer amor era para él, el único.
Guardó silencio esperando una respuesta que no llegó. "Me gustas", eso era lo que él había dicho y lo que esperaba que ¡por fin! su pareja le contestara, pero sin embargo no lo había hecho, también lo había cambiado como él mismo había torcido su confesión de amor aparatosa. No podía decirlo de otra manera porque estaba mal acostumbrado a decir "te quiero". Se desanimó un poco y decayó en su abrazo, pero pensó que no importaba, Jack estaba ahí por él, había cruzado el mar por sus letras, llegado hasta su restaurante solo para verlo y ¡le había gruñido a un desconocido en la entrada por tratar de robarse las flores que él ponía! Si, lo había visto, le resultaba comiquísimo el detalle, por cierto.

Bajó su mirada porque consideró que lo estaba molestando, por lo mismo había vuelto a su forma original, la pequeña que el pirata conocía mejor. Quería presumirle lo que podía hacer pero... quería que se sintiera cómodo a su lado, no le gustaba que estuviera de aquella manera tan ausente, tan ajena.
- Lo hice para ti Susurró muy bajito con su voz infantil, ese timbre agudo de niño que todavía no se desarrolla completamente ¿No volvía eso a su amante un pedófilo?... Bueno, detalles más detalles menos. - Lo construí para que hubiera un lugar en tierra firme al cual pudieras regresar gustoso. Sé que no significo lo mismo que tu familia pero... quiero que al menos podamos tener eso ¿no? Hizo un silencio... deseaba que en verdad Jack pudiera comprender que el cambio de forma, la construcción de algo tan llamativo, todo lo hacía para que se quedara a su lado ¡El demonio con gusto iría en su travesía por el mar si él se lo pedía! Pero aparentemente no era necesaria su presencia en ese barco. Así que quería- no, NECESITABA que tuviera un sitio al cual volver, tierra que pisar.

Todavía se negaba a sus caricias, lo había sentido en ese primer beso que le había dado, así que volvería a la fórmula básica, a esa forma infantil con que lo había conocido y a esa comida con la que lo había conquistado.
- Nombré al restaurante así por ti ¿no te encanta? Es un maravilloso chiste privado, sabía que lo entenderías-
Ya estaba sonriendo de nuevo como si nada cuando lo volvió a abrazar, aquello lo tomó por sorpresa y lo hizo inmensamente feliz, tanto que el color rojo de sus ojos se propasó a sus mejillas coloréandolas con ese tibio tono carmín que te deja el romance cuando pasa aleteando por tu rostro. De haber tenido su forma adulta aquello se hubiera visto muy raro, descolocado, así que agradeció haber cambiado a tiempo porque la persona que más quería en el mundo estaba sonriendo de nuevo, como siempre y eso le daba un alivio tremendo a su alma.
"Todo estaba bien si Jack estaba bien" Pensó con un calor en su pecho que difícilmente era comparable a otra cosa que conociera. ¿Eso era estar enamorado?

Se restregó en sus brazos durante ese abrazo como si fuera un maldito gato, sus acciones le dieron algo de miedo así que se apresuró a separarse de su lobo para comenzar a cocinar algo, adentrándose en la cocina detrás de la barra que los separaba del comedor donde tenía apostadas las mesas.
- ¿Ya desayunaste? ¿Te preparo algo? ¡Si! Deja que te haga algo rico de comer ¿vale?
No, Shin rara vez tomaba en cuenta los deseos ajenos, no solo cuando estaba feliz sino en general siempre. Sus opiniones y sus deseos eran más importantes, con Jack tenía al menos la decencia de preguntar antes de hacer algo que de todas formas haría...Consiguió un sarten y varios cuchillos que no usaría, muchos vegetales de varios costales que tenía apostados en el suelo y buscó un gran pedazo de carne para su amante. Se estiró todo lo que pudo para alcanzar los anaqueles superiores y bajar la sal y las especies, pero estando en su forma infantil aquello resultó bastante estúpido. Las puntas de los dedos de sus pequeñas manos a penas y rozaban el borde inferior de los estantes que ahora se veían muy lejanos.
- ¡Pfft! Dioses.. ¿en qué momento había parecido aquello tan buena idea? Se volvió con un puchero hacia el pirata, curvando sus labios molesto y con una mirada llorosa en su único ojo visible - ¡No lo alcanzo! Se quejó - Bájalo por mi Concluyó tratando de sonar menos demandante, al tiempo en que la campanita de la puerta sonaba de fondo.

Todavía era muy temprano para pensar en algún cliente, pero la voz femenina que vino después de la campana le indicó al demonio que era una de sus meseras, de las muchachas que había contratado para que le ayudaran con las tareas vanas que él no deseaba hacer. Llegaban temprano y se iban temprano, no podía permitir que algo tan delicado como una mujer se quedara hasta tarde con los horribles vecinos que el barrio les brindaba. La única mala noticia era que si quería volver a besar al pirata tendría que ser al interior de la cocina, no le molestaba que lo vieran con él, pero no sabía que tanto le preocuparía al ahora mayor... O si la chica se desmayaría de verlo de repente en una versión encogida.
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Sáb Oct 13, 2012 12:22 am

-¡Mentira! -dijo "ofendido" -...al menos... no me los habías mostrado así. ... -o quizá él simplemente no lo había notado... o sea, para variar, él tan distraído que era... sí... sí, eso era. Bueno... bueno, como sea. No podía concentrarse aunque quisiera porque el "pequeño" demonio le echaba esa mirada insinuante OTRA vez. Le daba una extraña sensación sentirse así de... "vulnerable". NO era sólo su 'orgullo', sino... algo... b-bueno raro.

¡Argh, es que no se podía concentrar! ...pero de repente desvió la mirada. Ahora tenía un deje de amargura, muy leve, pero se le alcanzaba a notar. ¡Hmph! Era distraído materialmente, pero no en el resto de las cosas importantes! Y sí, su aguda vocecita se lo demostraba. Eso sí podía decir que lo conocía bien, a pesar de que no hubiesen estado juntos en tierra demasiado tiempo. Y aparentemente... eso era precísamente lo que le había dado al pequeño ese particular acento en la voz. Y luego de escuchar sus siguientes palabras... creyó sentir un calorcito en el pecho... o... bueno, eso era lo primero que se le ocurría al pensar en describirlo.

