photo bienvenidos.png
¡Hello,Invitado!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

 photo ultimostemas-3.png
Últimos temas
» Con amor para ti~
Sáb Nov 09, 2013 5:34 pm por Shin

» Reglamento Obligatorio
Lun Abr 01, 2013 11:40 pm por Shiki

» AnshiGraphics || Afiliacion Elite
Vie Mar 08, 2013 3:02 pm por Afiliador

» PRIMER CENSO ANTES DE LA RE-APERTURA!
Vie Mar 08, 2013 2:23 pm por Areila Schneewittchen

» IMPORTANTE....Un tema para todos
Vie Mar 08, 2013 3:13 am por Amaimon

» Tras una simple mascara...
Miér Ene 23, 2013 7:08 pm por Invitado

» owo
Dom Dic 16, 2012 10:28 am por Galatea

» ...::¿Qué estás escuchando?::...
Lun Dic 10, 2012 7:09 pm por Invitado

» Un dia mas.... {Privado}
Lun Dic 10, 2012 6:44 pm por Invitado

» The Black Queen... [Priv Lucius]
Lun Dic 10, 2012 5:58 pm por Invitado

 photo quienestaenlinea2.png
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Lun Jun 24, 2013 9:17 am.
 photo nuestrostaff.png
○Para contactar cliclea sobre la imagen○
 photo ambientacion.png
El invierno es la estación más fría del año, y sus características son inevitablemente definidas en contraste con las otras estaciones del año: ya que durante los días invernales las temperaturas son más bajas y hay menos horas de luz solar. Estas características se acentúan a medida que nos alejamos de los trópicos y nos acercamos a los círculos polares. En algunas regiones del planeta, según su latitud, altitud y determinadas condiciones meteorológicas, se puede observar la caída de nieve.
 photo foroshermanos-2.png
 photo elites.png
•Elite•
 photo A.png  photo porpost.png
 photo copy.png Licencia Creative Commons
Forbidden Lovers por el Staff se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
obra de >LUCIUS&GALATEA<<"" Los diseños proporcionados por ANTHONY&LUCIUS >>Son de uso exclusivo para forbidden lovers<<
forbiddenlovers.spanishforo.com
.  photo forfinal.png

~Historia~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~Historia~

Mensaje por Galatea el Mar Jul 03, 2012 6:27 pm




Dicen que en el principio no había nada más que él. Dicen que su mano fue la que dio vida a todas las cosas en el Universo y al mismo Universo junto con las criaturas que lo ayudarían con su causa y a las cuales más tarde dejaría a su libre albedrío tras la traición de unos pocos que pasaron a formar parte de la otra cara de la moneda. No tienen ni idea... ellos no estuvieron en el principio como yo.
En un principio sólo éramos dos... dos cosas, pues no podíamos ser descritos de manera coherente, dos cosas colgando en medio de la nada... y ya desde el principio mirándonos sin vernos realmente, con odio, con temor... con amor. Por supuesto por aquel entonces no sabíamos el nombre de lo que sentíamos y, de hecho, sencillamente no sabíamos absolutamente nada, pues era la nada lo que lo ocupaba todo... todo menos a nosotros arropaba.
Creo que fue entonces cuando avanzamos el uno hacia el otro. Algo negro contra algo blanco... en el vacío colisionamos, provocando una explosión que lo cubrió todo de múltiples colores, colores que jamás habíamos visto y que ahora ni siquiera tienen nombre, ya que han sido largamente olvidados. Y así, en un instante... Luz y Oscuridad, Oscuridad y Luz... nacimos de verdad.

