photo bienvenidos.png
¡Hello,Invitado!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

 photo ultimostemas-3.png
Últimos temas
» Con amor para ti~
Sáb Nov 09, 2013 5:34 pm por Shin

» Reglamento Obligatorio
Lun Abr 01, 2013 11:40 pm por Shiki

» AnshiGraphics || Afiliacion Elite
Vie Mar 08, 2013 3:02 pm por Afiliador

» PRIMER CENSO ANTES DE LA RE-APERTURA!
Vie Mar 08, 2013 2:23 pm por Areila Schneewittchen

» IMPORTANTE....Un tema para todos
Vie Mar 08, 2013 3:13 am por Amaimon

» Tras una simple mascara...
Miér Ene 23, 2013 7:08 pm por Invitado

» owo
Dom Dic 16, 2012 10:28 am por Galatea

» ...::¿Qué estás escuchando?::...
Lun Dic 10, 2012 7:09 pm por Invitado

» Un dia mas.... {Privado}
Lun Dic 10, 2012 6:44 pm por Invitado

» The Black Queen... [Priv Lucius]
Lun Dic 10, 2012 5:58 pm por Invitado

 photo quienestaenlinea2.png
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Lun Jun 24, 2013 9:17 am.
 photo nuestrostaff.png
○Para contactar cliclea sobre la imagen○
 photo ambientacion.png
El invierno es la estación más fría del año, y sus características son inevitablemente definidas en contraste con las otras estaciones del año: ya que durante los días invernales las temperaturas son más bajas y hay menos horas de luz solar. Estas características se acentúan a medida que nos alejamos de los trópicos y nos acercamos a los círculos polares. En algunas regiones del planeta, según su latitud, altitud y determinadas condiciones meteorológicas, se puede observar la caída de nieve.
 photo foroshermanos-2.png
 photo elites.png
•Elite•
 photo A.png  photo porpost.png
 photo copy.png Licencia Creative Commons
Forbidden Lovers por el Staff se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
obra de >LUCIUS&GALATEA<<"" Los diseños proporcionados por ANTHONY&LUCIUS >>Son de uso exclusivo para forbidden lovers<<
forbiddenlovers.spanishforo.com
.  photo forfinal.png

Tras una simple mascara...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Mar Ago 07, 2012 11:31 am

Desde aquel día que su virginidad desapareció el joven Anthony se dedico a “experimentar” primariamente con objetos variados dentro de su “cuarto especial”. Aun los hombres que trabajan en su mansión le parecían demasiado feos y ningún interés despertaban de parte del rubio morboso. La primer noche esa que llego a la mansión fue recibido por una de las criadas, aunque en cierta forma se había quedado con mas ganas de aquel hombre, descargo su lujuria sobre la mujer en la cocina, una de las empleadas que solía aceptar su morbosidad y ceder ante las tentaciones propuestas por el joven rubio, al terminar sobre el rostro de la joven criada le pidió que le prepara el baño, aunque el olor a sexo que en su cuerpo parecía impregnado no le desagradaba no quería irse sucio a dormir sobre su cama vestida siempre de suaves telas, espero apacible que la bañera estuviera llena, la mujer sabia que si el no tenia intensiones que ella buscara mas sexo seria un problema por lo que se retiro educadamente cerrando la puerta del baño, a lo que Anthony se quito la ropa y la dejo esparcida en el suelo entrando en la bañera tenia ese dolor intenso y exquisito en su interior, sentía como si una navaja lo hubiera cortado por dentro, pero le gustaba…

El segundo día fue como cualquier otro, como no había hombres con los cuales deseara experimentar nada, por lo que por el momento su búsqueda de experimentar con aquello nuevo que había probado se basaba únicamente en la utilización de artículos de formas similares y tamaños diferentes, aunque se sentía bien, y siempre lograba alcanzar el momento del éxtasis no era lo mismo que aquella noche, obviamente no tenia un cuerpo abajo o encima, eso ya restaba muchos puntos, pero como amante natural del sexo sea como sea, siempre disfrutaba de las sensaciones que podía experimentar con su cuerpo, fueran conocidas o no.

El tercer día comenzó a pensar en salir de nuevo, no en ir a la catedral, si no a algún prostíbulo a buscar experiencias, mucho sentido no tenia ir al mismo lugar si lo que el quería lograr era una comparación, los gigoló eran experimentados, supuso que alguno debía de poder metérsela tan bien como aquel hombre…”Bhaal…” pensó en aquel nombre que había sonado con una voz suave y femenina, estaba en el balcón mirando el jardín las hermosas hileras de los rosales mientras el jardinero, un anciano muy amable, siempre estaba cuidándolas, el día estaba hermoso… y algunas mariposas revoloteaban cercanas a las rosas, el viento soplo con su amabilidad meciendo sus cabellos y acariciando su piel, eran momentos tranquilos donde no pensaba en nada, solo disfrutaba…

El cuarto día fue una aburrición completamente, no tenia ganas de experimentar con los objetos, mas bien se fue directo a morbosearse con dos de sus criadas, viéndolas tocarse y lamerse por completo en su cama mientras el sentado en un sillón frente a ella observaba lujurioso la escena, con esa sonrisa aguda ordenaba por momentos el que hacer de las doncellas atrevidas que parecían tomarle gusto a sus juegos, gemidos dulces, jadeos constantes y entrecortados, verlas en aquella posición frotando una con la otra sus entrepiernas lo hizo hervir terminando por unirse a la depravación que había sobre su cama, esa misma noche, su padre llegaba de un viaje, que fastidio era entonces que ahora debía de tener mas cuidado con sus juegos… odiaba tener que sentir que no podía hacer lo que quería cuando quería hacerlo.

Así que ese día fue aprovechado en su totalidad, todo tipo de escenas, la cocina, el baño, el jardín casi a ultima hora cuando nadie vería su juego, el ultimo fue una violación… una nueva criada a la que nunca le había puesto el dedo encima por el poco interés que la niña despertaba, pero bien, tenia que alimentarse para aguantar el tiempo que se quedara su padre en los que no podría jugar demasiado, así que tomo la joven y la encerró en uno de los cuartos, arranco sus prendas dejando a la vista sus hermosos senos, levanto la falda y con su mano alcanzo su entrepierna jugando con el clítoris mientras devoraba bestial sus senos, dejando marca por donde su boca pasaba, su mano la penetro, pero no importaba cuanto la joven gritara por ayuda… nadie la salvaría, todos los empleados que ya trabajan ahí conocían el precio de interrumpir a su amo, y perder un trabajo tan bien remunerado era una locura en la época. Momentos en los que tuvo que forcejear con aquella rebelde que no cedía a sus antojos, la puso boca abajo contra bien contra el piso, y por ser la primera vez con ella, le dio un trato especial, el mismo que el había recibido en la catedral, en vez de penetrar su vagina lo hizo por su recto, por lo que la joven gritaba enloquecida de dolor, las lagrimas brotaban sin control de sus hermosos ojos cafés mientras era violada brutalmente por el amo que acabo de lleno en su interior. Acomodo su ropa una vez se alejo de la chica que yacía en lagrimas en el suelo, y salio sin decir ni una palabra, cruzándose con una de las empleadas ya acostumbrada, le ordeno que la ayudara y la limpiara y esta obedeció mientras el se iba a bañar antes que su padre llegara

Las horas pasaban y su padre al fin llego, le había traído un regalo de su viaje, un nuevo violín hecho por artesanos de una ciudad muy lejana, el joven acepto el regalo con cierto desden y simplemente le dio la espalda para dárselo a la empleada que había violado ordenándole que lo llevara a su cuarto, por lo que ella enseguida obedeció… su padre intento entablar alguna charla pero el rubio no parecía interesado de nada, siempre cerrado en si mismo cuando su padre estaba cerca, simplemente por lo despreciaba y hasta asco sentía de él.

Conde: -Si te interesa hijo mío, en unos días daré un fiesta-

Anthony: -Que bien, invita a todos tus amigos de negocios pero no cuentes conmigo para quedar bien-

Conde: suspira –Entiendo, pero invitare a las familiar, quiero que comiences a tener amigos-

Anthony: -Como lo desee padre-

Esas fueron la única conversación de la noche entre padre e hijo, “Amigos… quien necesita eso… lo único que vas a darme son mas personas con quienes jugar…” pensó entonces el rubio que pronto se fue a su habitación a dormir, mas encontrando el violín sobre la cama, salio al balcón, comenzando a afinar las cuerdas y tomar la posición, rozando el arco firme y suave en las cuerdas del instrumento dejando entonces que los bellos sonidos inundaran la propiedad…

Entonces así el gran día había llegado, los empleados de un lado a otro corrían con los preparativos de la gran fiesta, el salón principal que era tan amplio había quedado impecable en decoración, hermosas telas doradas caían desde los grandes ventanales, una alfombra roja que bajaba de la gran escalera que llevaba al salón de fiestas, aun quedaban muchos detalles, pero todo se veía tan delicado y armonioso, su padre daba algunas indicaciones de lo que deseaba, mas Anthony simplemente tras despertarse fue con la hambruna a la cocina, donde la cocinera le preparo una delicia de desayuno que degusto en aquel mismo lugar mientras hablaba con la mujer sobre la vida, en realidad Anthony no era un mal amo como aparentaba para los nuevos, en realidad una vez que se lo conocía era casi imposible no apreciarlo, siendo que el niño se encargaba además de pagarles a ellos cuando su padre no estaba, muchas veces muchos de los empleados habían venido con alguna dificultad económica y desinteresado les daba el dinero diciéndoles que no necesitaban devolverlo, Anthony tenia esas cosas que solían confundir mucho a los nuevos, cuando tantas veces los ayudaba con algún trabajo domestico o incluso en las caballerizas y jardines, era como una doble personalidad que en realidad utilizaba para que no lo vieran venir, fácilmente se acercaba con su sonrisa y con amabilidad lentamente obtenía lo que deseaba por lo que le era conveniente también además para que sus empleados supieran guardar silencio de sus actividades, la fidelidad de la gente de clase mas baja se ganaba de esa manera.

Al terminar de desayunar entonces, fue al salón donde la fiesta se llevaría a cabo, mirando como quedaba mientras se boca masticaba el ultimo bocado, las invitaciones ya habían sido enviadas hacia unos días, ahora solo quedaban míseros detalles de poca importancia, comenzó a ayudar a los hombres a entrar las cajas con bebidas y otras cosas que se necesitaban para las fiestas, se subió a la escalera alta y comenzó a acomodar los detalles que veía a las alturas, desde la misma dio algunas indicaciones a las empleadas de que hacer, cuando el salón quedo perfecto ningún detalle quedo librado al azar, el lugar se veía hermoso a comparación de los días comunes donde se veía tan oscuro y solitario… ayudo a limpiar un poco, se notaba que no tenia nada que hacer en realidad, y cuando llego la hora fue a bañarse y a cambiarse, pronto los invitados llegarían a la fiesta tan estupida que su padre organizaba con intenciones buenas hacia él, pero que el mismo no sabia como agradecer, por que poco le importaba.

Así los invitados caían como lluvia, hermosas nobles con elegantes vestidos, jóvenes atractivos muy elegantes, y claro no podían faltas los viejos feos que eran sus padres… aunque alguna mujer mayor captaba la atención con un aspecto mas jovial… el ya estaba preparado, hermoso y elegante, soltó su cabello para la ocasión, con su traje de finas telas y colores oscuros que resaltaban sus ojos, lamentablemente no del modo que el quisiera, esa noche era húmeda, por lo que su ojo cambio de color, un ojo verdoso un ojo celeste… odiaba ver eso en su reflejo en el espejo, por lo que acomodo el flequillo de modo que tapara uno de sus ojos.

Pronto bajo a reunirse con su padre y los invitados, bajando la escalera con elegancia se robo los suspiros de las señoritas que le veían bajar tan campante y sutil, era claro que el llamaba la atención con su rostro aun cubierto por la mascara que llevaba, y sus excelentes modales, aun faltaban invitados pero la fiesta no esperaría por ellos, los invitados ya comenzaban a bailar en el centro del salón, algunos charlaban bebiendo del carísimo vino comprado por su padre, otros glotones comían por montones ningún detalle se le escapaba el veía todo en ese salón con un gran disimulo, analizaba a las personas desde los movimientos de sus manos hasta cada gesto en sus bocas, todo detalle descubría a esas personas cuando se oía que decían una cosa, pero esos gestos dictaban otras… se olía a muchos estafadores dentro de la fiesta.

Entonces invito a danzar a una dama, mirándola a los ojos co sensualidad, ella se ruborizaba ante aquellos ojos de doble color, y era que Anthony no se había dado cuenta que su cabello ahora descubría gran parte del ojo que tapaba, sus manos sostenían y guiaban a la doncella que cuando bajo la mirada aprovecho para ver los enormes senos saboreándose por dentro, entonces la música culmino, y el le regalo una reverencia, suspiro con pesadez alejándose de ella no tenia ganas de bailar así que fue hasta la mesa donde los bocados se servían, tomando uno y degustándolo. Esta noche no tenia nada de especial para el, era una noche aburrida donde la falsedad reinaba esta fiesta no necesitaba de mascaras pues ya todos los presentes las tenían impregnadas en sus caras y por sobre todos el era el mas falso en aquella fiesta.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Jue Ago 09, 2012 7:47 pm

La dulce sinfonía de los gritos ahogados en sangre y las filosas espadas rasgando la carne limpiamente se hacía eco muchas noches por las calles de la parte norte de la ciudad de Villa de Rose.
Un ángel extraviado... un humano que con la mala suerte del nefasto destino salía de copas o de putas... quizá algún demonio de aspecto prometedor... las Noches Negras daba igual quién fueses, cuál fuese tu estatus, tu raza, tu poder... si el Cazador Nocturno te veía y se encaprichaba contigo todo terminaba... y no precisamente rápido en la mayoría de los casos.
Pero como siempre, claro, surgían héroes que se creían lo bastante fuertes para enfrentar a la Oscuridad misma, lo bastante valientes para no tener miedo frente al demonio que le daba nombre a ese... instinto tan básico de todos los seres racionales.