Shin era demasiado lindo... o sea... no podía entender cómo podría haber alguien tan lindo. En especial siendo un demonio. Quizá lo veía con ojos de cuervito, pero sí que le sorprendía la capacidad de pensar todas esas cosas tan dulces. Y él que era tan descuidado y para nada detallista...; quizá el demonio no se lo merecía. Pero por el momento no podía expresar con palabras lo agradecido que estaba de tenerlo de esa manera. Y mejor aún, que el pequeño a su vez le apreciase de aquella forma tan fervorosa. Porque en esas pocas palabras le había dado a entender muchas cosas... cosas a las que no estaba acostumbrado, y que por lo mismo, le habían llegado más a lo profundo de su lobezco corazón. Apretó más al pequeño demonio en su abrazo.

-Deseando todas esas cosas tan bonitas tendría que estar tonto para no regresar gustoso a tu lado cada vez que pueda. Por no decir que te vuelve más importante que cualquier otra persona a la que quiera ver. O... casi -rió, pues... aún quería buscar a su padre... -Dibújame esa sonrisita tan bonita que pones que me encanta, anda -dijo picándole ambas mejillas. Tenía un ligero sonrojo porque en serio se sentía más idiota de lo normal en frente de él, y con sólo verlo...; terminó dándole otro beso en la boca, sólo que esta vez permaneció un poco más de tiempo sobre sus labios. No capaz de hacerlo más, se separó lentamente, y le dio otros tres cortos en la frente, diciéndose idiota una y otra vez en su cabeza.

-Fue lo primero en lo que pensé cuando vi el nombre en el restaurante. Además, siendo uno en el puerto con ese nombre habría sido demasiada coincidencia como para no ser tú. -le dijo mientras lo seguía riendo a la cocina, pues ya se le había hecho raro que actuara como gato sin darse cuenta. Normalmente era muy fijado en esas cosas, aunque a otros les pareciese poco importante. Por eso le gustaba.

...s-sí... "gustar"...

-¡SIIIIIIIÍ! ...ejem... gracias -desvió la mirada avergonzado. Eso había sido impulsivamente estúpido. ¡Pero es que es la comida de Shin!! ¡Hacía tanto tiempo que no la probaba! Desde la primera vez que había probado un bocado de esa gloria ninguna otra comida en el mundo tenía valor. Era... era... muy poca cosa...
-no pudo contener su risa al verlo ponerse de puntitas y no alcanzar lo que quería -Aw... -se acercó y bajó lo que le pidió, riendo -Si ya puedes hacerte grande ¿por qué no te aprovechas de eso? -no era que le hubiese molestado, sólo... le pareció uy gracioso. Y luego de eso su oreja de lobo se dobló en dirección de la entrada. E instintivamente olfateó el aire. Ah... un empleado...
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Dom Oct 14, 2012 3:28 am

Giró su único ojo visible y lo vio apenas mientras se defendía sobre que no le hubiera mostrado sus dientes con anterioridad, sonrió de lado pensando en que no había captado la indirecta y esa supuesta inocencia era algo que amaba de su licano. Sí… bueno, había muchos aspectos de su personalidad que odiaba pero había otros tantos que amaba, con muchos en medio que le gustaban ¿no era eso el amor? ¿Tener un espacio en el corazón para todos los aspectos de la persona amada, fueran buenos o malos? Aunque claro ¡Por supuesto no se lo diría! Eso sería una locura.

Su rostro no podía iluminarse porque no estaba verdaderamente feliz, le gustaba mucho que Jack se quedara a su lado pero era… doloroso pensar que se iría de nuevo en algún punto, no podía disfrutar la felicidad porque las despedidas se le daban fatal. Jack era lo único verdaderamente bueno en su vida y si tenía que-… No, se estaba sobrepasando, no iba a pensar en nada mientras estuviera en sus brazos, se limitaría a ser feliz y a levantarse de puntitas para chocar su nariz contra la del licano de nuevo, en un beso esquimal que si le iluminó el rostro con una sonrisa, justo “esa” que le pedía.

- No me hables así… ¡me avergüenzas!
Infló con aire sus cachetes y trató de sostenerle la mirada tanto cuanto molesto. No pudo, por supuesto y hundió su rostro contra el cuerpo del otro, completamente rojo. Su beso si embargo lo detuvo todo, suspiró profundamente y cerró los ojos (aunque dicho acto solo se notase en uno de ellos) juntó sus manos para buscar algo de qué sostenerse y no derretirse por la calidez de ese simple beso, era asombroso como el otro lo dominaba a pesar de ser un demonio, a pesar de asesinar a sangre fría a los humanos para después devorarlos, con una simple mirada del pirata se volvía la más dócil de todas las bestias.

Se rió como colegiala cuando recibió sus besos en la frente, su risa sonaba como la de un niño pequeño a pesar de que su forma original ya pasaba los 14 años, simplemente era demasiado infantil en ese cuerpo.

- Creo que tenemos serios problemas por actuar tan idiotas uno delante del otro…
Aquello lo dijo con su voz adulta.
- Y si ¿eh? Aunque nadie pronuncia bien la gloria del título por ser una palabra griega. Uno que otro idiota ángel creído y por supuesto la nobleza lo saben hacer, pero así los diferencio. Si lo hubiera puesto en latín por supuesto que sería más obvio para los “servidores del señor”
Nunca se había molestado en esconder con Jack su odio por las criaturas sobrenaturales del cielo, no le había contado las razones que tenía para odiarlos, solo le daba vagas referencias sobre que lo habían abandonado. No es como si tuvieran mucho tiempo para hablar de estupideces cuando estaban juntos. Comer, amar, reír, pasear, eso era lo que hacía con su pirata cuando lo veía y solo a eso se dedicaría esta vez, quizás hasta en ese exacto orden. Nada de esas estupideces con plumas lo iban a detener.

Se sobresaltó un poco cuando su efusividad con la comida que haría le llegó a los oídos
- ¡Es bueno verte ansioso!
Sonrió de oreja a oreja y se puso en marcha a prepararle algo delicioso. Cortó con sus manos trozos pequeños de carne, como mini filetes o rodajas de la roja materia prima, tenía sus garras para hacer aquello. Tras quitarse los guantes, las puntas de sus dedos se volvieron negras y brillantes, mas sin embargo tan duras que podían cortar huesos humanos con solo deslizarlos por sobre la marfilada superficie. Lo que hacía era solamente cortar verduras, tocándolas ligeramente y sonriendo un poco por la facilidad que a los cuchillos les pedía esfuerzo mínimo.
- Puedo cambiar de forma claro, pero si tú puedes ayudarme ¿por qué no hacerlo así?
Ahora que se había acercado sonrió con una mirada que era mucho menos tierna. Al licano le llegaba a la mitad del pecho y parado de puntitas podía alcanzar su cuello, se colgó de éste y se estiró de nuevo todo lo que pudo para alcanzar su cuello y besarlo muy lentamente.
- Si Jack-kun está aquí debo aprovecharlo.
Sacó de su boca la punta de su lengua y la paseo delicadamente en la piel de su adorado pirata, le encantaba el sabor que tenía y si se contenía era solo porque lo amaba ¡Si se moría no podría probarlo de nuevo! Solo para molestarlo se detuvo bruscamente y de nuevo con su voz de adulto le avisó a la chica que tenía por empleada que estaría en la cocina, que si podía comenzar a limpiar las mesas y eso, la otra muchacha que había contratado no tardaría en llegar. Volvió los ojos a su pareja con una sonrisa tierna y giró sobre sus talones para seguir cocinando. Se le antojaba marinar la carne y ponerle algo picante… quizás una salsa agridulce.
Afuera, su pequeña trabajadora hacía ruido con las mesas y cosas que movía, si le había advertido que estaba en la cocina era para que no se molestara en entrar a buscarlo, para que no los molestara.
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Lun Oct 29, 2012 8:52 pm