El principio fue realmente complejo, no sé cuántos años nos llevó darnos cuenta de que los colores a nuestro alrededor evolucionaban formando otras cosas... con forma propia. Lo que podríamos llamar como nuestra "mente" se expandía por todo aquel espacio, haciendo cosas por su cuenta sin que nosotros nos diésemos cuenta alguna, creando galaxias, planetas, dimensiones... todo a nuestro alrededor comenzó a tomar forma y, en algunos casos, también vida.
Fue precisamente esa vida, retazos minúsculos que sin embargo no podían escapar a nuestra observación, la que nos llevó a sentir por primera vez lo que ahora se conoce como "curiosidad". Esa curiosidad nos arrastró casi sin darnos cuenta sobre un lugar especialmente minúsculo en el basto Universo que habíamos creado, y también de forma totalmente inconsciente nuestras inconmensurables existencias tomaron una forma definida, por supuesto imperfecta, primigenia. Nuestros subconscientes tan sólo tomaron como modelo las criaturas que habíamos creado en aquel tiempo, y éstas no dejaban de ser bestias deformes y totalmente imperfectas, abocadas a la extinción.

Para nosotros sólo había sido un brevísimo instante, si es que por aquel entonces sabíamos lo que era el tiempo, pero realmente no éramos conscientes de que en aquel diminuto planeta habían pasado ya siglos desde su creación. Aún así... aprendíamos rápido... imposiblemente rápido y, aunque nos costó, terminamos por conjurar las proporciones de nuestra mente dentro de un sitio tan ínfimo como aquellos cuerpos diminutos.
Así que sí, mis pequeños... si estáis leyendo esto sabréis que el primer Demonio del Universo tomó parte en su creación... y tuvo como primera apariencia la de un ridículo reptil gigante. Nuestro papel, sin embargo, comenzó justo después de que él y yo tomásemos forma; en el mismo momento en que confinamos nuestra mente y fuimos conscientes de lo que éramos... nuestras verdaderas misiones nos fueron reveladas. Si queríamos mantener nuestra creación viva debíamos mantener la balanza del equilibrio en su sitio... continuando con nuestra lucha, él creando, yo destruyendo.

Ese mutuo odio que sentíamos nos hizo fácil proseguir con la batalla, ahora sin duda a una escala infinitamente más pequeña, pero al mismo tiempo no podíamos dejar de sentirnos confusos por aquel otro sentimiento que nos embargaba... aquella atracción el uno por el otro... no sabíamos a qué se debía, y ni ahora sé la respuesta de aquello... pero lo cierto era que nos amábamos tanto como nos odíabamos.
Aún así, nunca sucumbimos ante aquel sentimiento extraño. Luchamos, y seguimos luchando... pero ahora que éramos conscientes del paso del tiempo llegó un momento... en el que empezamos a sentirnos solos. Sin duda fue ese el momento en el que decidí que os crearía, hijos míos, después de todo no fuisteis más que un capricho... pero más os vale ser agradecidos. Nacisteis los primeros de mi sangre cuando aquellos seres primigenios fueron destruídos totalmente por fenómenos naturales que asolaron el planeta, precisamente cuando nada había, yo os traje al mundo... al igual que él les trajo a ellos, más seres a los que odiar y amar al mismo tiempo, aunque sin duda con muchísima menos intensidad que a él.

Ese fue el comienzo; con el paso de los siglos aparecieron los humanos, y de ellos creé a los vampiros y a los licántropos usando mi poder en estado puro sobre los mortales... seguramente si se enterasen de que nacieron de los humanos se sentirían más que asqueados, al menos los vampiros, claro, seguramente los licántropos ya se lo imaginan a estas alturas.
Seguramente os estaréis preguntando qué pasó con la guerra personal entre él y yo... bueno, en ningún momento se detuvo, pero en vista de que los humanos eran demasiado delicados, decidimos crear otros planos y dimensiones en aquel mismo planeta al que habíamos descendido en un principio. Supongo que de allí nacieron las leyendas del Cielo y del Infierno... Gehena en realidad no es más que parte de mi cuerpo, un mundo paralelo de la Tierra que representa los valdíos y el sufrimiento de mi ser... toda su oscuridad y destrucción. Es increíble, pero logré crear algo más a parte de a vosotros sin la ayuda de él, así como él creó Vaelan sin mi ayuda...