Aquello no era más que una mayor diversión para Bhaal, aunque quizá un poco más corta que sus habituales... después de todo es difícil no aplastar a unas hormigas cuando éstas se empeñan en no dejarse capturar dócilmente.
Las cadenas a las que tanto se estaba acostumbrando a usar el Señor del Miedo resonaban en la noche nítidamente para atravesar la carne de los serafines que se atrevían a cruzar el río para tratar de salvar a las víctimas del Cazador, las garras del mismo empalaban sus angelicales cuerpos como si su piel, huesos y músculos no fuesen más resistentes que la mantequilla... sangre plateada llovía desde el cielo sin que los habitantes de la villa fuesen conscientes de lo más mínimo... al menos no todos claro.

Bhaal bien sabía que sus acciones traerían consecuencias... sabía que, aunque su Reina le permitía hacer aquellas cosas una vez cada cierto tiempo, ella misma le había explicado que tras ello tendría que castigarlo en persona para compensar a Kalel por el agrabio de haber asesinado a algunos de sus siervos estando en "tiempos de paz" para evitar que la guerra estallase... ella se lo había advertido, e igualmente él había aceptado con tal de poder hacer aquellas escapadas de vez en cuando. El placer de asesinar todo lo que desease durante una noche por el precio de una o dos horas de intensa y en absoluto piadosa agonía a manos de la Reina de los Demonios... mientras llevaba a cabo su sangrienta tarea le parecía un precio a pagar verdaderamente insignificante... durante la tortura ya era otra cosa, pero siempre terminaba volviendo a hacerlo... estaba en su naturaleza, después de todo.

El hombre vestido con inofensivas togas de monje y las amplias y fuertes manos cubiertas de sangre negra, roja y plateada dio un último salto para detenerse en uno de los tejados de la zona de mansiones, sujetándose tranquilamente de una de las cadenas que había terminado por clavarse sobre las tejas de aquel edificio.
Sus ojos miraron sin ver la brillante sangre argenta que se deslizaba lentamente por los eslabones de la oscura cadena... y entonces recordó un aroma... un tacto... un placer... y sonrió.
Saltó del tejado y cayó suavemente a la calle sin hacer ningún ruído. Las casi veinte cadenas que habían destrozado en distintos puntos adoquinado o tejas se desmaterializaron igual de rápido que habían aparecido sobre sus víctimas, haciendo que casi veinte cuerpos cayesen entre una lluvia de plumas y sangre. Un espectáculo sencillamente encantador. A Bhaal le subió la moral... y le hizo decidirse a hacer una visita a un amiguito antes de recibir el castigo de su Reina... que después de todo seguramente le concedería aquello a pesar de ser verdaderamente malvada. El sexo era el sexo, después de todo...

El resto de la noche lo dedicó a hundir los cadáveres en las sombras para hacerlos reaparecer en los sótanos de la Catedral de San Absalón, darles instrucciones a sus fieles perritos para que limpiasen el desastre y comenzar a arreglarse para la cita que próximamente arreglaría... en verdad no había mucho que preparar... de hecho no había nada, pero en verdad todavía no quería pasarse por la casa del noblecito en cuestión... le encantaba ser dramático... y como no podía ser de otra forma terminó por juguetear un poco con la mente de cierto viejo descarriado para meterle entre ceja y ceja la idea de un baile e máscaras...
En fin, él no era tan bueno elaborando planes como Casiopea o la propia Reina pero... se sintió bastante satisfecho por aquel pequeño truquito mental, más al escuchar en las sombras la apagada conversación padre e hijo... además de todas las vivencias del rubito al que iba a violar de nuevo desde el momento en que había dejado la catedral hasta ahora.

Aún así... salió de la mansión algo irritado. Le había echado de menos, sí... pero no todo lo que se esperaba... y aquello en verdad le molestó.

El gran día llegó... y pasó tan rápido como el demonio esperaba. La mañana se convirtió en medio día, el medio día se transmutó en tarde... y la tarde dio paso al esperado anochecer que vino acompañado de invitados... mareas y mareas de invitados.
Por supuesto el Diablo es discreto, por lo que no permitió que nadie lo viese... absolutamente nadie... al menos hasta que localizó a su presa entre todo aquel gentío.
Los moribundos rayos del sol en verdad lo favorecían... aunque al contemplar su ensangrentada belleza sobre aquel altar poco podía pensar que la luz ambiental podía mejorarlo.

- Unos pechos apetecibles... sin duda... -su voz surgió de entre sus labios cadenciosamente, con un ritmo propio que paralizó el cuerpo del muchachito a cuya espalda se encontraba- aunque si me preguntases... creo que me quedaría con el espectáculo lésbico de esas dos zorras que tienes como criadas... ciertamente inspirado, aunque aún te falta mucha clase... -comentó apreciativamente, inclinándose levemente sobre el cuello del chico para susurrarle aquellas últimas palabras en el oído.
Su frío aliento le impedía darse la vuelta para verle, pero la voz de Bhaal era inconfundible... una vez que la escuchabas por primera vez y sobrevivías para contarlo ya no podías olvidarla.
Fue entonces cuando su figura se hizo totalmente visible a la espalda del joven noble. Alto e imponente, el Abisal iba vestido con un traje de gala negro con ribetes plateados, infinitamente más elegante que cualquier hombre de los presentes en el salón de baile. Su máscara blanca con rebordes negros dejaba entrever apenas sus brillantes e hipnóticos ojos azules, y su liso cabello iba peinado hacia atrás y recogido en una pecheña coleta. Estaba arrebatador... pero no pensaba permitir que el principal interesado lo viese... por el momento.

- No sé por qué me da, sin embargo, que a pesar de todo lo que has hecho estos días... sigues echando en falta algo... y estás en cierto modo insatisfecho... ¿verdad, Anthony? -ronroneó en su oreja, lamiéndosela levemente bajo la abochornada pero atenta mirada de una de las criadas del noble, a la cual le había permitido verlos en aquella situación a propósito... quería que se le quedase marcado bien a fondo en la memoria cuán putita podía llegar a ser su amo... que no era otra cosa más que el esclavo de Bhaal.
Fue por eso que sin dudar un segundo, sonriendo contra el oído del otro, el Abisal deslizó una de sus manos por la espalda del chico... y la coló por dentro de sus pantalones, tocando piel desnuda hasta que dos de sus dedos contactaron con aquella zona que ya se había ocupado de marcar en otra ocasión...
- Dime... ¿has soñado con volver a sentir mi polla destrozándote por dentro...? -inquirió burlón, previniendo una contestación al presionar el ano del chico con aquellos dos dígitos, con rudeza y sin usar ninguna clase de lubricante logrando penetrarlo al instante con ellos, desde luego si no se había excitado lo suficiente con su aparición aquello le dolería... tanto y más perfecto.

La criada casi no podía cerrar los ojos del estupor y la excitación. Nadie más que ella los oía... nadie más que ella se percataba de lo que aquel hombre imponente y casi aterradoramente atractivo le estaba haciendo al muchachito que en comparación con su poderosa masculinidad parecía una frágil damisela.
- ¿Te gustaría que te diese de comer mi polla y mi leche como no pudiste probar en la anterior ocasión... putita? -siguió provocándole, metiéndole los dedos hasta el tope y empezando a moverlos en su interior, aún impidiéndole que se moviese más que para respirar, hablar y gemir- Bueno... al menos leche de la fuente... calentita y fresca... sé que con grumos de sangre y fría ya la probaste... pero no es lo mismo, ¿verdad que no? -sonrió disfrutando de la situación, tomando una de las manos del crío para llevársela hacia su propia entrepierna, donde su enorme erección se podía palpar a la perfección aunque no la pudiese ver siquiera- ¿Quieres saborear eso...? Aún me debes cierto reconocimiento... dime que soy tu amo y ruégame que te folle la boca y el culo e igual soy benévolo y te concedo eso... y más... -le propuso al fin, pasando aquella pequeña manita paralizada por todo lo largo de su miembro que había colocado ladeado dentro de sus panatalones para poder ir más cómodo (después de todo el tema del disimule no era complicado... podía hacerse invisible).

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Vie Ago 10, 2012 2:09 pm

La fiesta era un rejunte de todo tipo de personas, increíble pensar que estos pudieran convivir de aquel modo sin problemas en un mismo lugar, aunque las fiestas ocasionaban es generalmente, después de todo… todos parecían tan alegres disfrutando de la buena música y además de la comida y bebida servida, la misma que tanto trabajo le costo hacer a los empleados. En su mente no había mucho en realidad, las fiestas de este tipo le eran tan aburridas… que poco interés poseía en todo lo que allí había, claro que no podía dejar pasar que sus ojos se vieran encantados ante la belleza de alguna señorita o incluso la de algún joven apuesto que le tentaba y daba deseos de provocar para follárselo o que se lo folle, si ahora que se acordaba quería ganas mas experiencia en eso.

Pensar en esas cosas lo excitaba, incluso imaginar a los bellos seres que estaban allí completamente desnudos y en una orgia apasionada y alocada comenzaba a despertar todo su morbo, morbo que inevitablemente lo llevo a pensar en aquel hombre, aquel desconocido apasionado que le dio tanto placer en la catedral, todavía se preguntaba quien era aquel hombre, y si alguna vez podría verlo mas allá del placer brindado por aquel lo que mas curiosidad le causaba era saber como este vería. Aunque claro su activa imaginación llevaba claro a idealizarlo, un hombre joven, de buen aspecto, de rostro mas hermoso que cualquier otro, cabello corto pues nunca le gustaron los hombres de pelo largo, manos grandes y suaves, recordó el frío que aquellas tenían y se le erizo un tanto la piel, aunque pronto un chico rubio que paso por ahí interrumpió toda su imaginación, le miro el culo que danzaba en su caminata y comenzó a morbosearse otra vez con aquella orgia que pensó antes. Era algo que no podía controlar, como si fuera natural que su mente pasara de una escena morbosa a otra, tenia tanta facilidad para imaginar ese tipo de cosas que muchas veces ni el entendía como podía hacer eso.

Aun seguía parado cercano a una esquina, mirando la fiesta… o mas bien a los invitados que pensaba como manipular para conseguir sexo, con las damas no seria un problema, siempre ha tenido cierta ventaja en conquistar a niñas tontas que se terminaban entregando a sus antojos con mucha facilidad, el tema seria provocar a los hombres nobles… la idea de un hombre con un hombre solía ser aberrante para muchos de ellos, y seguramente muchos de los apuestos jovencitos que iban de un lado a otro dentro del salón no serian la excepción a aquella regla, quizás algunos al igual que el solo guardaban las apariencias, pero estaba seguro que ninguno terminaría por resistirse a sus juegos, tarde o temprano todos caían y comían de su mano, era algo que simplemente mantenía con gran orgullo al joven noble, que seguía analizando el comportamiento de quienes le interesaban, no seria difícil averiguar quien era quien, así que solo era cuestión de seguir viéndolos, aprender de ellos, y así saber como alcanzar su meta individual con cada uno, esta era la forma en que Anthony se divertía… además que era una costumbre que tenia con su hermana en las fiestas que sus padres organizaban en Bibury, la imagen de la rubia se apodero de su mente, pensando como seria si ella estuviera ahí en ese momento, los divertidos comentarios que se harían, tantas cosas que nunca mas volvería a tener, pero eso ya no lo deprimía alo menos no notoriamente…

Estaba a punto de abandonar la fiesta, pensó en salir al jardín, pero después vencido por el calor que su cuerpo comenzaba a experimentar decidió irse a su habitación, no podía no responder a lo que su cuerpo le pedía, y si quería sexo… lo tendría, pensó primero ir a buscarse a una de las criadas, quizás a la misma que había violado aquel día, tenia el culo apretado y eso le había dado mucho placer, además de esos gritos femeninos que pedían ayuda… ah si… eso lo calentaba mucho también.

Pero todos esos planes que se formaban en su cabeza quedaron en la misma nada cuando detrás de él una voz muy familiar se hizo escuchar, sus ojos se abrieron lentamente mientras su cuerpo fue recorrido por una electricidad desde los pies hasta el ultimo sedoso pelo de su cabellera, su corazón dio un brinco ante la ansiedad, y cuando quiso voltear a ver quien era reconociendo la voz por completo, no pudo moverse, estaba paralizado…

-¿Bhaal…?-

Susurro con una suavidad pronunciando su nombre, aquel que había oído de aquella voz dulce y femenina aquella noche, no había dudas que era su nombre… y ahora extrañamente caía en una situación parecida a la de antes, no podía verlo y no podía moverse, “¿Qué eres?”… se pregunto mentalmente mientras tragaba saliva y tranquilizaba su agitado ser que estaba realmente al borde de desesperación nuevamente, por momentos se le cruzaba por la cabeza rogar por el sexo de ese hombre por probarlo otra vez, y por otro momentos perder toda su educación y exigirle al menos que lo dejara verlo… ya eso le provocaba demasiada curiosidad como para seguir queriendo mantener aquella forma oculta de su saber.

Esa voz sensual y tan provocadora le llevaba a la locura y despertaba su entero y poderoso morbo, tan lujurioso se volvía, y este seria el segundo encuentro, aunque algunas dudas quedaban ahora y con su personalidad vería que estas se disiparan.

-¿Me has estado vigilando?... parece que el culito de esta puta te fue muy agradable….-

Impertinente se dirigió al Abisal, sin saber que este era uno, sin saber nada sobre aquel tema divino entre demonios y Ángeles, para el todo aquello no era mas que cuentos, metáforas, tonterías que se usaban para mantener en control a la humanidad, y lograr que esta hiciera lo que unos pocos querían nada mas. Sentir ese aliento rozar su piel, le hizo cerrar sus ojos, respirar muy lento pero profundo… su pecho se inflaba con el aire lentamente, muy lentamente con cada palabra que se pronunciaba con la sexy voz que le hablaba desde atrás… en el centro de su espalda una punzada helada se formo, cuando aquella mano tuvo contacto con ella y bajo hasta su trasero, su piel sentía aquellos dedos que ya lo habían penetrado.