Se sintió muy fuera de sí viéndolo actuando tan lindo, tan dulce e infantil como siempre, y que de pronto hablase con esa voz profunda que había mostrado tener como adulto. Sólo que aún siendo pequeño. Parpadeó mirándolo varias veces, con una sonrisa extrañada y entonces le despeinó el cabello, luego de que se 'quejara' de los ángeles otra vez, riendo. Es que si iba a ser así de ahora en adelante, iba a ser muy divertido.

No le preguntaba nada más respecto a ese odio por dos cosas. Bueno, tres: en primer lugar, Shin era un demonio y se imaginaba que era más que normal que aunque antes no le molestaran, tarde o temprano lo hubiesen hartado. En segunda, tenía la idea de que si quisiera hablar más al respecto lo haría, así que no quería atosigarlo con preguntas. Y en tercera... la verdad no le importaba. No que le hubiesen hecho algo al pequeño, porque eso sí que le importaría. Y mucho. No, sino que no le importaba lo que tuviera que ver con cualquier criatura sobrenatural, celestial, demoníaca -que no fuera su Shin, claro- u otros como él, o así. Todos estamos para cuidarnos por nuestra cuenta y no creía mucho en que las cosas buenas o malas que nos pasan fueran culpa de alguien más que nosotros mismos. De hecho normalmente ignoraba el hecho de que era un hombre lobo. Claro, no es tan fácil cuando tienes orejas que reaccionan solas aunque cualquier sonido o 'provocación', ni cuando tienes una cola que se mueve sola cuando estás nervioso o feliz (le quitaba como... seriedad, según él. Sentía que lo tomaban menos en serio), pero aún así... no dejaba de comportarse lo más que pudiera como una persona común y corriente. Pirata*, pero un común y corriente pirata.

De por sí se sonrojó un poco por la respuesta de Shin a su reacción histérica -como él la llamaba-, pero su color cuando se acercó a besar y lamer su cuello no tenía comparación con ningún color que hubiese adoptado hasta entonces. Ya tenía... el pequeño... la costumbre de... 'dominarlo' así, pero ahora con esa voz tan cerca de su cuello... no pudo contener que un pequeño gemido se escapase de su boca -si de por sí quería salir mientras lo lamía- e inmediatamente se llevó ambas manos a la boca, sonrojándose aún más. N-nunca se le había salido un ruido tan... tan... v-vergonzoso como ese antes, así que miró hacia la puerta, frunciendo el ceño un poco, deseando que la chica no hubiese escuchado. Luego se sentó en un banco cerca del pelinegro para verlo cocinar. Verlo siempre le daba más hambre... quizá era ansiedad. Dios, sí que era un desesperado... y bueno... no es como si la comida dentro del barco fuera siempre deliciosa...

Tenía un... nudo en la garganta. Hasta ahora... no se había atrevido a... pedirle al pequeño que fuera con él, porque... bueno, pensaba que quizá tenía cosas que hacer... ya saben, cosas demoniacas... o cualquier cosa de esas. Por otro lado... aún le daba mucha pena pensar en que se reirían de él sus compañeros por llevarlo allí con él. Y aunque se sentía muy estúpido de sentirse avergonzado de tener un novio y no llevarlo por eso, no podía vencer esa pena. Pero antes de recibir la carta del susodicho había considerado... preguntarle si querría-- si podría ir... aunque fuera por un corto período de tiempo. Sin embargo ahora tenía un restaurante y seguro ya no podría...; él es el cocinero y... nadie cocinaría mejor que él... si se va perdería clientes... um... aunque... aunque quizá podría hacerse un espacio... e... irse... de... 'vacaciones' con él. ...¿no?

-Oye, Shin... -comenzó, mirando hacia abajo, a sus manos -estaba pensando... mm... a-ahora tienes que cuidar del restaurante y eso, pero... um... si... si algún día pudieras... o quisieras... venir conmigo un tiempo... ya sabes, en el barco... c-creo que no habría ningún problema con el capitán, y... bueno... ...ungh debía decirte antes... p-pero... igual...

Sí que se sentía muy estúpido... pero ya lo había dicho. Así que esperó la respuesta del pelinegro, prestando demasiada atención sus manos aún, fingiendo que no era tan importante el asunto.
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Mar Oct 30, 2012 4:04 am

Siempre fue un demonio muy débil ¿Saben? Cuando era pequeño… pequeño de verdad, era el blanco de los comentarios tipo “que bonito” por parte de otras criaturas, incluidos otros demonios, por eso se le había quedado el tic de hablar así, de comportarse así, de ser igual de infantil que un absurdo estereotipo de un manga, una persona así en la realidad simplemente sería insoportable, por eso alternaba entre la personalidad adulta con los dejes de niñez que todavía le quedaban rezagados entre los dientes picudos.
Pero así era él, de todas maneras, no le gustaría ser de una forma diferente y sabía que a Jack no le hubiera gustado tampoco, de forma que su locura, su inestable cambio entre voces y personalidades estaba perfectamente justificada en su pequeño mundo imaginario. Y como le gustaba al licántropo y se gustaba a sí mismo, el mundo podía decir misa ¡ja! Los ángeles mismos podían decirla si era preciso, él seguiría pegado al cuello de su amante todo el tiempo que le pareciera adecuado.


Sobre todo por ese sonido tan lindo que se había escapado de su boca.
- ¿Qué pasa?
Preguntó sonriendo de lado tras escucharlo y verlo cubrirse la boca con las manos, el corazón le dio un brinco y fue más que un deja vú aquella emoción que lo recorrió de repente. Ya estaba acostumbrado a tratarlo así, a sacarlo de su lugar, a descolocarlo del puesto dominante y a dejarlo con el rojo en sus mejillas, también eso le encantaba y no pudo evitar arrepentirse de no haber seguido en su cuello, de no pasar su lengua por todo su cuerpo de ser preciso para escucharlo gemir más alto, más fuerte, más rápido.
Vaya… debía calmarse un poco.