La guerra siguió entre nuestros respectivos mundos; a veces ellos venían a por nosotros, otras nosotros penetrábamos en su angelical santuario... en verdad nunca había ningún vencedor; ellos morían, vosotros moríais... y ni él ni yo podíamos matarnos respectivamente, sólo herirnos una y otra vez. Unas veces él me hacía entrar en el Sueño, el estado en el que me sumo cuando soy "herido de muerte", otras veces yo lo sumía a él en ese estado... en todos los casos cada cual desperdigaba el caos o el bien respectivamente y con rapidez mientras el otro estaba fuera de combate, y al despertar nuevamente equilibrábamos la balanza deshaciendo lo que el otro hubiese hecho. En verdad eso nunca me preocupó... después de todo tanto vosotros como yo éramos "felices" de esa manera... matar ángeles, poder verles... era todo confuso, pero a la vez mágico. Así nos mantuvimos... hasta un día en que todo cambió sin que ni él ni yo pudiésemos verlo venir.

Ocurrió en Gehena... todo el batallón de ángeles había sido exterminado, vosotros no podíais hacer nada contra mi rival, de modo que os envié lejos... nos quedamos solos y comenzamos a luchar. Todo a mi alrededor estaba en llamas, mi fuego trataba por todos los medios de quemar su pálida piel y sus esponjosas alas... mis garras trataban de desgarrar aquel bello rostro y destruír su luminosa existencia...
¿Cómo ocurrió? No sabría decirlo... de repente mis garras encontraron carne, y sin dudar hice saltar aquella sangre plateada. Él cayó derribado contra una roca negra de Gehena... yo me alcé sobre él victorioso, sin pensar en otra cosa más que acabarlo ya para que no le diese tiempo a regenerarse y así tener unos cuantos años para sembrar el caos por la Tierra a placer antes de que volviese a despertar...
Intentó levantarse. Lo clavé con mis espadas a la roca, ambas manos abiertas en aquella cruz que se había empeñado en que fuese su símbolo. Sus ojos furibundos me dijeron que apreció correctamente la ironía... era un momento tan dulce... tan dulce que, cuando me acerqué a él, cuando me arrodillé sobre él para atravesarle el estómago con mi mano... inspiré.
Realmente podía ser una tontería... pero nunca antes había inspirado el aire que le rodeaba... nuestras luchas eran tan intensas que jamás había hecho más que gritar, rugir o jadear en su presencia... éramos demasiado rápidos como para detenernos el uno cerca del otro más de un segundo... estoy seguro de que él tampoco había respirado el aire de mi alrededor nunca, lo sé... recuerdo su cara cuando, al verme mirarle anonadado, hizo lo mismo que yo... y compuso exactamente la misma expresión.
Sin poder controlarme casi, sin razonar ni pensar más en el caos o siquiera algo tan nimio como el mundo... lo desclavé de la roca al instante, lanzando mis espadas lejos y volviendo mis garras manos... sin darme siquiera cuenta mi cuerpo tomó forma humana como el de él, y mientras veía apenas por el rabillo del ojo sus heridas cerrarse, utilicé aquellas manos casi totalmente nuevas para mí para acariciar por primera vez un cuerpo...
Su olor me había vuelto loco... pero el tacto de su piel hizo que la cordura se alejase aún más de mí. Él por su parte sólo empezó a respirar con intensidad, sin quejarse o resistirse...