-Yo también creo que aquellas dos son muy ardientes, ahora que se que me andas espiando me encargare de darte mejores espectáculos…-

Una sonrisa sutil y muy picara se formaba en su boca, o al menos en su mente, pues su cuerpo seguía paralizado, pero no sentía miedo… aquello lo excitaba, le calentaba tanto que incluso ya su miembro latía ardiente comenzando a erguirse y ponerse duro. La picardía le picoteaba el alma al sentirse centrado por aquellos dedos, mirando a la gente seguir su vida como si nada pudieran ver, lo que le pareció extraño pero dada la ocasión tan particular tan poco le importaba ahora su conciente estaba cegado por el intenso calor que Bhaal le hacia sentir con tanta facilidad.

-Amo mío, quiero su polla en mi boca, la quiero muy duro por mi culito, estoy ansioso por sentirlo dentro como la otra noche… -

Dijo en un tono medio de burla, complaciendo el deseo de aquel hombre aunque en su interior no lo reconocía como tal, en su mano la sensación del monstruoso pene duro del otro lo volvía loco, quería lamerlo… quería que destrozara su interior y abriera con esa bestia las heridas que le había dejado en aquel primer encuentro, aunque en algún lugar de su mente, muy en lo profundo, algo de miedo se sentía por ese extraño al mismo tiempo esa pequeña sensación de miedo lo terminaba por calentar mucho mas, todo era un juego, y mientras mas sensaciones se provocaran mas disfrutaría del acto ajeno, aunque si admitía que ese hombre de voz de tan deliciosa, dueño de un miembro tan exquisito tenia cierto poder sobre su persona… que rechazarlo era imposible… al menos hasta ahí era conciente de eso.

-¿Le gustaría jugar en mi habitación?-

Pregunto el joven rubio completamente apacible, no le molestaba de ninguna manera hacer aquello frente a tantas personas que parecían ciegos a lo que pasaba, incluso su padre que lo miro varias veces y como si nada siguió hablando con sus socios, pero había algo que nunca había hecho con otro hombre, un juego que siempre había codiciado poder hacer, el de vestirse con aquellos vestidos frente a otro y jugar con ello, ser follado llevando el vestido de su hermana frente al espejo… eso si lo calentaba demasiado ya que por ahora solo había sido una fantasía en su cabeza. Pero aunque aquel se negara no le importaría, ahí donde estaban estaba perfecto igual… y cualquier juego propuesto por Bhaal complacería la libido enorme del joven Noble que estaba al borde de estallar de tanto calor.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Lun Ago 13, 2012 5:48 pm

El escuchar su nombre de labios del mocoso de culito respingón le hizo sonreír a medias.
- Niño listo... -muy listo, de hecho, y observador, lo suficente para, a pesar de estar consumido por la lujuria y el placer, haber escuchado aquella voz... aunque claro, teniendo en cuenta la voz de quién era no resultaba extraño que la hubiese escuchado... después de todo no atender a la voz de la Reina era bastante complicado ni aunque así lo deseases.
- Veo que todavía me recuerdas... -comentó con un tono divertido. Era obvio que se acordaría de él... nadie podía olvidarle si es que era capaz de dejarle con vida- y veo que tu mente está tan ansiosa como tu cuerpo por recibirme de nuevo... -su sonrisa se amplió... y más al escuchar las osadas palabras del muchachito. Era sencillamente perfecto, tan sumamente entretenido... le empezó a follar con los dedos a buen ritmo, alzando una ceja tras su máscara blanca y mordiéndole la oreja de nuevo.

- Tu estrecho culito es sin duda una gozada de penetrar... más aún por el no poco sorprendente hecho de que fueses virgen... -sonrió tras llamarle de forma tan sutil y al mismo tiempo descarada "puta"- pero no me es necesario vigilarte para saber lo que late en tu lujurioso corazón... -añadió, su mano libre dejando de sujetar la mano del muchacho sobre su enorme miembro para acariciar la cadera del muchacho hasta pasar hacia adelante y colarse bajo las múltiples capas de ropa de la cintura para arriba del joven y así entrar en contacto con su piel, subiendo dentro de las vestiduras hasta tocar su pecho justo encima de su corazón palpitante... antes de desviarse para retorcer con cierta rudeza el pezón del muchacho- aunque creo que lo que más destaca en ti por sus latidos son tu culito y tu polla... ¿verdad, putita? -sin previo aviso añadió un tercer e incluso un cuarto dedo al penetrado ano del muchacho, con simples dedos ya comenzando a reabrir viejas heridas... en verdad no dejaba de ser un milagro que aquel niño siguiese teniendo ganas de hablar... otro punto más para él que le añadía morbo e interés a follárselo... su peculiar forma de resistencia era refrescante...

Bhaal podía oler desde aquella distancia la humedad y excitación de la joven criada que seguía mirándolos sin atreverse a irse o a hacer nada más, sus manos colocadas como un escudo ante su sexo que ya estaba chorreante y que no se atrevía a tocar aunque estuviese deseándolo. El demonio sonrió... aquello era muy divertido.
- Tu boca dice algo mientras tu mente piensa otra cosa... y ni tú mismo te das cuenta de que ya me reconoces como tu amo... porque ciertamente hay verdad en tus palabras al desear que llene de placer todos los agujeros de tu cuerpo... -rió levemente por lo bajo, sabiendo lo terriblemente excitado que el otro estaba a pesar de que aún no hubiese hecho casi nada- respecto a tus jueguecitos de muñeca... -adivinó, ladeando la cabeza para apoyarla levemente contra la cabeza del menor y susurrarle mejor...

Su frase no fue completada. Repentinamente y con rapidez sacó sus dedos del trasero del chico y su otra mano de entre sus ropas, bajó los pantalones del joven y sin dejarle que abriese las piernas, se girase hacia él o hiciese el más mínimo cambio de postura se bajó él mismo sus pantalones, enfiló su descomunal masculinidad con su insuficientemente dilatado agujerito y se presionó con brutalidad, metiéndosela entera en dos potentes impulsos mientras una de sus manos agarraba el cuello del chico como en la anterior ocasión, esta vez desde detrás, y la otra iba a agarrar también con rudeza el miembro de Anthony el tiempo que hacía que unos zarcillos de sombra se introdujesen por su glande mientras comenzaba a masturbarlo también con su mano. Aquella podía ser la técnica de masturbación más placentera existente... y nadie más que él podría proporcionársela a aquella hambrienta putita.
- Dime... ¿te gustaría que todo el mundo mirase para aquí y viese lo que realmente está pasando? -le susurró en su oído, manteniéndose quieto durante unos segundos con su miembro totalmente hundido en el trasero del muchacho y su pecho pegado a la espalda del rubio- ¿Qué te parecería que tu padre viese a su hijito como la puta que en realidad es? Totalmente duro y deseoso de más porque un completo desconocido tenga enterrada su polla en lo más profundo de su esfínter...

Sonriente, nada más terminar de hablar Bhaal comenzó a moverse con fiereza, penetrando al muchacho de forma incluso más intensa y rápida de lo que lo había violado en la catedral. Lo masturbó y folló durante contados diez segundos, tiempo suficiente como para que del miembro del crío saliese preseminal para llenar una bañera y pusiese los ojos en blanco y le temblasen las rodillas incluso a pesar de la parálisis a causa del placer de la penetración; terminado ese tiempo retiró los zarcillos de sombra de su pene, se lo soltó y lo desparalizó sacándole su miembro de dentro, viéndolo ensangrentado y palpitante mientras el chico caía de rodillas.
Sin darle la oportunidad de que le viese todavía, Bhaal se inclinó sobre el chico y le aplastó con una de sus poderosas manos la cabeza contra el suelo para que no pudiese moverse.
- Ahora sí, putita... te concederé tu deseo y te follaré como te hubiese gustado follarte a tu hermana... -sonrió y se volvió de sombra, antes de desmaterializarse dejando un último mensaje en la mente del chico- te espero en tu habitación "secreta" -comentó diciendo aquella palabra de forma totalmente irónica antes de girarse en su forma etérea hacia la ahora totalmente desconcertada (aunque igualmente cachonda) criada que aún miraba el lugar donde el descarado y delicioso amante de su amo se había esfumado.
Travieso, Bhaal se coló bajo sus faldas y jugueteó apenas un rato con su sexo y su culito virgen, haciendo que la chica gimiese de repente totalmente sorprendida y se corriese al instante sin poder evitarlo. Aquello sí que lo percibió la gente cercana a ella.
Bhaal salió de debajo de sus faldas riendo en silencio mientras la muchacha jadeante y temblorosa trataba de contraer los dilatados músculos de su entrepierna y que la gente que la miraba desconcertada no se fijase en el charco nada despreciable que había bajo ella.

Dejando un retazo de su magia sobre Anthony para que nadie le viese en aquel estado hasta que llegase a su habitación y sin nada más que hacer, Bhaal se dirigió por las sombras a aquel lugar supuestamente secreto y oscuro en un lugar únicamente iluminado por candiles.
Bhaal apreció el siniestro lugar, divertido. Una habitación de piedra bastante grande con múltiples armarios llenos de ropa... y juguetes sexuales. Sin duda aquello iba a hacer el "juego" más interesante...
Vio una cama... pero aquello no le interesaba en aquel momento, de modo que de la manga creó un cómodo sillón negro hecho de tejido de sombra que tomó el aspecto de una tela común al tiempo que se materializaba él mismo en la habitación, aún con los pantalones a medio bajar y la sanguinolenta erección palpitante.
Sonrió ante aquel espectáculo y sin dudar un segundo deshizo todas sus prendas creadas con el mismo material que el sillón... quedándose totalmente desnudo con excepción de aquel antifaz blanco con rebordes negros.
Así, el demonio se sentó en el sillón de piernas abiertas, cómodamente vuelto hacia la puerta de la habitación para que nada más entrar en ella Anthony pudiese ver su espectacular cuerpo parcialmente cubierto por las sombras de la habitación y su rostro ensombrecido y cubierto por la máscara... y especialmente su gran miembro erecto manchado con la sangre de su trasero y cierta cantidad de précum.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Miér Ago 15, 2012 12:42 pm

Ese tacto era delicioso, tan exquisito y sin igual, aunque tampoco había estado con ningún hombre desde aquel así que quizás la sensación tan placentera de nuevo era una locura ver con sus ojos a los invitados, a su padre!, en aquel lugar mientras sentía las manos de ese ser atendiéndolo, pero ya no le era difícil entender los por ques tampoco estaba tan ido en el placer como para olvidar la conversación con una de las criadas mas viejas de la mansión, en aquella cocina donde Anthony pasaba casi todas sus mañanas junto a ella a la que cariñoso llamaba Nona debido a que la mujer tenia ese acento italiano tan bien marcado… Le pregunto que ser podía aparecer o desaparecer de la misma nada, que clase de persona es capaz de ver mas allá de las apariencias de uno mismo y leer la cabeza como si fuera un libro abierto… el saber simplemente lo que pensaba en el momento justo en el que lo hacia, la Nona preocupada miro al rubio aquella mujer era una creyente sin remedio y enseguida de sus labios avejentados pronuncio “demonio”, Anthony comenzó a reír al oír aquella palabra pues el siempre fue muy escéptico a aquellas creencias religiosas, pero era definitivo que este hombre humano no era y contradecía la lógica que había guardado por tantos años, quizás entonces aquellos “cuentos” eran ciertos…

Pero a pesar de albergar la duda en su interior de si lo que estaba detrás de el era un demonio o no estaba seguro que si el placer aquel continuaba le importaba un kinoto lo que el otro fuera… una sonrisa picarona y juguetona dominaba sus labios cuando sintió aquellos dedos entrar haciéndoles compañía a los que ya estaban dentro, el calor… delicioso calor que se encendía en el interior, tan caliente… quemaba cada rincón de su ser, si definitivamente por aquella sensación iría al infierno con tanto gusto…


-Yo debo decir que lo que mas destaca de usted entonces “Amo mío”… es su pene… aunque quizás tiene relación con el hecho que es lo único que me interesa de usted-

Una suave y coqueta risa se dejo oír de sus labios con su voz baja, no poder moverse de nuevo seguía produciendo esa desesperación en el interior, y comenzaba a aburrirle… aunque ahora había un aditivo diferente, sus ojos estaban posados en los invitados que no se percataban de lo que pasaba en donde él estaba, su lengua se paso por su labio inferior como si el momento fuera exquisito, sus ojos se llenaban de perversión e intensidad, de nuevo su imaginación despertaba, respiro el aire con profundidad hinchando su caja torácica lentamente, sus músculos comenzaban a contraerse, “Bhaal la quiero adentro…- pensó imaginándose siendo fornicado por aquella bestia frente a aquellas personas, el hecho de que no pudieran verlo era lo que avivaba mas el deseo, aunque no le molestaría invitar a jugar a mas de una persona de las que estaban presentes.