Sacudió la cabeza lentamente y mientras su cabello se mecía de lado a lado su forma infantil quedó atrás para dar paso de nuevo al cuerpo adulto que se había creado con tanto esmero. Cosa de unos segundos, como si el tiempo se acelerara de repente solo en su persona, de nuevo era alto, de nuevo sus rasgos de estilizaban y siguió cocinando para su amado aunque con una nota mental que hizo en voz alta.

- Cuando termine con esto, te devoraré entero en mi cama…
Y lo que siguió a su voz fue el chasquido de la carne al caer en la sartén caliente, desprendiendo un ligero vapor que pronto aromatizó toda la cocina, sobre todo por las especies que el demonio adoraba usar, estaba orgulloso de su cultivo de yerbas y ahora que su licano volvía a pisar tierra, le iba a regalar solo lo mejor de lo mejor.

Escuchó sus palabras con dificultad porque ¿Qué diablos? Se hacían cada vez más silenciosas, menos palabras y más susurros incomprensibles, lo veía de reojo de vez en cuando porque estaba cocinando y en verdad que se entretenía cuando hacía eso, pero ¿por qué Jack veía sus manos? Estaba notablemente nervioso por una simple invitación… Simple, no. Aquello no podía ser simple porque de serlo así se lo hubiera pedido mucho antes… que lo acompañara en el mar, en esas búsquedas interminables por su padre ¿era un familiar lo que buscaba no? El demonio era muy bueno creando lazos, lamentablemente romperlos era lo difícil y cuando eso pasaba tendía a quebrarse de maneras monumentales. Pero esto era… una forma de invitarlo a ser parte de su mundo, una forma que podía aceptar a pesar de tener el restaurante ahora.

- Por favor, Jack-kun.
Comenzó a decir mientras servía la ración de carne que había preparado, no era propiamente el guisado sino una especie de aperitivo, como pedacitos de tripas cortados en pequeños trozos y guisados con manteca, sabía que si cocinaba algo más elaborado su novio se moriría de hambre.
- Abrí este lugar por ti, lo cerraría con la misma facilidad si tú me lo pidieras… si tú… si quieres que te acompañe… siempre puedo tomarme unas vacaciones. Si me voy mucho tiempo lo volverían a destruir y no gaste tanto dinero en vano… Pero…
Hizo un largo silencio durante el cual ni siquiera tocó las verduras que tenía apartadas junto a los trocitos de carne.
- Si tú me lo pidieras, haría lo que fuera.
Y selló su afirmación con un beso que dejó lentamente sobre los labios del pirata, ofreciéndole también un tenedor para que empezara a comer.
- Por cierto, era en serio eso de comerte.
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Lun Dic 31, 2012 12:12 am

Una cosa era que Shin pudiese hacerlo sonrojar. Porque… él también podía hacer que el pelinegro se sonrojara, y aún tenía la idea de que lo hacía más seguido que él, porque el “pequeño” demonio –no, nunca iba a dejar de decirle pequeño aún- se sonrojaba aún sin provocación. Pero otra cosa muy diferente era ese… ese… gemido. E-era como una manera de hacer… “real” que podía hacerle cambiar de papel cada vez que quisiera. Jack no era precisamente… engreído ni nada por el estilo, pero tenía algo de… orgullo respecto a esas cosas. ¡Era un pirata! Debía mantener un… nivel, ¿saben? Al menos así lo veía él. No era precisamente malo, pero… no le gustaba la idea de saberse tan controlable. Y es que Shin no debía al parecer esforzarse mucho, en especial cuando era mayor.

¡Y además de todo decía eso!

-¿Q-qué? –fingió demencia aún así cuando el pelinegro se quedó pensando sobre lo que acababa de decirle.

En verdad que su moreno era… tan lindo incluso cuando no tenía intención de hacerlo. Él se había sentido de lo más idiota con lo que le acababa de pedir; diciéndolo en voz baja y ocurriéndosele hacerlo cuando ya tenía un negocio establecido y qué atender; se le había hecho bastante inoportuno. Y sin embargo su Shin lo tomaba de una manera tan relajada, sin ofenderse o enojarse… si lo hacía, lo disimulaba muy bien. Pero estaba seguro de poder decir que lo conocía lo suficiente para saber, si bien no predecir, si lo que Shin dice es sincero o no, así como distinguir más o menos sus estados de ánimo. Aunque esto último aún necesitaba pulirlo…

En estas cosas pensaba, distraído, mirándolo, embelesado con su demonio. En verdad que lo amaba, no pueden imaginarse cuánto. ¿Han tenido esa sensación, real, no tan sólo esa que nosotros queremos que sea, de ser capaces en serio de hacer CUALQUIER cosa por una persona? ¿Cuando sientes que todas y cada una de tus respiraciones son gracias a que esa persona lo hace también, y que en el momento en que algo le pase es como si nos pasara a nosotros también? No sólo por mera preocupación, sino algo que llega incluso a rayar la paranoia. Bueno, algo así, cercano a eso, era lo que sentía el licano por Shin. A pesar de no estar muy seguido con él, se había de alguna manera, acostumbrado a él; no podría tener una relación con alguien más porque su demonio lo entendía y reaccionaba perfectamente con él. Como si estuvieran conectados…

Para cuando se dio cuenta, Shin ya había terminado de hablar. Su rojez se acentuó, y recibió el plato que le extendía.

-Bueno… d-de cualquier forma no quiero que sea en un momento que te importune… así que… si vienes conmigo tendrá que ser… no sé, cuando sea una temporada con menos clientes o algo por el estilo… -entonces el olor de su plato llegó a sus fosas nasales…; se calló de lleno, se metió el primer bocado, y lo disfrutó como la Gloria que realmente era, hasta que dos segundos después Shin confirmó lo que había dicho hace rato. Jack casi tira el tenedor, y la comida se le fue por otro lado. Se volteó para que Shin “no lo viera” –fue un reflejo inconsciente o algo así- mientras tosía y se puso a darse de golpes en el pecho.
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Mar Ene 01, 2013 1:14 am

- ¿Vacaciones?
Repitió aquello como si no conociera la palabra. En verdad que descansar no era lo que un demonio hacía normalmente, mucho menos lo que ese demonio hacía. - Supongo que podría hacerlo Respondió mordiendo la uña de su dedo índice, cuando se ponía nervioso tendía a hacerlo, nunca era descuidado con sus manos porque además de ser sus armas principales, eran su herramienta eterna así que se notaba a leguas cuando estaba descolocado, fuera de lugar, vaya. Cosa que ocurría muy poco cerca de Jack. Estar con él era... fácil, irritablemente fácil. Temía portarse mal, ser grosero o gruñón cuando su licántropo andaba cerca pero podía hacerlo, no se sentía avergonzado de ninguna de sus actitudes o de sus formas, podía ser él mismo con Jack y eso era algo que amaba de su persona, de su compañía... de su pareja.