Aquella fue la primera vez que me dejé llevar por aquel sentimiento que jamás esperé que tomase control de mi cuerpo... ese amor que había sido ignorado debido al odio... aquel día tanto él como yo marcamos nuestro destino, aunque eso ni siquiera nosotros lo supimos hasta que todo estaba a punto de concluír...
Despues de aquello volvimos a luchar... pero nunca ninguno fue capaz de volver a asestar un golpe mortal... de alguna manera siempre terminábamos igual. Al estar el uno sobre el otro nuestra mente nos decía "acaba con él", pero nuestro... ¿qué? ¿Corazon? ¿Instinto? Qué se yo... algo nuestro nos decía "inspira"... y después de dejarnos llevar una vez por aquel delicioso aroma... por aquel delicioso pecado... ya no pudimos negarnos a esa voz tentadora. Juntamos nuestros cuerpos y nuestras almas de aquella manera no destructiva durante un sinfín más de veces... ni vosotros ni sus hijos os enterasteis nunca de eso... nunca fuisteis conscientes de lo que habíamos terminado siendo... pero otros sí se percataron.
La balanza estaba equilibrada, pero al parecer tanto la parte de mí que había originado Gehena como la parte de él que había originado Vaelan no estaban de acuerdo en ese punto... ambos tenían voluntad propia, algo que ni él ni yo habíamos detectado, y por cuenta propia decidieron crear dos nuevas Fuentes de Luz y Oscuridad para que nos suplantasen y representasen como debían al Bien y al Mal.
Esos dos son como autómatas... supongo que en un principio es lógico, al igual que supongo que cuando entren en contacto con los seres humanos adquirirán sentimientos propios... pero sin duda ahora no son más que dos máquinas creadas con el único propósito de destruírnos...

Fuimos tan ilusos... creímos que con nuestro poder combinado ellos trabajando por separado no podrían hacernos frente... pero nos equivocamos totalmente. Incluso peleando al mismo tiempo entre ellos cuando uno se cruzaba en el camino del otro ni siquiera pudimos hacerles un rasguño... todas las heridas que recibieron y rápidamente regeneraron se las hicieron el uno al otro.
Heridos como nunca en nuestra vida pero sin la posibilidad de dormir en el Sueño, nos retiramos a este lugar en el que ahora escribo mis últimas palabras... es una suerte que escriba infinitamente más rápido que cualquier mortal... sino no habría podido escribir en este poco tiempo toda mi historia resumida...
Durante unos míseros años mortales pudimos probar el verdadero sabor de eso que llamáis felicidad... durante unos míseros años mortales nos amamos el uno al otro y compartimos nuestras existencias... pero me imagino que es regla universal que todo lo bueno debe acabar. Somos inmortales... y sin embargo sé que voy a morir a manos de esa mujer, así como él sabe que va a morir en manos de ese hombre. Lo somos todo... y no somos nada frente a ellos. Sé que cuando nos abran como dos caparazones vacíos dejaremos escapar nuestra esencia, de la que ellos se apoderarán... sólo espero que, al menos, algún día ellos se vean también atraídos el uno por el otro y, esta vez, acaben con Gehena y Vaelan antes de que sea tarde y el ciclo se repita... confío en que, algún día, ella encuentre en el fondo de su alma estas palabras que absorberá con mi muerte... a pesar de que sea mi ejecutora le deseo la felicidad que a mí me va a ser arrebatada... supongo que eso es la prueba definitiva de que me he vuelto blando...
En verdad os compadezco... tanto a vosotros como a sus hijos, a los mortales y a esas subrazas que creé... si ella no descubre esto y cae en lo mismo que yo... sufriréis de nuevo mucho más que nadie... aunque no... estoy mintiendo, no os compadezco. Puede que no sea tan blando... jeje...

Bueno, este es el adiós. Supongo que ella se volverá vuestra Reina y seguirá la lucha... suerte con ella, es un maldito monstruo...
Ya viene a por mí... maldita sea, es insultante que derribe nuestras barreras tan fácilmente... os dejo, hijos míos... tengo que despedirme de mi amor...