Y si… como era previsto aquel ya le iba despojando de algunas telas, mordió su labio inferior sabiendo bien lo que vendría ahora, si quizás comenzaba a entender mas como funcionaba esto, aunque era molesto creer que aquel podía ver todo lo que por su mente pasaba, no por vergüenza, si no por el hecho que siempre fue muy protector de su propia cabeza… Y ahora aquel puñal penetro su cuerpo con las intenciones de asesinarlo, los gemidos de placer combinados con el dolor, la sangre de las heridas abiertas, su mano satisfaciendo su ya tan hinchado y duro pene, esa sensación extraña de que algo se metía dentro de su miembro dándole un placer que solo podía sentir con este ser tan lujurioso y delicioso, ya no era tan doloroso como la primera vez, y aunque aquella polla parecía una navaja bien afilada en los roces contra sus heridas, eso ya comenzaba a parecerle tan placentero y delicioso, convirtiéndose en un masoquista, si por esa sensación haría cualquier cosa, quizás su ano se había expandido mas debido a los juegos que había hecho con aquellos objetos tan grandes…

-Creo… que seria muy excitante… aaag…. jugar con todos y cada uno de ello……mmm…. me gustaría poder hacer cosas como tu….. meterme en sus cabezas…. poder hacerles ver cosas tan perversas…… aammgg debe ser simplemente tan entretenido poder hacer esas cosas… Sr. Demonio….-

Sus ojos se cerraron y la fantasía comenzaba a tomar su lugar, imaginando los rostros de aquellos ante los sucesos que ocurrían, imagino a la gente dejando de ser hipócrita con lo que eran realmente, que se convertían en animales y se excitaban al ver el sexo en aquel rincón, sus instintivos despertaban y pronto aquello se volvía una enorme orgia, mujeres y hombres por igual se quitarían las prendas que mantienen sus pieles abrigadas, buscando el calor de los demás cuerpos, las manos paseándose por las intimidades, las mujeres gimiendo enloquecidas de placer, como buenas putas que todas eran en su mayoría, los hombres penetrándolas mas de uno por cada una de ellas, los hombres mas grandes penetrando a los mas jóvenes… las mujeres libres lamiendo las vaginas penetradas con desesperación sedientas de la humedad femenina que se deslizaba por la piel… eso lo calentaba tanto… demasiado… estaba perdiendo la poca cordura que le quedaba, los senos moviéndose libres, brincando al ritmo en que eran fornicadas… era una locura, lo que le hizo reír… incluso imagino a su padre rodeado de tres hombres violándolo… era al único al que imaginaba en contra del instinto, dos hombres penetrando su recto virgen y haciéndolo sangrar, el otro metiendo su polla en su boca con tanta bestialidad que alcanzaba su garganta y se la lastimaba brutalmente. Imagino a su padre llorando por el dolor y los rostros que se ocultaban con las mascaras llenos de placer mientras aumentaban desconsiderados completamente de la virginidad de aquel hombre que le había dado la vida… sumado a todo esto, el hecho de que era penetrado con tanto salvajismo sin poder moverse, los gemidos eran continuos al igual que el placer…

Pero de repente todo termino, ni el ni su “amo” habían acabado… sus rodillas flaquearon y obligaron caer sobre el suelo sobre las mismas, agitado ya no se sentía con esa incapacidad de poder moverse… al contrario, puso su espalda derecha, la gente aun seguía en su mundo como si ellos no existieran, pensó entonces que seria divertido tener sexo con aquel hombre de la misma manera en alguna misa, mientras los fieles rezaban por sus almas y ellos fornicando frente a los siervos, si fue genial imaginar aquello.

Miro un durante poco tiempo al salón, no le dio importancia a la criada, ni a las miradas que iban dirigidas a ella, sin moverse sus ojos fueron a su padre, lo miro apenas segundos para darse la vuelta y caminar como si allí no hubiese ocurrido nada… absolutamente nada… subió las elegantes escaleras que llevaban al piso superior donde su habitación se encontraba, camino por el pasillo y saco de su cuello el collar donde estaba el dije que era la mitad del otro y junto a este una llave, la de su cuarto, pues este siempre estaba cerrado solo el y quien el quisiera entraba, aunque ahora hubiera alguien que no necesitaba su permiso para ingresar, no se puede decir que eso le agradara, pero todo tiene su precio, y después de todo el estaba dispuesto a pagarlo por el placer que le podía dar aquel. Al entrar cerro la puerta tras de si, camino por su cuarto sacándose el saco largo y elegante para caminar hasta un sector especifico de s u habitación. Corrió un librero de casi dos metros de alto pero muy poco de ancho, casi como una puerta y de hecho detrás de esta estaba la misma, oculta y disfrazada como si parte de la pared fuera, empujo sobre la puerta tras destrabar la seguridad que solo el conocía, aunque ya suponía que no era el único ahora… se hizo sonar el cuello con movimientos circulares, soplo aire como tomando valor, era la primera vez que tendría alguien en ese cuarto, y aun peor aquel ya estaba allí seguramente, ya nada podía sorprenderlo de aquel tipo, además de lo bien que follaba. subió la escalera en caracol, después de todo el cuarto estaba sobre su misma habitación, cuando poso su mano sobre la baranda faltando un escalón para estar sobre el piso de su cuarto especial, no se espero encontrarlo tan “cómodo” en aquel lugar, solo la mascara era lo que cubría su piel, sus ojos quedaron estáticos mirándolo, aun a pesar que tenia la mascara blanca ocultando gran parte de su rostro, era imposible no notar que era hermoso… y eso al menos le tranquilizo, pues la verdad temía encontrarse con algo que no le gustara y terminara por mandarlo al carajo aun muy a pesar del placer que pudiera darle.

Sin decir nada comenzó a desvestirse caminando hacia el closet donde estaban los vestidos de su hermana y algunos otros de su madre… al fin quedo completamente desnudo, con su hermosa y suave piel perlada completamente descubierta para los ojos de su invitado tan especial, ya sabia que vestido usaría… tomo el vestido blanco, al que le había hecho algunas reformas tenia cierta habilidad para las manualidades, comenzó a vestirse y viro su rostro cuando el vestido estaba puesto, aunque algo faltaba, le sonrío a Bhaal con cierta tonalidad lujuriosa.

-¿Podrías…?-

Su voz era diferente, y mucho… mucho tiempo jugando con ella y modulándola lo ayudaron a alcanzar un tono muy femenino y casi tan parecido como el de su hermana, le señalo su espalda que se encontraba medio descubierta debido los diminutos ganchitos del la espalda del vestido estaban desprendidos.

-Llámame Anabella….-

sonrío realmente quería eso, quería ser su hermana en ese momento, que Bhaal lo follara frente al espejo y pensar que era su hermana dándole un espectáculo a el que gustoso así como miraba a las criadas jugar, miraría a su hermana sentado en un sillón como capo de mafia masturbándose por lo hermosa que se vería.

Cuando el vestido por fin estaba como debía…acomodo un poco los pliegues y por fin viro, quedando frente a frente con aquel hombre, deseo quitarle la mascara, pero supuso que eso le sacaría interés al ambiente, quizás imaginar una violación… que un extraño enmascarado entro en la mansión y este violaría a su hermana frente suyo… o quizás solo quedarse con lo primero y ver a su hermana como una puta lujuriosa así con él lo era… sin importar mas ningún pensamiento, se puso en punta de pie alcanzando rozar los labios de Bhaal y de repente dejándose caer para que su rostro quedase frente a frente con aquel poderoso y descomunal pene, lo sostuvo con la mano y comenzó a masturbarlo con la otra masajeo los testículos que al igual que su pene estaban duros… se relamió el labio superior mirando a esa polla como el manjar mas delicioso que un ser humano podía meter en su boca, y de hecho no espero mas, comenzó a lamerlo desde la base subiendo lentamente y con su lengua serpenteante por la carne hasta llegar al glande al que rozo un poco con los dientes juguetón, y luego alcanzar el meato con la punta de su lengua y presionar sobre este como si quisiera que la misma entrara por aquel diminuta entrada, aunque claro aquello parecía físicamente imposible, de lleno metió aquel pene en su boca y a masturbarlo con ella, al tiempo que también lo hacia con su mano derecha, la otra se distancio de los testículos subiendo entonces el vestido y comenzar también a masturbar su pene excitado… que latía pidiendo atenciones desde el momento que su lengua toco la polla endurecida de Bhaal.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Vie Ago 24, 2012 9:39 pm

Mientras esperaba a que el crío acudiese a él como un monje que una vez que paladeaba el dulce pecado ya no podía evitar volver a probarlo, Bhaal se regodeó recordando las divertidas palabras de aquel mocoso tan encantadoramente retorcido y excitado. "Yo debo decir que lo que mas destaca de usted entonces “Amo mío”… es su pene… aunque quizás tiene relación con el hecho que es lo único que me interesa de usted" pobre tonto... en verdad todavía seguía con todas aquellas tonterías de ironía... Bhaal esperaba ansioso porque el chico se diese cuenta de lo insatisfecho que quedaba con el resto de criaturas inferiores a él... no debería tardar mucho por grande que fuese su deseo de sexo y por mucho que creyese sentirse complacido con el sexo que había practicado hasta entonces. Pronto empezaría a saberle a poco... y entonces aquella ironía se disiparía totalmente de su tono de voz.

Por otro lado, el chico al menos ya se había dado cuenta, superando su escepticismo, de que él no era una criatura normal y corriente... aunque al parecer con tal de seguir recibiendo todo el placer que Bhaal era capaz de darle le daba igual si era un demonio que si era un topo disfrazado o el espíritu santo... en verdad no dejaba de sorprenderle cuán excitables eran los íncubos... no solía tratar con ellos, así que no estaba acostumbrado como Casiopea. El hecho de que aún no supiese su verdadera naturaleza no hacía más que añadir más posibilidades de "juego" a todo aquel tema... no había sido hasta que se había recuperado de su estado de entre excitación e instintos asesinos en su anterior encuentro que se había dado cuenta de que daba igual que matase al chico... al menos una vez. No dejaba de ser irónico que los semidemonios tuviesen dos vidas cuando sus compadres de sangre pura si los atravesabas morían... pero aquello era aún más diversión para Bhaal. Tendría el placer de follárselo cuantas veces quisiese para luego matarlo... para seguir follándoselo a placer. Sólo de pensarlo sonreía con aquella sensual y salvaje sonrisa entre psicótica y libidinosa.

Su víctima por fin penetró en la habitación como él ya lo había penetrado hacía menos de dos minutos y se lo quedó mirando con unos escuetos y ligeramente espesos pensamientos cruzando su mente humana. Bhaal sonrió más ampliamente sin que el chico pudiese adivinar por qué; "como si pudieses mandarme al carajo... pobre crío..." aunque tomase una de sus muchas formas repugnantes, mientras se lo follase como lo hacía aquel crío no podría mandarlo al carajo ni aunque su mente gritase de asco cuando lo penetrase... porque esos gritos se volverían gemidos en menos de lo que se dice "ah".
El Abisal se deshizo en la contemplación de aquel cuerpo adolescente hasta que fue recubierto por el vestido. No se movió del sitio. No hizo gesto alguno. Tampoco le sorprendió el cambio del tono de voz del chico (él era el maestro del teatro y las ilusiones... en comparación Anthony no era más que un aficionado con un culo delicioso). Fue la sombra del propio muchacho la que se movió por su delicada figura y cerró aquel vestido.
"Llámame Anabella... oh... realmente vas a lamentar esa decisión..." pensó para sí el diabólico sujeto mientras el crío subía por su cuerpo acomodado en el sillón para rozar sus labios y automáticamente bajar hasta su entrepierna y ocupar su boquita con algo más interesante. Sin duda aquella mente perversa era deliciosa... si no supiese de sobra que la sangre de los demonios corría por su cuerpo aquello sin duda se lo habría revelado lo suficiente para asegurarlo sin titubear.

Disfrutando de aquella boquita ávida, Bhaal dejó que el jovencito disfrutase un buen rato saboreándole, dándole aquella oportunidad que no le había concedido en su anterior encuentro... pero ciertamente el Demonio del Miedo no era alguien paciente, y su paciencia se terminó antes de lo que habría sido aconsejable... deseaba empezar el VERDADERO juego cuanto antes. El jugar con la mente de aquel crío lo excitaba casi tanto como follárselo... era algo indescriptible que sólo él podía sentir... al menos que él supiese, claro.
Así pues, una de las manos de Bhaal se irguió lentamente de su reposo sobre uno de los brazos del sillón, como si sujetase algo invisible... era un marionetista, después de todo; las sombras estaban a sus órdenes... y aquello incluía las sombras de las personas que las creaban.
- ¿Sabías que las sombras son más poderosas que las personas normales? -dijo en voz baja, susurrante... excitante e inquietante a partes iguales, viendo como la sombra de Anthony se erguía en el suelo... al mismo tiempo que hacía su yo de carne y hueso, separándose aunque no quisiese de aquella barra de carne y dejando de masturbarse, sus brazos cayendo flácidos a ambos costados- Las sombras de los demonios son tres veces más poderosas que sus dueños... y las de los ángeles son tan débiles que apenas existen -su sonrisa se extendió por su atractivo rostro. Se levantó sin dejar de apretar entre los dedos de su mano la sombra del chico-. Sólo he conocido a una criatura en todo el Universo que, como yo, es una sombra pura, sin imperfecciones... la Oscuridad Encarnada -se acercó al chico y bajó la mano, sin embargo la sombra mantuvo paralizado al joven D´Angelo-. Ella es especial... pero los demás... sois como títeres que bailáis al son de mi música... -terminó su frase en el oído del jovencito, lamiéndoselo lentamente mientras una de sus manos se introducía por debajo del vestido del rubio y agarraba su miembro, apretando levemente aquella ardiente verga.
Sin decir nada más dio la vuelta bruscamente al chico poniéndolo frente a un enorme espejo que repentinamente se había aparecido frente a él y dejando a vista del vicioso Abisal aquel trasero que ya había probado antes...
La sombra de Anthony despejó el camino para que el chico pudiese ver su propio miembro siendo masturbado por Bhaal... y entonces el demonio se la metió de nuevo de forma ruda, repentina.
Su mano libre agarró los cabellos del chico mientras comenzaba a follárselo de nuevo de forma brutal y salvaje, su rostro sonriente mirándolo desde el espejo.
El placer era intensísimo... pero entonces algo pareció cambiar. Fue un cambio tremendamente sutil... como una suave onda que recorre repentinamente la superficie de un lago totalmente en calma.
- Anabella... mi dulce Bella... -la sonrisa del demonio se amplió en el espejo al mismo tiempo que su voz comenzaba a cambiar... que su cuerpo comenzaba a dilatarse a temblar...- eres la luz... de mi vida... -no sólo la voz cambió... el seguro y tranquilo tono de voz de Bhaal, que apenas se alteraba al practicar el sexo, cambió, se hizo jadeante, pesado...- te amo tanto... te... te amo con locura... -la voz era demasiado familiar para que Anthony no la reconociese, jadeante, en su oído. Justo en ese momento la cambiante mano de Bhaal se deslizó frente a los ojos del muchacho, impidiéndole ver nada...
- ¡A...AH, sí padre! ¡Soy toda tuya! ¡Hazme tuya! -dijo entonces una voz que pareció salir de entre los labios de Anthony. La mano de Bhaal salió de su campo de visión... y entonces el espejo le reveló al chico algo totalmente distinto a lo que en realidad pasaba...
Seguía sintiendo un miembro descomunal penetrándolo por el trasero... pero su miembro ya no estaba, y la mano que seguía acariciándolo allí ahora sólo tocaba unos genitales femeninos también conocidos por Anthony. De hecho... los ojos que le devolvieron la mirada desde el espejo eran del mismo color... eran los de su difunta hermana, que gemía y disfrutaba tanto como había disfrutado Anthony... siendo penetrada por su padre, que no era otro más que el que se reflejaba en el espejo, enorme en comparación con el pequeño cuerpo de Anabella.
Bhaal por su parte esperó a que el chico reaccionase mientras seguía dándole por detrás, contemplando el rostro de aspecto aletargado del chico que ya había caído en su ilusión, viendo lo que él veía... y la realidad como si fuesen dos capas totalmente distintas separadas por un filtro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Sáb Ago 25, 2012 11:13 am