Cuando era pequeño, cuando era en realidad pequeño, los otros demonios lo hacían menos y él tendía a comportarse agresivo y grosero, como uno de sus hermanos menores. Los ángeles lo veían tierno y él siempre sonreía para ellos porque hasta cierto punto le agradaban. Pero no había un "Shin", no había alguna forma en que pudiera decir "ésto soy yo, yo soy así" porque con todos se tenía que comportar de formas diferentes para sobrevivir. Lo mismo era ahora que era mayor, con los clientes tenía que ser amable, con los ángeles era grosero y con los humanos... bueno, al menos les decía "con permiso" cuando se los comía.
Pero no con Jack, con él solo tenía que ser él mismo, podía ser grosero, tierno, irreverente ¡Incluso ridículo y ambivalente! Jack lo trataría igual de bien, igual de mal, de la misma manera en que se trata a un Shin, porque a su lado podía decir "esto soy yo, yo soy así y de aquí para acá es lo que soy" y eso era mucho más valioso que cualquier otra cosa, que cualquier beso, que cualquier caricia. Incluso si Jack no se hubiera enamorado de él como el demonio lo hacía, hubiera estado agradecido de haberlo conocido porque podía ser él mismo, podía saber lo que era a su lado.
Aunque ahora quisiera borrar esas distancias y volverse uno con el pirata.

No había forma de que no amara a ese hombre, por lo mismo sonrió cuando lo vio toser y se acercó para darle palmadas en la espalda, escurrió sus manos por debajo de los brazos del pirata y se sujetó a su estómago como si quisiera hacerle una maniobra para que escupiera un hueso atorado en su garganta.
Pero su boca se recargó en su cuello y su delicioso aroma lo volvió a invadir, cegando sus sentidos y más aún su razón, su sangre tenía ese toque de canela que lo ponían completamente desorientado, ese aroma tan peculiar que excitaba sus más bajos instintos demoníacos, los más básicos y lamentablemente los del apetito. Cerró los ojos y jaló a su pirata, a su licano contra su cuerpo, dejándolo en el borde de la silla y aún abrazando su cintura, bajando sus manos sintiendo cada arruga de la ropa que llevaba encima, pegándolas desidioso a su cuerpo como si tratara de traspasar la tela para tener contacto con la piel del lobo.
No era una inocente oveja.

Pegó su nariz al cuello del pirata e inhaló profundamente el delicioso perfume que era el aroma a sal que traía como esencia personal, restregó sus labios contra su cuello como si quisiera besarlo a penas susurrando objeciones incomprensibles incluso para los finos oídos del hombre lobo que sostenía entre sus brazos. Su aroma se mezclaba con lo dulce de la carne que le había cocinado y se dio el lujo de olvidar que su amante no había más que probado un único bocado de la gloria que le había puesto en un plato.
Levantó una de sus manos brúscamente y recorrió con ella su estómago, su pecho, delineando los músculos que el mar le habían tallado al pirata debajo de la ropa, con un cierto aire de querer rasgar su camisa llegó hasta su cuello y lo levantó con una sutil caricia, suspirando sobre su oreja con un pequeño quejido producto de todo, y digo absolutamente todo lo que se estaba guardando, lo que estaba conteniendo dentro de su forma humana, de todo lo que quería hacerle en el piso mismo de la cocina si era necesario. Arañó sutilmente su cuello cuando bajó esa mano de nuevo a su estómago, exhalando aire caliente en su oído con un sensual suspiro, recuperando su cordura y procurando atársela cerca para no olvidar que la chica que le ayudaba ya estaba afuera y podría, PODRÍA escucharlos.


- Apresúrate con eso..
Pidió con un anhelante puchero de niño pequeño metido en uno de sus berrinches mientras retrocedía tambaleante hasta recargarse sobre la estufa que ahora estaba apagada y sola.
- No sé cuanto más pueda fingir decencia....
Y no era una amenaza pero podía sentirlo... podía sentir esa chispa de preocupación que nacía entre ambos cuando se acercaban ¡Que decir cuando se tocaban! Esa necesidad de estar más cerca y sobre todo ese deseo atroz de su parte de sentirlo más cerca, de tocar su piel, de inhalar su aroma, de tenerlo entre sus piernas y de hacerle gritar su nombre, mezclados al mismo tiempo con la paródica alegría de contemplarlo sin poder tocarlo, de tenerlo lejos, de poner distancia entre sus cuerpos y de saber, solo saber que estaba ahí, delante suyo
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Miér Ene 30, 2013 4:44 am

Su Shin era en verdad tan amable. Así, amablemente se había acercado a él para ayudarlo a pasarse la comida. Qué lindo. Iba a hacer presión en su estómago para ayudarlo. “Estoy bien, estoy bien” pensó en decirle. “No fue algo grave, gracias…” De verdad que le daba ternura y al parecer seguiría siendo así aunque fuese grande. …también le encantaba la suavidad con que lo hacía; le dieron ligeras cosquillas mientras sentía sus manos deslizarse hacia su abdomen… ¿por qué dudaba tanto? A lo mejor se había dado cuenta de que no tenía nada en realidad, pero… creyó que…--

Contuvo su respiración al siguiente instante después de que todos esos pensamientos se hicieron bola en su mente sin que realmente se pusiera a pensarlos, tomado por sorpresa cuando el moreno lo jaló hacia él. Liberó su respiración en lentas exhalaciones, que contenía cuando las manos de su querido Shin se deslizaban por partes especialmente sensibles.

-¿S-Shin…?

Preguntó, aunque no supo cómo se esperaba en realidad una respuesta. Suspiró profundamente y cerró sus ojos con fuerza al sentir su aliento en su cuello. Ese lugar era especialmente sensible, y los vellitos de su cuerpo se levantaron deliciosamente mientras aquella sensación permanecía en él.

-E-espera… ne… a-ahh…

Su mano… estaba… estaba debajo de su ropa… Jack apretó sus manos y mordió su labio inferior para no gemir de nuevo. Otra vez la punzada de su orgullo lo molestaba. Y aún más porque le hubiese gustado simplemente concentrarse en las sensaciones y dejarse llevar. ¡Pero cómo! ¡Si aquella chica estaba allá afuera! ¡A tan sólo unos metros de ellos! Además, era increíble que Shin simplemente tuviese tanta facilidad para poder dominarlo, cuando él, incluso cuando aún era mayor que él, no lo hacía. Mmm… pero era porque no quería, ¿verdad? No porque no pudiera… e-es decir, prefería ser feliz dejando que Shin lo hiciera, porque a él le gustaba tener ese papel. Jack era feliz simplemente si Shin era feliz. Sí... sin importar lo que fuera que lo pusiera así.