El discurrir del tiempo es distinto en Gehena y Vaelan, por lo que para ángeles y demonios han pasado más de cinco mil años desde que hubo un cambio de reinado, mientras que todo eso únicamente se desarrolló en mil años en la Tierra. Demonios supieron claramente que Galatea, la que sería conocida como la Reina de Sangre, había asesinado a su antiguo líder; ángeles sin embargo fueron informados por su indiferente nuevo monarca de la definitiva muerte durante su Sueño de su predecesor... después de todo el bien no podía honrar a un líder que había matado sin razón aparente al anterior. Por motivos de seguridad, de hecho, la información de haber asesinado a la antigua Fuente de la Luz fue borrada de la mente del Rey Kalel, así como el haber visto matando a la Luz de los Ángeles fue borrado de la mente de Galatea.

Justo después del asesinato de los Creadores, tanto la Reina como el Rey pusieron en una "cuarentena obligatoria" a todas las poblaciones angélicas y demoníacas en sus respectivos mundos para reafirmar su mandato y comenzar a darse a conocer entre los suyos para, cinco mil años después, reabrir sus puertas y saltar de un mundo a otro luchando de nuevo entre ellos.
Mil quinientos años humanos después de la reapertura de las Puertas de Gehena y Vaelan, tanto Galatea como Kalel ya habían desarrollado una personalidad propia... y como había previsto Lucifer, ambos fueron tentados para establecer una tregua... aunque fuese muy diferente a la que había ocurrido hacía tanto tiempo.

Dos de los arcángeles de Kalel lograron convencerlo de que al menos intentase hacer una tregua con la sanguinaria Reina de los Demonios, y a manos de un vampiro conocido por la diablesa el trato fue dado a conocer a Galatea.
Durante todo aquel tiempo tanto Galatea como Kalel habían sentido algo en su interior que les había refrenado para no ir a la batalla en las múltiples guerras que habían librado ángeles y demonios... sin embargo por primera vez superaron aquel impedimento y fueron a encontrarse... sin embargo algo ocurrió.

Vampiros y licántropos iniciaron una guerra en la Tierra, encubierta, pero igualmente peligrosa, que amenazaba con aniquilar a los humanos en cualquier momento en que se descontrolase. Kalel acudió de inmediato... pero Galatea fue más rápida. El cuerpo destrozado del líder de los vampiros yacía en el suelo del sangriento campo de batalla cuando la encarnación de la Luz apareció, y un imponente señor de los licántropos temblaba como un indefenso cachorrillo frente a la imponente figura de un demonio... que a ojos de Kalel pareció la criatura más bella y fascinante del Universo.
La Reina sonreía con la muerte pintada en sus labios... sin embargo cuando sus ojos llenos de una brillante oscuridad verde se toparon con los luminosos del contrario... su sonrisa se borró. Todo pareció detenerse los escasos segundos que las miradas de aquellos dos titanes se cruzaron.
El hombre lobo escapó. Galatea y Kalel se dieron la espalda y se marcharon del campo de batalla sin intercambiar una palabra.
Al día siguiente Galatea se proclamó Reina de los Vampiros, añadiendo aquel título al ya más que conocido de Reina de los Demonios, y aceptó el acuerdo del vampiro Lucius, accediendo a crear una tregua con los ángeles... y decidiendo al igual que Kalel ir a aquella ciudad del vampiro que tanto entretenimiento en sustitución de la guerra le había asegurado. No influír en el mundo activamente... aquel era el trato. Nada de pandemias, nada de masacres... así como tampoco nada de milagros o paz mundial. Libre albedrío y no intervenir...

Ahora la guerra entre criaturas sobrenaturales se sucede en un diminuto emplazamiento del mundo, un lugar donde las dos razas más poderosas del Universo conviven con dificultad y no pocos conflictos... esperando con tensión al momento en que la Reina de Sangre se canse de lo que Lucius puede ofrecerle y retome su juego de destrucción y muerte... sin saber nadie más que un solitario lobo el significativo intercambio de miradas que vio realizarse entre un monstruo y un santo...

Galatea
Galatea

Galatea

Mensajes : 127
Fecha de inscripción : 25/06/2012

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.