Cualquier ser intentaría huir de la garras de aquel hombre, cualquier ser con una lógica típica y normal, pero Anthony no era de aquel modo ya había pasado mucho que su lógica se había vuelto retorcida y rebuscada a la vez que sencilla, aquella enorme polla era exquisita desde aquel encuentro había deseado poder saborear el trozo de carne tan duro que tenia ese hombre, lamia enviciado de su sabor, segundo tras segundo su lengua recorría su forma, su longitud, subiendo por un costado y bajando por el otro, tomando desde la base con su mano para mantenerlo quieto por completo y entonces dejar que su lengua recorriera en círculos la anchura de su punta hinchada y excitada, presionando de a momentos con su lengua sobre el glande, mas precisamente sobre el meato de este… que manjar, podría hacerlo siempre, podría devorar ese pene eternamente…. Su miembro comenzaba a hincharse a latir con desespero rogando atención, sentía bajo los pliegues de vestido como este se movía involuntariamente de repente, como su los músculos en su interior se contraían por la excitación, fuego abrazador, ardiente sensación que quemaba en su interior, ardía… cada centímetro de él volvía arder descontrolado como aquella vez… aquel hombre era atrayente, atractivo con un encanto endemoniado pero encanto al fin y al cabo, aunque la idea de ser esclavo con amo no era precisamente lo que le gustaba, le llamaría de aquel modo cuantas fuera necesario si eso lograba que aquel hombre de vez en cuando le brindara tanta gloria con su endurecido palo.

Su boca se hallaba desesperada y no aguantaba el solo lamer la polla, así que presiono con sus labios sobre la carne abriéndolos lentamente, para llegar hasta la base logrando que toda esa bestialidad quedara dentro de su calidez interna, succiono fuerte una vez hasta la punta, volviendo a bajar con lentitud para presionar con sus labios y de repente comenzar a mover su cabeza en un sube y baja constante y rápido, sus piernas hacían presión entre ellas por momentos, su entrepierna ardía fogosa, su boca deseaba recibir mas del encanto viril, su cuerpo pedía ser penetrado, todo su ser se encontraba alterado por ese hombre, demasiado era para su mente tanto placer causado de repente, que pronto como siempre comenzó a volar en su mente auto provocándose mas con ella, algo que se iba notando por como el crío desesperado chupaba aquel miembro que resultaba ser la gloria para el, suaves suspiros y jadeos ahogados por aquella polla dejaban oír apenas, su mano que solo había sostenido desde la base se movía y sujetaba el palo para masturbarlo así Anthony se centro con su boca sobre los testículos de aquel, lamiéndolos, succionándolos… sus mejillas tomaban aquel rosáceo que el intenso y ardiente fuego en su interior provocaba, agitado por el mismo que comenzaba a ahogarlo por dentro la respiración era insuficiente para sus pulmones que sentían que el oxigeno no quería llegar como debía en ellos.

Que lastima que el juego con su boca le duro poco solo unos cuantos minutos después que aquel hombre hiciera una de sus jugadas nuevamente, “ya déjame chuparlo tranquilo” pensó con cierta molestia siendo que realmente estaba muy entretenido con la polla en su boquita saboreándola, degustando ese gran manjar que era, pero entonces era que aquel tenia sus planes, como siempre había hecho caso omiso a sus palabras pues poco las entendía en medio del disfrute a su paladar… su cuerpo se estremeció internamente en el momento que su miembro excitado fue sujeto, sintiendo la masturbación escondida bajo las telas que del vestido que fue de su hermana y que el hábilmente supo retocar con sus manos para que fuera mas provocador que elegante… ahora si la gloria volví a clavarse como estaca en su interior, y el movimiento de esas caderas lo enloquecían, lo consumían, alteraban cualquier pensamiento, no tenia mas control, al demonio con todo pensó mientras gemía gracias a las estocadas que amenazaban con fuerza hacerlo sangrar otra vez, y siendo que poco le importaba contrajo un poco su entrada para sentir mas ameno aquel ancha forma fálica en su entrada destrozándola, nuevamente su voz… no pudo evitar sonrojarse mas al escuchar como le llamaba…. Mordió su labio de abajo con fuerza, eso lo había puesto al tope, nadie había aceptado jugar así con el, nadie sabia como el llamaba a su hermana “Bella….” Susurro en su mente, dulce y provocador… sus ojos se abrieron un poco tras haberse mantenido cerrados, “Bhaal….” Susurro después pensando en ese hombre que tanto placer le daba, un placer que parecía ilimitado que ningún otro ser podría darle jamás en la vida… eso lo reconocía, aunque no saldría de su boca jamás y solo en su pensamiento quedaría y aunque no pudiera esconderlo del demonio que lo fornicaba con tanta delicia jamás se lo diría, jamás….

Se alerto al cambio de voz, esa voz…. Sus labios temblaron su cuerpo se paralizo, completamente estático no podía ver lo que ahora Bhaal le proponía como juego pero esa voz… sintió asco en su interior… al punto mismo que su miembro se adormilo de golpe, cayendo por completo al escuchar la voz de su hermana “p…padre?....” era demasiado real la sensación, las voces.. todo… era demasiado real… hasta que sus ojos fueron descubiertos y se encontró con aquella imagen… sus cuerpo siguió temblando un poco mas aun sintiendo el placer de las embestidas que se había opacado ante lo que sus ojos encontraron… repugnancia, un asco absoluto en su interior al punto incluso de casi vomitar ante la escena… cerro los ojos y sus puños con fuerza… no podía ver eso no quería hacerlo, “Basta”… pidió en su mente… “Bhaal páralo….” Le pidió sin poder hablar temiendo entonces que ese enorme asco se exteriorizara liberando lo que su estomago sentía ante aquello, su cuerpo se enfrío de golpe, era demasiado para el, podía imaginar las mil cosas, podía ser tan pervertido pero aquello, aquello que jamás por su mente había pasado… aquello lo asesino por dentro…

-Ya bastaaaaaaaaa!!!!! –

Le grito al demonio sin importarle que aquel se enfadara, eso no, acaso era real?.... eso habría pasado?... solo era ese desgraciado jugando con su cabeza?... no supo como paso quizás el odio lo motivo y le dio fuerza pero se giro mirando al demonio con sus ojos completamente enfadados, siendo que el izquierdo cambio a aquella tonalidad sin que el se percatara, celos… celos infinitos en su interior…

-Eso es verdad?.... lo que me muestras paso en verdad,….?-


Rogó en su interior que no fuera así… no sentía deseo por nada mas que por saber aquella respuesta, aunque seguía siendo penetrado y ya la sangre volvía a correr por su interior liberándose lentamente por su entrada, aunque algún gemido se liberaba su mente ya no estaba fundida al momento… solo esperaba la respuesta, por que si así era… juro en su interior que mataría a su padre si fue el causante de que ella se alejara de él.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Miér Sep 05, 2012 10:03 pm

Durante su larguísima existencia Bhaal había torturado, violado, asesinado y dominado a un sinfín de criaturas tanto humanas como seres más allá de los mortales; había sido el artífice del levantamiento de imperios tan sanguinarios como aquel que fue conocido como la civilización Azteca, así como el causante de la caída en la corrupción de la mayoría de los pontífices más importantes del Vaticano durante toda la historia (aunque esta última acción no fuese una hazaña, precisamente... después de todo fue algo demasiado fácil en casi todas las ocasiones en las que algún Arcángel no intervenía para frustrar sus planes); había destruído con simples palabras las mentes de personas con una voluntad tan férrea como el acero de una espada... y sin embargo ningún placer que hubiese sentido antes se podía comparar con aquel que sentía al doblegar poco a poco a aquella criatura degenerada... en buena parte porque todo lo que había hecho ya estaba en el recuerdo y no lo estaba viviendo, claro, aunque se podría llegar a pensar también que el chico era especial...

Ciertamente nunca había jugado demasiado con los de su misma especie, por la sencilla y en principio lógica razón de pensar que, tratando con seres tan corruptos que puede incluso que disfrutasen de sus maltratos, no se divertiría tanto como con los humanos, ángeles, licántropos o vampiros... ciertamente ahora se daba cuenta de su gran error. Los íncubos y súcubos eran aburridos por siempre desear sexo, única y exclusivamente, y por atender a muy pocas razones cuando estaban excitados, llegando a veces incluso a ignorar el miedo que la presencia del Abisal del Terror les provocaba, algo que en verdad irritaba bastante a Bhaal... sin embargo, el caso de un híbrido era muy distinto. Empezando como había hecho con ese a tratarlo desde antes de que se convirtiese en su verdadero ser demoníaco, Bhaal se aseguraba de plantar su semilla oscura en la mente del muchacho para que ésta le afectase convenientemente incluso cuando asumiese su verdadera naturaleza... y de paso también ingertaba generosamente su semilla más blanquecina en el interior del cuerpo del jovencito... puede que eso también le diese más gracia a todo aquel asunto.

Su sonrisa se hizo grande al sentir cómo el calor del chico aumentaba cuando aquel nombre oculto en lo profundo de su mente surgió de labios del demonio... se amplió aún más al escuchar aquellos pensamientos que el otro jamás querría compartir con él en voz alta... a pesar de todo sospechando que él podría captarlos aunque no saliesen de sus labios... en verdad terminaría diciéndoselo, aunque no lo desease por ahora... Bhaal no tenía demasiada prisa en ese sentido; sólo era cuestión de tiempo y la inmensa paciencia del depredador que acecha a su presa, esperando a que esté lo suficientemente desprevenida para lanzarse sobre ella a asestarle un golpe mortal y hacerla suya... ah... con los comienzos de la inquietud de la presa...
Los ojos azules de Bhaal resplandecieron, sus manos notaron el temblor de aquel pequeño cuerpo que repentinamente se quedó paralizado... el sentir la desaparición de la pasión del crío de forma tan repentina, lejos de molestarle, le divirtió enormemente, lo cual no le impidió seguir penetrando al crío aunque éste ya estuviese flácido...
Sonrió de forma demasiado terrible para ser cierta cuando el contrario se dio la vuelta y le miró a la... máscara. No hizo nada que lo delatase, pero la ilusión se deshizo en aquel mismo momento, devolviendo sus formas originales a los reflejos de los amantes del espejo...
- La verdad... la verdad duele... repugna... da asco... ¿verdad, muchacho? -replicó a su pregunta con otra cargada de ironía y burla... diversión, todo ello sin dejar de follárselo- Tu hermana era como tú... deseaba como tú... -sus ojos sonrieron incluso más que sus destellantes dientes- si de verdad quieres una respuesta a esa pregunta... pregúntaselo a tu padre... yo sólo puedo mostrarte lo que en tu interior... lejos de tu razonamiento y tu sentido común... piensas... la verdad sólo te la ofrecerá aquel que puebla la zona de tu mente destinada a odiar -su sonrisa se suavizó hasta volverse apenas una media sonrisa sensual y atractiva, casi aparentemente compasiva... seguía totalmente duro, pero decidió que así no quería llenarlo de su semilla. Así pues, sin alterarse lo más mínimo, el Abisal sacó su miembro del interior del D´Angelo y, dándose la vuelta relajadamente, volvió a sentarse al sillón que las sombras habían creado, relajándose allí como si no hubiese dejado una follada a la mitad y mirando a Anthony como un gato satisfecho... con un trozo enorme de carne palpitante entre las piernas, claro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Vie Sep 07, 2012 10:45 am

Aun cuando aquel pedido se hizo presente, Bhaal seguía penetrándolo igualmente y él tampoco se detuvo mucho, aquel pene sabroso dentro de él no era fácil de hacer a un lado por mas asqueado que estuviera, Bhaal era de esos hombres que no les importaba nada mismo como había pensado que era Anthony antes de que él mismo le mostrara esa imagen espantosa, en su mente aun daba vueltas si aquello era real o solo una ilusión provocada por la maldad del demonio, en todo caso no podía negarse a aquel de ninguna manera, Bhaal le gustaba… así de juguetón y malicioso, y por dentro agradeció que aquellas imágenes no tuvieran mas lugar en su mente… aunque el hecho de que se apartara no era precisamente lo que quería por lo que se quedo unos minutos mirándolo…

El cuerpo de aquel era perfecto, los músculos marcados en su cuerpo sin ser exagerados ni deformar al mismo, aun así sobresalientes y duros… como aquel gigantesco miembro que glorioso se mantenía alzado, mordió su labio inferior mirando aun aquel escultural cuerpo, pensó que era Dios, pensó por un segundo que nada podía ser mejor que aquel que tenia en frente, recordó aquella voz femenina, sintió algo temor por un segundo su instinto lo hacia mas bien, aquel hombre parecía responder a la voz de aquella dama, entonces ella era mas fuerte que él… increíble… ¿Alguien mas fuerte que él?.