No le gustaba sentirse “abajo”, pero si a Shin le gustaba dominarlo… si se ponía así con ÉL, era porque lo quería, porque lo… ¿amaba? Jack lo amaba… y ahora podía decir que sus sentimientos eran correspondidos, ¿no…? Sentirse deseado… era… era…

Comenzaba a gemir sin darse cuenta, cerrando sus ojos ahora por mero placer, había
buscado con su mano sujetarse del pantalón del otro cuando… retrocedió.
Abrió los ojos sorprendido de sí mismo, subiéndose el color rojo a sus mejillas otra vez. Volteó a ver lentamente al moreno, de reojo, sonriendo nervioso y volviendo la mirada a su plato con rapidez.

-S-sí, yo… ya… ya voy.

¿Y después qué pasaría? Después… iban a ir a su cuarto y… oh dios. Sus orejas se levantaron, mientras comía rápidamente. ¿En verdad iba a pasar…? Se sintió idiota por milésima vez en el día por sentirse tan… virgen, pero… ¿en verdad…? ¿O no iba a ser completo? ¿Hasta dónde… iban a llegar…? Estaba nervioso pero no tanto por lo que iban a hacerse (en realidad no pensaba en eso aún), sino porque… en serio sería su primera…

Alentó la velocidad con que comía sin darse cuenta. Podría ser que ni siquiera fueran a… no, ¡¿cómo no iba a ser, después de eso?! Pero y si no…-- …oh… estaba seriamente confundido. Ahora tenía la duda de si Shin ya lo habría hecho…

Después de otro rato terminó de comer, sin decir una palabra mientras lo hacía, y miró lentamente a su demonio cuando así fue, sonriendo nervioso de nuevo.

-Estuvo delicioso… como siempre.
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Miér Ene 30, 2013 11:43 pm

Shin era un demonio pero no podía llegar a ser rencoroso como los demás demonios porque para pronto olvidaba las ofensas menores. Que le hicieran algo verdaderamente grave hubiera sido imperdonable, pero cosas como contener sus gemidos o reprimirse al alejarse él mismo de su amante eran fallas que podía dejar pasar, sobre todo porque había sido él el que se había hecho para atrás. Eso y... tenía todavía en su cabeza ese bello sonido que su Jack hacía cuando se excitaba, nada fuera de lo común: un simple gemido, al demonio le bastaba porque era la primera vez que lo escuchaba, porque lo hacía bajo sus caricias y con sus besos, porque sabía que era él quien se lo provocaba y que si podía ponerlo así, era porque lo amaba.
O al menos lo quería, Shin lo quería, con todo su corazón y con la poca cordura que poseía, Shin podía decir que lo amaba, amaba todas las partes en las que Jack se conformaba y encima de eso como una buena salsa, lo deseaba.

Sus labios, su cuello, sus orejas perrunas, sus hombros, su cuerpo... todo él era deseable, antojable a los ojos del demonio (aunque solo se le viera uno) y solo pensar en su amado Jack debajo de su cuerpo, con las mejillas sonrojadas, la piel perlada en sudor y las piernas abiertas (esa parte todavía no se la imaginaba bien ¿Sería igual al suyo?) lo ponía nervioso. Pero no podía negarlo. Se le subieron los colores al rostro al imaginarse algo como eso y mientras su pareja comía, el demonio de ojos rojos se volteaba y paseaba por la cocina con la mano cubriéndose la boca, claramente consternado por su activa imaginación, por su maldita imaginación que ponían de rodillas con el rostro contra las sábanas de su cama a su adorado licano. No era bueno que pensara tanto para una primera vez pero ya se lo estaba saboreando desde hace tanto... Desde hace tanto que con su imagen seductora en su mente se-...


- ¿Terminaste? ¿ya?
Le pareció muy rápido para ser una porción tan grande, recargó ambas manos en la estufa tratando de parecer desinteresado y se quemó con el calor de ésta. Las saco rápidamente con un "auch" y creyó que el papel de dominado no le quedaría después de todo, quizás debería volver a encogerse y... ¡eso era! ¡Encogerse! En su forma infantil la cintura de su pirata le quedaba más cerca y podría con mayor facilidad degustar ese pedazo de carne que su Jack tenía entre las piernas ¡era el favor perfecto para comenzar algo más serio!
- P-puedo hacerte más... si quieres...

Mintió acercándose de nuevo a él, rodéandolo como buitre y sacándolo de esa silla, llevándolo al otro extremo de la habitación intimidándolo con el tamaño que poseía pero encogiéndose conforme se acercaba a la pared del armario donde guardaba las especies, volviendo a su forma original.
- Qu-quizás no debamos empezar algo tan serio todavía... de todas formas lo serio no se me da.
Pegó su pequeño cuerpo al de su ahora mayor y con su barbilla recargada en su pecho lo miró con sus grandes ojos... su gran ojo, el único que el cabello le dejaba. Cambiar de forma era su habilidad favorita, era la única además de sus garras que controlaba a la perfección.

Sus manos eran más pequeñas en esa forma por las adecuadas proporciones de su tamaño, así que tuvo que usar las dos para masajear a su licano por encima de la ropa en aquella zona tan sensible entre sus piernas.

- Pero ésto no es serio ¿verdad?
Le daba bastante pena mirarlo directamente ¡pero quería hacerlo! ¡Necesitaba ver que cara ponía para saber si le gustaba lo que hacía! Era un favor... así lo pensaba el demonio, era una forma perfecta de iniciar.
- De éste lado del cuarto no nos escuchará si no subimos mucho el volumen... ¿esta bien así? ¿puedo seguir?
Pero seguía haciendo preguntas con tono de afirmación, no bien había terminado de decir aquella frase cuando metió ambas manos en el pantalón cuadriculado del otro, desabrochándolo con asombrosa maestría.
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Mar Nov 05, 2013 2:34 am

Jack se preguntaba si se habría vuelto muy dependiente de Shin. Cuando estaba en el mar, sus cursos y distancias dependían de qué tanto podía volver a verlo. Claro, también tenía que darle el capitán permiso, pero ya le había dicho varias veces que si lo deseaba podría quedarse en el puerto en lugar de partir con ellos, si es que iban a un lugar demasiado lejano. Aunque si lo era (dependiente), realmente no le molestaba; es decir, lo único que le "apuraba" de ese detalle era la cantarreta de sus compañeros piratas cuando lo descubrieran, pero en sí, el hecho de ser "dependiente" de Shin no le era algo verdaderamente malo. De hecho... le gustaba. ¡Y es que cómo no! Shin le gustaba, lo adoraba... y no podía imaginarse no verlo por demasiado tiempo; cada vez era menos lo que aguantaba sin verlo. Y que ya no estuviera era... inconcebible.
Y si... ¿y si ya no quería irse? ¿Y si quería quedarse con él... permanentemente? No podría llevar al pelinegro con él siempre que partieran, y si lo hacía para empezar, se acostumbraría demasiado a él y después... no podría estar sin su presencia. Porque aunque no se vieran seguido a decir verdad, estar con Shin era algo muy común, era algo... algo natural, familiar... era cómodo.
-Sí, ya terminé... ¡si está delicioso, Shin! Si sobró podría comérmelo, pero no tienes que hacer... más... ¿eh? Te quemaste... ¿estás bien? ... ¿S-Shin?
Y ahora se le acercaba así, tan... insinuante...; notó cómo su calor aumentaba, y su corazón se aceleraba descontrolado con cada paso que daba más cerca de él; hasta sintió que le faltaba el aire cuando lo rodeó y lo empujó sin mayor esfuerzo. Cerró los ojos cuando lo acorraló contra el armario, y entre nervioso, atónito y confundido lo miró encogerse, hasta alcanzar la forma que tenía cuando él lo conoció.
-¿Algo... s-serio dices?
Su sonrojó aumentó al verlo ahí recargado contra su pecho; inconscientemente deslizó su mano hacia arriba en uno de los brazos del ahora pequeño, y tragó saliva. Cómo amaba su carita...
¿?
-E-espera, ¿q-qué haces?
Pero no ofrecía resistencia; no lo detenía, ni se quitaba. Tan sólo había apretado sus labios y miraba fijamente las manos contrarias pasearse por su entrepierna. Versiones más suaves y cortas del gemido que había dejado escapar anteriormente comenzaron a escaparse de nuevo; de nuevo frunció el ceño, pues sonaba demasiado agudo, pero no podía evitarlo... se sentía tan bien, y más... siendo con él... con Shin...
-Si-si nos escuchan... si nos escuchan n-no... ¿no te meterías en... problemas...?
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Mar Nov 05, 2013 3:03 am

Solía agachar la cabeza y aceptar todo lo que le dijeran, pero ahora pensaba agachar la cabeza solo para subirla con un fuerte cabezazo, o en su defecto, para meter en su boca cosas que le causaran placer.
Shin, en su forma original, no era más alto que un niño, de hecho: era un niño. Tendría 14 años, pero le llegaba a la mitad del pecho a Jack ¡era un enano! Su complexión así era delgada y menuda, no se veía amenazante para nada con ese único ojo rojo tan grande y con pestañas tan largas, la ropa había encogido con él y le quedaba perfecta, los guantes que usaba se habían ajustado a sus pequeñas manitas.

- Si… esto es un… regalo que quiero hacerte… una… bienvenida

Tidtubeóvarias veces, volteando a todos lados menos al rostro del licántropo. Lo extrañaba. Lo quería. Lo amaba. Se había enamorado con un placer masoquista desde que le había dejado ganar aquella batalla; el hecho de que le hubiera causado dolor le había gustado mucho, el que le hubiera gustado sin juzgar de infantil su apariencia demoníaca le había enamorado y ahora, verlo después de tanto tiempo de no poder más que pensar en él lo excitaba.
Amaba a ese hombre y sin duda su vida no tendría mucho sentido si no tenía a Jack a su lado, si no podía decírselo, al menos se lo demostraría con ese gesto amable de bienvenida, porque aquí, Jack lo desearía tanto como él lo amaba; Solo así el pirata no querría irse nunca de su lado.

- NO.

Dijo mientras bajaba la ropa de su amante, dejándola caer al suelo después de haber desabrochado su pantalón. Se sonrojó de inmediato al contemplarlo semidesnudo frente a él.. tan cerca de él, mejor dicho. La piel de Jack era muy blanca, suave… tragó saliva y cerró la boca, apretando los labios al ver por primera vez el miembro de su querido pirata. Si, era diferente del suyo, no, no se esperaba que pudiera verlo a la primera así tan… fácil.
Lo tomó entre sus manos con cuidado, todavía no estaba completamente erecto pero de eso se encrgarí rápidamente el demonio. Como ahora era tan solo un niño, a penas y alcanzaba a cubrir la longitud de aquella parte con sus dos manos. Lo tomó así pues y lo acercó a sus labios, dudó por unos minutos en hacerlo porque no sabía cómo hacerlo, pero empezó por besarlo tiernamente, restregándolo contra sus mejillas un par de veces, como si fuera un gato contra la mano de su dueño.

- Porque éste lugar es mío… No hay mayor autoridad aquí que la mía.

Adoraba, sin embargo, tener completo control de las situaciones.

Shin pasó de besarlo tiernamente a meterlo en su boca lentamente, acariciándolo todavía con sus manos para despertarlo por completo. A veces se lo sacaba de la boca y lo lamía tímido, pasando su lengua por sobre la punta y humedeciéndola con su saliva, no podía meterlo del todo en su boca porque no cabía debido a su tamaño que ahora, con las nuevas caricias, aumentaba. Pero lo seguía besando y lamiendo, comenzando también a extender su lengua a lo largo de ése pedazo de carne, llegando hasta la base y lamiendo con timidez los testículos o la piel de su abdomen, dependiendo de dónde llegara su boca al recorrer el largo de aquél falo. Su saliva comenzaba a chapotear y producir sonidos viscosos, por lo que regresaba hasta la punta y lentamente se lo metía en la boca, no todo, a penas y la mitad, pero esa misma parte que introducía en su húmeda boca la succionaba con dedicación, moviendo su lengua dentro de su boca para acariciar con ella la sonrosada punta del miembro de su amante.

Lo bueno era que no tenía que agacharse mucho, su estatura le permitía estar de rodillas frente a Jack con toda la comodidad del mundo.

- ¿Ne?... ¿Así esta bien?

Preguntó tímido, sin poder mirarlo a los ojos.
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Jack Russell el Jue Nov 07, 2013 6:15 am

Podía claramente sentir... la suavidad de sus manos incluso a través de su ropa... ¿o quizá eran imaginaciones suyas? Quizá sus solos sentimientos hacia ese muchacho le hacían imaginar cosas... en cuyo caso ¿qué más daba? Si lo que sentía por él era capaz de engañar a sus sentidos, ¿qué podía importar más...?

Y... que ahora que lo pensaba... ¿qué tanto sentía por él?