-No tenias por que alejarte…-

Dijo susurrante en un suspiro mientras de rodillas en el suelo aun inclino su cuerpo para desabrochar la parte de atrás de aquel hermoso y llamativo vestido que su hermana solía usar para las fiestas mas elegantes, aquel mismo que había retocado y dado algunos detalles extra retiro la parte de los hombros cerrando los ojos y la parte superior del vestido cayo descubriendo su torso, así lentamente se fue poniendo se pie, la tela a medida que este se levantaba rozaba la piel de sus piernas en su caída, levanto un pie sacándolo hacia el otro lado del vestido, seguido por el otro y camino hacia Bhaal.

-¿Sabes?, es un ser extraordinario, me encanta como puedes hacer que los demás se vuelvan locos con tan solo pensarlo… y es verdad, cuando terminemos aquí le haré un visita a mi padre… no quisiera quedarme con aquella duda en la mente..-

Se quedo parado frente a el, completamente desnudo, miro aquella mascara blanca y se inclino un poco, rozando la misma con sus dedos pero jamás intento removerla ni nada, sus ojos bicolor resaltaban en su diferencia… aquellos dedos siguieron el recorrido de su piel, zigzagueando por su cuerpo hasta alcanzar su miembro… sujetarlo con fuerza y comenzar a masturbarle…subiendo una pierna al sillón y apoyando su rodilla en ella miro aquel pene siendo masturbado y la tentación de hacérselo al mismo se presento por lo que con su otra mano comenzó a masturbarse al mismo ritmo que se lo hacia al gran abisal, mordió de nuevo su labio inferior… y su mirada se entrecerró se puso de rodillas en el suelo y metió ese miembro glorioso dentro de su boca, saboreándolo… disfrutándolo a entero antojo, lo lamió en toda su longitud… succiono el glande varias veces presionando con su lengua sobre el meato… lo metió completamente en su boca para masturbarlo con ella y su cabeza en un constante vaivén que a cada segundo aumentaba en su ritmo acelerándose, ladeando su rostro a los lados cada cierto tiempo. Era como si realmente se hubiera hecho adicto a ese sabor, a esa carne endurecida a la que no podía dejar de lamer y atender con su boca… su miembro palpitaba y la excitación le hacia contraer sus músculos mas precisamente en su recto… su cadera suave y ligeramente se movía de manera inconciente… su respiración tan profunda e intermitente…alejo su boca tras bastante tiempo de atender a aquella polla con ella, relamió su labio de arriba y manteniéndose de frente a Bhaal se sentó sobre el separando sus glúteos para abrirle paso al húmedo miembro para que entrara de nuevo en su cuerpo… lo deseaba, lo enloquecía, nunca se había sentido tan deseoso del sexo de alguien… una vez que aquel trozo entro por completo se inclino un poco hacia atrás sosteniéndose con sus manos sobre las rodillas de él y moviendo su cadera para sentir la fricción en su interior…

-Bhaal….-

Se escapo inconciente de sus labios acompañado de atenuados gemidos y sutiles jadeos mientras su cadera iba mas rápido y deseosa, tan golosa, de sentir al abisal en su interior.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Miér Sep 19, 2012 7:01 pm

El intenso "repaso" que le dio el jovencito a su cuerpo nada más separarse y exponerse de esa manera hizo que Bhaal soltase una sonora carcajada, casi muriéndose por la diversión que aquel crío estaba consiguiendo causarle.
- En verdad eres un putito de primera... ¿verdad? -dijo aún riendo entrecortadamente, en verdad no creyéndose todavía que, aún en aquel estado "durmiente", la lujuria del muchacho fuese tan grande como para hacerle ponerse cachondo de nuevo nada más haber visto aquellas imágenes repulsivas y perturbadoras... aunque claro, el hecho más claro para justificar aquel comportamiento era que él era irresistible, y por una vez se había portado bien y había parado en su tortura mental cuando el otro lo había dicho... así que debió admitir para sí que tampoco era tan increíble que el contrario volviese a excitarse nada más verle en aquella postura.

No replicó en lo absoluto al reproche del muchacho, sencillamente lo observó mientras se desnudaba ante él, con aquella sempiterna media sonrisa adornando su rostro sensual que parecía mostrar una permenante invitación... así como la promesa del sexo más salvaje y placentero del oscuro Universo.
"Cuando terminemos aquí... ¿eh?" meditó el demonio, repentinamente pensativo pero sin dejar que su rostro cambiase en lo más mínimo su lujuriosa expresión. En verdad el fin estaba pronto... y ciertamente quería que aquel juguetito suyo no se rompiese durante la batalla, por lo que sería mejor darle poder cuanto antes, cuanto menos, para ocultarse de una forma más eficaz de lo que los simple humanos podían hacer, eso sin duda...
Por supuesto aquello no significaba que aquel crío le importase lo más mínimo como persona, sencillamente quería conservarlo como una criatura rara, interesante y sumamente entretenida... mientras mantuviese todas aquellas características. Por eso mismo pronto debería llevar a cabo el "ritual" de iniciación para el mocoso en el reino de las sombras... sin duda iba a disfrutar de ello, pero tendría que ser pronto... aquella noche.
Bhaal se sonrió y relamió al imaginárselo... en cuanto la desesperación del crío alcanzase su punto álgido... ah... sin duda matarlo mientras se hundía en el fango de la amargura sería mucho más divertido para él que mientras se encontraba elevado hasta los tenebrosos cielos ensartado en su miembro...

"Decidido" sonrió. El destino del crío había sido sellado sin que éste pudiese decidirlo en absoluto... ni tampoco conocerlo siquiera, en realidad... aunque no es como si pareciese importarle lo más mínimo. Él mismo lo había dicho en su mente, después de todo... "por aquella sensación iría al infierno con tanto gusto..." bueno, Bhaal se ocuparía de enviarlo allí para que pudiese retornar como un ser superior que, al menos, podría escapar de la basura angelical corriente y aplastar a licántropos y vampiros como si no fuesen más que gusanos indefensos.

Dejando aquellos pensamientos a un lado nada más ver acercarse al jovencito, habiendo meditado todo aquello en apenas un segundo, Bhaal se relajó y se dejó hacer sin dejar que su eterna sonrisa se evaporase mientras el niño succionaba su miembro como si le fuese la vida en ello, totalmente excitado como una verdadera protituta a la que le encantara su trabajo.
- Esmérate y puede que después de que hables con tu padre te dé un regalo muy especial... -apenas intervino para decirle en una de las ocasiones en las que agarró la cabecita del semi-demonio para apretarla contra su pubis y hundir totalmente su carne en aquella boquita que tanto era capaz de tragar. Sonrió ampliamente como si ahogarle con su enorme virilidad estuviese en sus planes, únicamente para dejarle respirar por fin cuando aquella deliciosa sensación de calidez comenzó a aburrirle.
A pesar de todo el aburrimiento no duró demasiado, después de todo aquella furcia atrapada en un cuerpo "masculino" parecía ansiosa por volver a clavarse su polla... cosa que no tardó en demostrar sentándose literalmente sobre él mientras Bhaal trataba de contener ligeramente su excitación para no tirarlo al suelo y destrozar aquel débil cuerpo humano a "estocadas" brutales antes de tiempo. No en vano fanfarroneaba de ser más frío y calculador que sus hermanos... y sin embargo muchos de sus planes ya se habían fastidiado a medio camino en el pasado precisamente por no saber controlar sus instintos a tiempo. Se aseguraría de que aquella vez no pasase; hasta el momento había sabido controlar su fuerza y "entusiasmo" con Anthony en sus anteriores encuentros, no iba a fastidiarla ahora que estaba tan cerca del final que llevaría al crío a un nuevo "comienzo"... al lado del Abisal del Miedo, puesto que aunque no lo supiese ya era una propiedad completa de Bhaal.

Fue en el momento en que el muchacho pronunció su nombre inconscientemente que el demonio sonrió más amplio y extendió uno de sus brazos, posando una de sus grandes manos sobre la cintura del crío para aproximarlo a él.
- Técnicamente es "amo"... -como "castigo" le mordió con cierta fuerza un pezón, no llegando a hacerle herida pero dejándole marca. Sonrió como un depredador- pero si lo dices con ese tono... por esta vez te pasaré el que digas mi nombre... An... -le llamó por el apodo que le había puesto su hermanita hacía tanto tiempo, quizá queriendo revivir bajas pasiones en la mente del crío... quizá haciéndole querer recordar la escena del espejo... eso se lo dejaría decidir en aquella ocasión al muchacho. Sin duda aquel juego era tan divertido...
Antes de que el otro respondiese, Bhaal se aseguró de dificultárselo al máximo bajando la mano que sujetaba la espalda de Anthony y mediendo además de aquel trozo de carne, dos dedos para hacerle compañía en el interior del trasero del muchacho, que se abrió a más no poder mientras la propia sombra que el noble reflejaba sobre el cuerpo del demonio serpenteaba y se enrroscaba alrededor del miembro del crío, presionándolo e inundando su interior, como ya se había habituado, con aquella sensación serpenteante, horrorosamente dolorosa y fascinantemente placentera.

Spoiler:
Gomeeeen, nuevamente doy por hecho lo del apodo que le puso Bella >3< xD espero que no te parezca mal n_n

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Jue Sep 20, 2012 6:15 pm

La situación era extraña y ya no podía negar lo mucho que ese hombre le gustaba, esa forma de ser, las palabras que usaba, incluso cuando lo llamaba putita lo calentaba mucho, era claro que aquel hombre era el único capaz de producir tanto placer en su cuerpo, un placer que nadie mas tenia la habilidad de despertar, su cuerpo era perfecto, joven, bien formado, con las proporciones mas que justas sacando al monstruo que estaba entre sus piernas, era delicioso, era un manjar que podría quedarse degustando la vida entera. Se sentía tan ido con ese hombre, como si no le importara nada mas que ese momento que tenia con el abisal, por momento le daba gracia por otros se excitaba a un punto incontrolable… Anthony jamás había experimentado un juego de sensaciones tan vividas, esas que el Bhaal provocaba con tanta facilidad en tan solo horas… el fuego ardiente de la excitación, su forma aguda y tan burlesca de hablar por momentos que producía molestia y gracia, tenerlo dentro, esas estocadas perfectas que parecían perforar el interior de su cuerpo.

-ah….Mg.… se siente tan bien….-

Su cuerpo se movía sobre aquel exquisito palo tan rígido.. tan grande… aunque doliera un poco eso solo aumentaba la excitación en su interior… comenzó a tocarse mientras seguía con aquellos movimientos que lo enloquecían, ¿Prometía un premio? Vaya… se pregunto en el interior que premio podría darle, “¿Acaso podría hacerlo gozar mas?“ sus gemidos se oían suaves con cada bajada que su cuerpo hacia, mientras hondo llegaba aquel miembro en su interior, sus manos serpentearon lentamente por su cuerpo, sintiendo su piel ardiente y algo sudada por el calor, bajo por su abdomen alcanzando su miembro, sonrío un poco y lo sujeto masturbándose al ritmo que era penetrado por el otro… presiono algo fuerte su glande mientras contraía su entrada para sentir mas la forma fálica que se metía en su recto expandiendo al mismo con su anchura, sus ojos se abrieron y mordió su labio inferior en medio de una sonrisa tenue y sensual, sentándose completamente sobre aquel miembro y reteniéndolo en su interior se froto contra el cuerpo de aquel, sus manos ahora serpenteaban por ese cuerpo tan varonil y bien formado, sus músculos eran duros… y se acerco a lamer su piel hasta el cuello y alcanzar su oído mordiéndolo algo fuerte.

-Me gusta que me llames así…. Bhaal….-

Dijo de modo algo desafiante a aquello el castigo le gusto, ¿Por qué no buscaría mas de eso?, si así lo castigaría “si castígame todo lo que quieras…” pensó sonriendo y dejando su cuerpo caer hacia atrás quedando con la parte superior de este por fuera del sillón y rozando con su cabeza el piso, sus piernas abiertas y flexionadas, su abdomen completamente estirado, su cuerpo joven y pequeño era muy sensual, y su poco pudor a tomar posiciones resultaba quizás excitante, esa posición le permitía ampliar mas su movimiento sobre aquella polla y no dudo en hacerlo… elevando su cadera hasta que el glande estaba a punto de salir de su cuerpo entonces bajaba algo brusco nuevamente y repetía constantemente aumentando la velocidad de lo como lo hacia….