En esos momentos, Jack tenía sus manos apretadas en fuertes puños, recargadas ambas de lado contra la pared, igualmente con fuerza. Tenía de igual forma sus ojos cerrados, y la vergüenza de escucharse gemir tan agudo le hacía mantener los labios decididamente juntos. Adoraba a Shin, tanto pequeño, como lo había conocido, como adulto, tal como lo había encontrado al volver. Pero tenerlo así, llegando a penas a la altura de su pecho, y dejándose hacer por él así, lo emocionaba más; aceleraba más su pulso y su respiración. Él también quería tocarlo; recorrer su pequeño cuerpo con sus propias manos, gemir... gemir juntos... pero por alguna razón tonta que le molestaba (en parte razón por la que contenía los suyos) no se atrevía a hacerlo. Quizá porque era la primera vez que experimentaba algo tan íntimo, o simplemente, y más seguramente, porque era simplemente Shin. En ese momento, al pensar de nuevo en su nombre, en que era por él por quien estaba así, se estremeció una vez más y dejó escapar un gemido más fuerte.

-¡Ah~! S-Shin... -pero ni siquiera notó que bajaba su ropa hasta que sintió demasiado frío allá abajo, en comparación con la temperatura que su cuerpo solo había estado elevando. Y al notar su parte más íntima totalmente al descubierto de los grandes ojos rojos de su adorado Shin...

-¡! ¡Shin! ¡¿Q-qué--!? a-ah... espe-espera... -casi no logró emitir sonido para esa última "queja", pues los suaves labios del pelinegro recorriendo tímidamente su miembro no le permitieron seguir. Estaba demasiado avergonzado, pero se sentía... tan bien, era tan... maravilloso... Pronto no pudo seguir manteniendo su boca cerrada; comenzó por morder su labio inferior como último intento, aun con sus ojos cerrados, mientras le rozaba con sus mejillas el pequeño, y por fin el aire que le faltaba fue suficiente para entreabrir su boca cada vez más, hasta que sintió la húmeda y pequeña boca cerrarse alrededor de su miembro. Un gran gemido cual suspiro se le escapó; quiso llevar su mano a su boca para contener otros venideros pero simplemente no podía controlarlo: su lengua recorriéndolo con esa misma timidez de antes, en cada parte de su intimidad, las succiones, ¡todo! ¡Era demasiado para él!

-Ah, Shiiin... -fue su "respuesta" a la pregunta que le hizo el demonio; su espalda se arqueaba con las olas de placer que subían por ella; su cabeza se iba hacia atrás, sus hombros se elevaban demasiado por las fuertes respiraciones que hacía, ¿y desde cuándo hacía tanto calor en la habitación? Por fin, inconscientemente, sus caderas comenzaron a moverse de atrás hacia adelante, buscando que la pequeña cavidad cubriese más de lo que hacía a su ya duro y erecto miembro...
avatar
Jack Russell
Licantropo

Licantropo

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 17/09/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Shin el Sáb Nov 09, 2013 5:34 pm

Su excitación comenzaba a aumentar, quizás porque aparentemente lo estaba haciendo bien, quizás porque podía mezclar sentimientos carnales con emociones meramente espirituales. Shin lo amaba, más que cualquier otra cosa en el mundo y ahora podía demostrárselo como harían los humanos, con besos y caricias aunque no fuera en su boca, aunque fueran besos húmedos y en otra parte de su cuerpo, ahora podía demostrarle lo mucho que lo quería y escuchar a su vez, de sus propios labios lo mucho que Jack lo quería.

Si no, se hubiera quitado ¿no? Digo… no era más fuerte, pero era más grande. Si no le gustaba lo que le hacía se hubiera hecho a un lado salvajemente… si no le gustaban esas caricias no estaría gimiendo tan… agudo. No estaría temblando ni se emocionaría igual que el pequeño demonio. No, aquélla felación no traía ningún placer evidente o físico para Shin, pero escuchar los gemidos de su amante, sentirlo excitarse dentro de su boca, ESO le llenaba de lujuria y aumentaba su emoción, quería probarlo más, quería besar cada parte de su cuerpo, quería que Jack lo besara también, lo acaricicara… lo sostuviera igual que él hacía. Obviamente no podía con tanto de momento, si él estaba nervioso, no se imaginaba cómo se sentiría el licano y como no podía voltear a verlo, solo eso le quedaba: la imaginación.

- No puedo esperar…
Confesó cuando el otro habló, no sabía cómo se hacía pero sabía que quería hacerlo.
Cuando escuchó a su licántropo gemir más fuerte casi pudo sonreír aún teniéndolo entre sus labios, movía su cabeza rápidamente de arriba abajo con el miembro de su amante todavía metido en su boca, succionándolo mientras hacía esto y acariciando sus piernas, más bien sujetándose de ellas para no irse de lado, salivando demasiado pero disfrutando de escucharlo así, de sentirlo temblar en el interior de su pequeña boca. Tragaba con habilidad la saliva que sobraba, no por nada le llamaban a su tipo “devoradores”, pero pronto en aquella inusual mezcla pudo saborear otro tipo de esencia además de la de su saliva… algo salado y más pegajoso que… ¿salía del miembro de su Jack?

Se lo sacó de la boca y lo contempló un momento, sin dejar de masturbarlo, acariciándolo con su mano y reproduciendo los movimientos que hiciera con su boca mientras lo observaba sorprendido. De la punta ligeramente rosada de aquél pedazo de carne salía un líquido casi transparente, muy pocas gotas a penas que indicaban lo bien que se sentía para el lobo aquellas caricias.

Así que Shin se decidió, creció de nuevo y ahora aquél pene cupo completamente en su boca; Sostuvo las piernas de su amante para evitar que cayera si le faltaban las fuerzas y acarició con sus manos húmedas su trasero, suspirando emocionado de saber que, si todo seguía bien, si todo seguía como iba, pronto el licántropo alcanzaría un merecido orgasmo que sería su regalo de bienvenida. Movió su cabeza a la par que él sus caderas, metiendo completamente aquél falo en su boca, que como ahora era más grande, podía abarcarlo a la perfección. Pero no se quedó ahí, siguió lamiéndolo en el interior de la misma, siguió succionando y comenzó a jugar con sus testículos, cada vez más rápido, pero alternando las velocidades con una tortuosamente lenta.
- Mmmnn~ Jack…
Se relamía a veces, cuando el tiempo le sobraba para sacar el miembro del licántropo de su boca y limpiars el exceso de saliva con el dorso de su mano.
avatar
Shin
Demonios

Demonios

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 19/09/2012
Localización : Cerca del puerto...

Volver arriba Ir abajo

Re: Con amor para ti~

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.