-Házmelo duro… Quiero que me lo hagas tan duro como en la catedral, si me complaces quizás considere la posibilidad de llamarte amo en serio…-

Elevo la cabeza un poco mientras sonreía y le guiñaba un ojo, y se dejo caer en el suelo deslizándose por el cuerpo de Bhaal hasta quedar sentado algo cercano a aquel con sus piernas abiertas y su mirada fija en aquel hombre que aun portaba aquella mascara blanca, se quedo mirándolo y sonrío un poco, mientras sus ojos recorrían el espectacular cuerpo de Bhaal comenzó a masturbarse, y por lo tanto a usar esa activa imaginación de lo que ese cuerpo podía darle, sin poder entonces evitar el deseo que sentía su otra mano que usaba de apoyo se despego del suelo mientras se ponía de rodillas aun con las piernas abiertas y comenzó a masturbarse por ambos lados, sus ojos no se despegaban de su cuerpo, por sobre todo de ese miembro que tanto le gustaba…

-Soy un niño malo, deberías castigarme muy duro… Bhaal…-

Le gustaba llamarlo por su nombre por que sentía que así lo desafiaba de algún modo, aun mas con el tono que usaba cada vez que lo nombraba.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Jue Sep 27, 2012 2:28 pm

"Sin duda lo está sintiendo" pensó para sí el demonio, sonriendo ampliamente al escuchar la apreciativa e incabable riada de pensamientos lascivos y observadores que el muchacho parecía no poder parar de crear en su cerebrito saturado de hormonas. Sin duda aquellos decían mucho más que su boca... ya que de ésta apenas si podían salir unas cuantas palabras balbuceadas entre oleada y oleada de placer... y aún así todavía era capaz de ser tan desafiante como a Bhaal le gustaba que fuese... por ahora. No dejaba de sorprenderle... la voluntad peleona de aquel crío era casi comparable a su lujuria... aunque sin duda aquella última superaba a la primera en una proporción de 10-90 en favor de la lujuria... era un íncubo después de todo.

El demonio se mantuvo callado, sin embargo, ya que no quería comentar nada mientras el muchacho no requiriese de verdad sus palabras. Nunca había sido dado a gastar saliva inútilmente... había aprendido que todos aquellos que lo hacían terminaban muertos tarde o temprano, como ya les había pasado a muchos demonios demasiado habladores que creían sus planes infalibles y por eso habían contado a sus enemigos todos los detalles sobre ellos... logrando así engordar su ego y terminar muriendo por su estupidez. Ciertamente odiaba a los habladores...
Pero también odiaba a los que se perdían grandes eventos por estar sumergidos en sus pensamientos, por lo que volvió a prestar atención a lo que tenía "entre piernas" en el mismo momento en el que el chico se colocó en aquella peculiar y sensual postura y comenzó a ensartarse a sí mismo de una manera incluso más profunda y bestial que antes, ofreciéndole además un espectáculo francamente encantador al Abisal.

Estaba, de hecho, a punto de complacer los deseos del crío sin que éste dijese nada... pero entonces soltó aquello de "si me complaces quizás considere la posibilidad de llamarte amo en serio..."... y el amiente lujurioso y excitante que llenaba la amplia sala secreta cambió de golpe, con brutalidad...
- ¿Si te complazco... has dicho? -la sonrisa había desaparecido del rostro de Bhaal, y de su sensual voz había desaparecido todo rastro de diversión y excitación... dejando tras ella únicamente una profunda y primordial amenaza, un sonido terrible que haría temblar de miedo a cualquier criatura que escuchase por todo el poder oscuro que aquella voz poseía.
No hubo aviso, aún en aquella posición la mano de Bhaal se las arregló para agarrar por la garganta al muchacho, acercándolo hacia él con facilidad y apretando de una manera que para un humano era demasiado fuerte para poder respirar. Colocó el rostro del chico a apenas unos milímetros del suyo, pudiendo él ver aquellas centellas azuladas que eran sus furibundos ojos.
- Veo que sigues sin entender tu situación, gusano... -continuó hablando con aquella gélida voz aterradora, sin alterar su inexpresividad cargada de fuego en sus ojos para nada- tú ya eres mío, te guste o no, tu opinión me da exactamente igual... aquí el que me tiene que complacer eres tú, o te mataré. Es así de simple -le aclaró con un tono de voz que, sin dejar de ser amenazador, parecía casi de disculpa, como si en verdad hubiese pensado que el crío ya lo había entendido y ahora se encontrase con que no se había explicado con suficiente claridad.

Sus ojos de zafiro se entornaron levemente. Su mano libre se posó, gélida, sobre uno de los costados del joven.
- Así que... sé que eres un niño malo, y eso me gusta de ti. También que seas osado... sin embargo será mejor que aprendas pronto tu lugar y no te sobrepases de nuevo... porque no seré tan compasivo una segunda vez ni por un juguete tan entretenido como tú, ¿me has entendido? -terminó, haciendo una levísima presión con aquella mano sobre el costado del muchacho, haciendo que una sensación fría se extendiese por parte de su cuerpo rápidamente con el simple contacto...
Y entonces, sin mediar más palabra, Bhaal dio un simple empujón al muchacho, tirándolo al suelo con cierta rudeza como el otro había deseado hacer antes de que aquella situación lo superase, y se lanzó sobre él, metiéndosela con suma brutalidad acompañada de un refuerzo de sombras que hizo su miembro incluso más grueso y portentoso, buscando hacerle verdadero daño mientras disfrutaba de violarlo de nuevo, usando todas las sombras de la estancia para penetrar todo orificio del muchacho restante... alejando sus zarcillos de sombra de los ojos tras pensarlo un momento, decidiendo que después de todo necesitaría que viese más adelante...
A aquel ritmo sabía que el chico se correría rapidísimo, pero no por ello dejaría de follárselo si él todavía no terminaba... de modo que siguió dándole de aquella manera tan salvaje y desapasionada sin decir nada más, su rostro inexpresivo aún por aquel arranque de genio que a veces el Abisal del Miedo solía tener...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Mar Oct 16, 2012 11:16 am

Bhaal era ese tipo de ser que no tenia ningún tipo de compasión por los demás, era un hombre deseable y él lo sabia, desde aquel primer momento en que sus ojos focalizaron a ese hombre el pequeño noble había definido su destino, su futuro estaba bajo aquel ser que se con tan poco tiempo se había adueñado de su alma, era claro… no había vuelto atrás, sabia que ahora el juguetero se había convertido en el juguete de alguien mas, en cierta forma era gracioso pensar en eso, aun mas cuando el ser de los ojos de zafiro se molestaba con tanta facilidad ante su rebeldía… le gustaba… “me encantas”… pensó mientras sonreía siendo sujetado con aquella brutalidad del cuello, sintiendo como el aire comenzaba a faltar en su cuerpo, y aun así sin saber bien por que, aquella amenaza de muerte no pareció importarle demasiado, aun cuando aquel le hablara de aquella forma tan fría como si solo fuera un pedazo de carne, o lo mirara con aquellos iris de cielo que brillaban intenso y ocultaban en su brillo al mismo infierno, Anthony se sentía seguro de todas maneras.

Era solo tenerlo cerca sin importar el como que su cuerpo se estremecía sin ningún tipo de disimulo, que su cuerpo ardía en su interior sin poder controlarlo, aquellas manos grades deseaba siempre ser tocado por ellas de la forma que fuera, aquel cuerpo tan bien formado era un deleite el solo mirarlo, su perfume embriagaba a cada neurona de su cabeza y la anulaba, seria entonces que en realidad, en verdad, Anthony ya consideraba a ese ser su amo… pero por dentro sabia que alguien como él seguramente tenia juguetes esparcidos por todos lados, y ese orgullo en su interior no le permitía el aceptar en sus palabras ese hecho tan evidente ya en su mente, era clara que le gustaba, era claro que lo deseaba y que lo seguiría a cualquier lugar que aquel le pidiera, pero… era aun mas claro que Anthony no se permitiría ser uno mas así simplemente en la vida de aquel hombre, al menos quería resaltar por algo entre los seguros otros que habría por ahí.

Al ser arrojado al suelo con aquella brutalidad le obligo a exteriorizar un quejido algo audible, abrió aquellos ojos bicolor, su rostro estaba completamente despejado de su flequillo y era fácil notar la diferencia entre aquel verde y el celeste que poseía el otro, su pecho agitado tomo el aire que aquellas deseables manos le habían arrebatado sin consideración, su pecho inflándose agitado y algo entrecortado, sus iris no podían dejar de mirarlo no quería dejar de mirarlo. Bhaal con toda esa bestialidad de la que es capaz se fue sobre Anthony, aquella penetración repentina fue diferente al resto, su miembro… su miembro era enrome… ya de por si lo era pero, se sentía demasiado grande y dolía demasiado para el que aun no tenia su entrada acostumbrada, de inmediato sintió como un quebrar en su interior y la sangre comenzó a brotar y deslizarse en el vaivén que aquel miembro descomunal mandaba con esa brutalidad.

-Duele…. Ah…mmmmmggg,,, Bhaal me duel-

Sus palabras fueron cortadas por las sombras que como si fueran otro miembro ahora penetraban su boca, sentía como el semen en su interior se acumulaba de manera repentina y abrupta, no quería acabar pero si aquel seguía así… los dedos de su pies se contrajeron fuerte, y su cuerpo se tenso de inmediato, aunque doliera de aquel modo en el punto que ni la sangre podía funcionar como un lubricante también lo estaba gozando, el dolor le gustaba, ese dolor le gustaba. abrió los ojos grandes al sentir como su semen salía lentamente aun intentando que no lo hiciera… el como esa calidez que lentamente se volvía fría se iba deslizando por la longitud de su polla… jadeos casi desesperados, su cuerpo aun tenso se removía de un lado para el otro temblando un poco por el manjar de sensaciones que Bhaal le ofrecía sin misericordia… no pudo mas con eso, y comenzó a masturbarse para que su semen saliera de una vez por todas, saliente éste despedido y cayendo sobre su cuerpo desnudo, comenzó a mover su lengua a aquellas sombras que lo penetraban desde su boca, sintiendo como otras se metían dentro de su miembro, esto era un castigo brutal… un sexo tan duro que jamás había llegado a imaginar… y eso despertaba en su interior algo que él mismo desconocía… abrió sus ojos de golpe y sus caderas ahora comenzaban a moverse, sin importar el dolor sin saber como si siquiera logro sentarse sobre Bhaal, sin reconocerse así mismo, su cuerpo ahora respondía por completo al sexo animal… como si hubiera dejado atrás todo rastro de conciencia, sus manos se agarraron de los hombros de Bhaal y su espalda las dejo ir hacia atrás, alargando su cuello, dejando que su cabeza se fuera hacia atrás también aun lamiendo aquellas sombras como si fueran otro miembro, moviendo aquellas caderas tan bruto como Bhaal le embestía como si quisiera llegar a sus entrañas y destrozarlas… apretó los hombros de Bhaal y fue muy claro el pensamiento en su cabeza “no me voy a dejar ganar”… quizás no fue buena idea pensar eso siendo que ya era conciente que Bhaal podía escuchar sus pensamientos como si nada…


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Jue Nov 01, 2012 3:05 pm

Era extraño... muy extraño... el saber que estaba causando dolor a un ser que tenía su vida pendiendo de un hilo que podía ser fácilmente cortado por él y que sin embargo sonreía y no pensaba en otra cosa que en lo mucho que le gustaba el causante de aquella tortura. Ciertamente si fuese Casiopea puede que no se extrañase tanto... pero él estaba acostumbrado a hacer sufrir a la gente incluso mientras él disfrutaba con el placer carnal no necesariamente de destruír las mentes o los cuerpos de sus víctimas... el hacer disfrutar con la más mínima acción y encandilar aún más a aquel crío con cada acto de tortura o humillación que llevaba a cabo con él era tan raro como... excitante.
A él también le gustaba aquel crío... y puede que demasiado. Puede que en aquel momento estuviese empezando a darse cuenta por fin de que se estaba... de alguna manera "volviendo adicto" al olor de su sangre, a su joven cuerpo adolescente siempre listo y deseoso de sexo, a aquella rebeldía que casi ni se evaporaba ante el miedo que él a sabiendas desprendía, a sus eróticos gemidos y comentarios subidos de tono o arrogantes en pleno coito... aquel crío no le aburría como todos los demás solían hacerlo al cabo de un tiempo. Era como si con él sucediese al contrario... y cuanto más lo probaba más deseaba de él, en lugar de aburrirse de tener entre manos siempre lo mismo.

Aquella nueva sensación le gustaba por un lago, aunque le irritaba sobremanera por otro. Aquella mano que aferraba el delicado cuello del adolescente como un cepo de metal era la prueba de su irritación... así como su incansable erección y sus ganas de follárselo de nuevo eran el indicador de que a pesar de todo aquello le gustaba demasiado como para ponerle fin... al menos antes de que acabase el polvo como dios mandaba.
Sin embargo en aquel instante recalcó que el crío no pasaría de aquella noche... iba a destrozarlo y rehacerlo por completo... aunque puede que eso repercutiese luego en la actitud del contrario... si se volvía aún más arrogante debido a su nueva condición seguramente no podría evitar volver a destruírlo, esta vez de forma permanente, por mucho que luego echase de menos tan delicioso juguete. Aquello le preocupaba en cierto sentido... y aquello lo ponía aún más furioso consigo mismo, pagándolo por supuesto con el pobre y delicado cuerpecito del otro.
La máscara blanca que cubría parcialmente su rostro se agrietó como si estuviese hecha de cerámica o algún material similar.

Cuando por fin le escuchó quejarse de dolor, Bhaal esbozó una terrible y al mismo tiempo abrumadoramente sensual sonrisa... antes de ensartarlo y disfrutar aún más por el placer carnal... y el de sus débiles quejidos que fueron acallados por todas sus sombras hambrientas de aquel cuerpo al que penetraron de forma inmisericorde por todos sus agujeros traspasables...
Durante unos segundos sólo percibió dolor salir de la mente del crío... a pesar de que no pareciese precisamente contrariado por él, pero nuevamente no pasó mucho hasta que aquel dolor pareció pasar completamente a segundo plano.
Entornando los ojos, Bhaal observó a aquella criatura desafiante haciendo por propia voluntad aquello que destrozaba su cuerpo, incluso sintiendo placer y viniéndose, continuando después de alcanzar el orgasmo... y ya no pudo contenerse más.
La máscara blanca del demonio estalló por la presión, una oleada de placer recorrió el musculoso cuerpo del Abisal, derramando una ardiente riada en el interior del muchacho y apenas un segundo después, sin que el crío pudiese sentir del todo aquel placer único y tétrico... la mano de Bhaal se disparó contra el pecho de Anthony, situándose justo sobre su corazón, que se detuvo al instante.

Gemidos de placer y de dolor, sonidos típicos de la penetración... todo se apagó con excepción de un incesante goteo proveniente del trasero del noble.
El cuerpo de Bhaal se deshizo en sombras al igual que todo lo que había materializado hasta entonces como su semen, el sillón... todo aquello retornó a su verdadera naturaleza para movilizar el desmadejado y grotesco cadáver del crío, que aún a pesar de todo... a una sombra en particular le pareció hermoso.
"No dejaré que pruebes a nadie en tu despertar... más que a mí" pensó con egoísmo el Abisal, tumbando correctamente aquella cáscara que ya había comenzado a evolucionar para restaurarse de una manera perfeccionada... y renacer.
Disolviéndose como un mal sueño... o un sueño húmedo demasiado fantástico, en el caso de Anthony, Bhaal se fundió con aquella habitación... y se dispuso a esperar...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Sáb Nov 03, 2012 7:23 am

Tanto placer podría provocar aquel hombre en su cuerpo, tanta adicción podía sentir ahora por aquel que usaba aquella mascara aun en su rostro, aun cuando fuera alguien que realmente podría arruinar toda su vida en un segundo, era el primero que había penetrado su cuerpo y posiblemente el único que lo seguiría haciendo, aunque su mente en ese momento estuviera nublada por el placer desmedido que aquel miembro y aquellas sombras le otorgaban, en el fondo sabia que realmente Bhaal se había convertido en su amo en el preciso momento en el que lo vio la primera vez.

Sentir su poderosa hombría entrando y saliendo de su recto con esa potencia tan furioso y dominante, excitaba aun mas su cuerpo que aun a pesar de haber llegado al éxtasis aun seguía gozando y moviéndose para Bhaal como si no pudiera detenerse y vamos que bien sabia él que no quería hacerlo. La fuerte llamarada en el interior se encendía cada vez mas, su miembro que había quedado algo adormilado por acabar ahora se levantaba de nuevo como si nada, Bhaal conseguía ponerlo tan caliente que la lógica se iba al carajo y el descanso no era lo que deseaba precisamente quería poder sentir mas y mas de el, su mente lo gritaba lo deseaba… gemidos, jadeos, el sudor de su cuerpo… todo era un conjunto resultante de lo mucho que disfrutaba de Bhaal aun cuando se negara en cierta aceptar a aquel como su dueño. Su pecho se inflaba abrupto por momentos su boca permanecía abierta aun lamiendo aquellas sombras que la penetraban cuando todo pareció desaparecer de repente, aunque no le importo escucho como un extraño quebrar, miro a Bhaal en el justo momento en que la mascara se deshizo en pedazos por un segundo pudo ver con libertad su rostro entre el placer enloquecido al sentir como se derramaba en su interior obligándolo a cerrar los ojos solo fue una milésima de segundo solo un diminuto momento en que al fin pudo ver su cara pensó que jamás la olvidaría, pero todo pensamiento se apago de golpe cuando en su pecho el poderoso puño de Bhaal golpeo con fuerza…

La habitación había quedado en silencio y el cuerpo de Anthony yacía sin vida en el suelo, con sus ojos abiertos y sin luz alguna en ellos. No había pensamientos en su mente era como si flotara en el mar, pero algo se abría paso, su parte humana había muerto al fin, y aquella sangre endemoniada que tenia descendiente de los incubos comenzó a hervir… un pequeño tic en el ojo se noto a simple viste y el movimiento de uno de sus dedos, extrañamente todo lo que había vivido desde que era un pequeño comenzó a dar vueltas en su cabeza, escena tras escena, todo de golpe daba vueltas y vueltas mientras sus ojos bicolor perdían la pigmentación y ganaban una tonalidad rojiza… entonces de la nada dio una fuerte bocanada de aire y se sentó de repente agitado, con sus ojos abiertos completamente y respirando agitado hasta que la respiración se normalizo de repente y su boca que estaba abierta para tomar aire se cerro, se miro a si mismo un segundo, sus ojos mostraban lo perdido que estaba en ese momento… miro alrededor como si no reconociera realmente lo que veía intento levantarse y tras lograrlo con dificultad se fue hacia atrás y se sostuvo de uno de los muebles que tenia ahí, su cuerpo se sentía tan extraño, y como antes no podía asegurar realmente que lo que había pasado había sido real o solo un sueño… apretó con su mano sobre el pecho donde había sido golpeado aun sentía dolor en esa zona y cerro un ojo con un ligero gesto de sufrimiento ya que al presionar el dolor se intensifico, cuando la cabeza dejo de dar vueltas entonces se paro derecho y sin saber por que una sonrisa se extendía en su boca ahora con aquellos iris símiles a los rubís, Bhaal no estaba, o al menos eso aparentaba en la soledad de aquella habitación, espero unos segundos y chasqueo la lengua, camino hacia donde había dejado la ropa de la fiesta y comenzó a vestirse, en su interior había algo.. una sensación de hambre descontrolada… no podía explicar lo que era, pero… deseaba alimentarse aunque no de comida obviamente, Anthony reconocía enseguida ese deseo, esa sensación de vacío, sexo… quería sexo… su ser lo pedía a gritos, lo deseaba mas que a nada…

De manera prácticamente inmediata la imagen de su padre se vino a su cabeza mientras acomodaba su corbata en el cuello y hacia el nudo y lo ajustaba mirando al frente entre sentimientos de desprecio y deseo, miro la mascara que estaba usando en aquella fiesta, la rozo con los dedos cuando sintió algo en el ambiente… cerro lo ojos un segundos y giro con sus ojos rojos entrecerrados mirando nuevamente el lugar, no lo podía explicar pero sentía algo.. había algo… familiar, dio unos pasos hacia el centro de la habitación con la mascara en la mano y sonrío sutil deteniéndose de perfil frente al espejo y mirarlo de reojo, se puse la mascara manteniendo aquella sonrisa.

-Solo iré a jugar un rato…-

Dijo como si le hablara a alguien quizás a su mismo reflejo o a esa sensación extraña que percibía en el cuarto, no le dio más importancia, tenia hambre y quería alimentar un poco esa especie de falta que sentía en el interior.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Lun Nov 05, 2012 4:21 pm

Nunca se cansaba de ver aquella clase de actos. No era tan apreciativo de la belleza del mundo como para poder ver en toda su magnitud la magia del momento de la transformación, del triunfo de la vida sobre la muerte... de aquella dantesca escena que de pronto se transformó, aparentemente de golpe, en algo de magnitudes fantásticas. ¿Resurrección? No exactamente... el antiguo Anthony realmente había dejado de existir, ahora una nueva criatura se alzaba, con aquellos hermosos ojos rojos hambrientos de sexo... aquel cuerpo reformado que, aunque parecía no haber cambiado demasiado respecto al anterior, era algo mucho más resistente... hecho para soportar incluso el sexo bestial de un Abisal.

Una sonrisa etérea se formó en las sombras de la habitación, algo imperceptible que nadie podría ver a no ser que su dueño así lo quisiese... y en aquel caso no estaba de humor para tonterías teatreras.
Aquella voz resonó en la habitación "vacía", y un demonio tomó una decisión fácil.
El reflejo de Anthony en el espejo se cubrió de oscuridad, y en un cambio progresivo su figura cambió, se hizo más alta, más varonil... más intimidante, y en el momento menos esperado Bhaal en su forma humana apareció mirándolo desde el espejo, el hombre elegantemente vestido para el baile de máscaras, con la coleta y su propia máscara blanca ya restaurada como si nada de lo que había pasado en aquella habitación lo hubiese alterado.

La imagen sonrió, y sin dudar se acercó al espejo desde dentro... y lo traspasó, saliendo del cristal como si éste no fuese más sólido que la gelatina, en apenas un breve transcurso de tiempo encontrándose físicamente frente a Anthony.
- ¿Nunca te han enseñado... que los niños pequeños no deben salir a jugar solos? -inquirió con voz grave y sensual, sonriendo divertido y ofreciéndole el brazo al "bebé" demoníaco- Lo que queda de noche seré tu acompañante y bueno... mientras me mantengas entretenido aceptaré sugerencias de tu parte... -comentó con un cierto tono sutil... ¿tal vez dándole a entender al muchacho que haría lo que le dijese siempre que fuese "interesante" según los cánones del Abisal? Tal vez sí, tal vez no... aquello no cambiaba la relación amo-esclavo que Bhaal tenía ya asegurada mentalmente... pero era un cambio divertido, vería cuán morbosa podía ser la mente de aquel crío reformada hacia el camino de los íncubos.

- Ahora... vamos -le indicó, entornando sus ojos azules tras la máscara y sonriendo relajadamente de nuevo, conduciéndolo camino del baile de nuevo... camino, según parecía, del padre del muchacho que iba a pagar aquella transformación el primero...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Vie Nov 09, 2012 9:36 am

El ambiente se tornaba agradable con cada paso dado en la habitación, como si eso que estaba allí se sintiera más presente todavía que segundos antes, un aroma delicioso, un sentimiento intenso y deseo avasallador… respirar ese ambiente era delicioso. Tras la mascara sus ojos no se sorprendieron cuando el abisal de la misma nada se presento ante él… una sonrisa sutil, que elegante y varonil… que hermoso ser era la criatura voraz y salvaje que tenia enfrente.

-Y aunque me lo hayan enseñado, posiblemente no me importaría… Bhaal♥~-

Se lo queda mirando por unos largos segundos y sonríe gatuno agarrándose del brazo de el sin quitarle la mirada de su cara y se muerde la boca.

-Me tienta hacer algo antes de volver con esas cosas-

Dijo por las personas de la fiesta y pega su cuerpo al del abisal, se empina un poco para alcanzar su cuello y lamer en este.

-Pero… ahora que lo pienso… seria mas divertido hacerlo allá abajo-

Sus ojos se intensifican un poco en el rojo, su mente ya iba imaginando algo de lo que le gustaría hacer, provocar a las empleadas y obligarlas a tener relaciones entre ellas en una lesbica orgia, se imagino también provocando a mas de uno de los presentes en su mente solo había sexo, solo quería ver a todos fornicando como los animales que tanto se negaban a aceptar que eran… se relamió el labio de arriba.

-aaaaah que hambre tengo…-

Suspira casi en un gemido mientras hace caminar a Bhaal, quería apurarse, quería tener sexo con Bhaal pero también quería bajar y romper el ambiente de hielo que era, volverlo mas calido, sentir el aroma de los fluidos de sus cuerpos derramándose sobre la piel, los gemidos… por que no gritos de placer?... ah si, recordó a aquella empleada que había violado hacia poco, se excito pensando en aquel trasero sangrante y tan estrecho… hasta en su mente la imagen de un trío con esa niña se volvía una tentación, Bhaal, el y la niña su morbo aumentaba pensando que por que no hacer que unos cuantos viejos se la follaran bien rico. Su mente no paraba era una escena tras otra todo el tiempo, antes quizás podía mantener callada su mente al respecto y ahora como si la bomba fuera detonada su mente estaba inmersa en esas escenas tan fuertes entre violaciones y sexo salvaje.

Sus iris de rubí se alzaron para observar al gran abisal, aquel intenso color que se mostraba vivido y tan brillantes por la necesidad esa extraña sed que se intensificaba en el interior, sus pasos se detuvieron a pocos metros de donde su padre y los invitados estaban…

-¿Qué se supone que soy?...- Pregunto con curiosidad y una sonrisa encantadora.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Dom Nov 18, 2012 2:27 pm

Bhaal sonrió encantadoramente, no deteniendo su mirar en el joven íncubo cuando replicó aquella contestación tan típica de él... y en realidad de cualquier obseso del sexo recién nacido que aún no hubiese descubierto su lugar en la Jerarquía... o quizá ya gozase de un puesto más alto de lo que jamás podría imaginar gracias a otro demonio superior en exceso caprichoso...
- Supongo que tienes razón... no te veo como una persona excesivamente influenciable -torció su sonrisa con un brillo morboso en sus ojos-, a no ser claro por uno de los Príncipes del Infierno, claro... o quizá por el sexo en general, más ahora -aquél era un buen punto... sin duda estaría muy descontrolado... pero no iba a dejar que nadie más que él lo hiciese suyo... aquel crío era ÚNICA y exclusivamente SUYO; dejaría que violase a todos los criados o criadas que quisiese, que tuviese las orgías que le diese la gana... pero aquel trasero era SU pertenencia, algo que no compartiría con ningún ser inferior más.

- Ciertamente muchas cosas te tentarán a partir de ahora... pero debes saber algo -dijo repentinamente inexpresivo, hablando mortalmente en serio... literalmente ese "mortalmente"-: tu culito de putita es MÍO, y de nadie más, ¿me he explicado con claridad? -había tantas formas de torturar a aquel pequeño por desobedecer aquella orden que seguramente no se preocuparía demasiado de ello (más cuando se enteraría al instante en caso de que se saltase aquella sencilla norma al leer su mente)- Atente a las consecuencias de querer llenar ese agujero con algo que no sea mi carne o algún juguete no inerte -mejor era puntualizar... que si él mismo consideraba a gente como "juguetes sexuales" aquel niño también podría... y hasta con más razones, quizá.

Al sentir aquella lamida, el Abisal sencillamente bajó una de sus manos para agarrar firmemente una de las nalgas del muchachito, apretándolo así contra él y presionando con alguno de sus dedos lo que había entre aquellos dos deliciosos músculos, aún el otro con ropa y todo.
- Uhm... las cosas pueden ponerse muy divertidas allí, sin duda... -ya no volvió a comentar lo de su advertencia, masajeando sensualmente aquella nalga y colando algunos de sus dedos por entre medias para acariciar por encima de los pantalones del otro aquello que tanto había dilatado hacía apenas unos cuantos minutos- no te preocupes, muy pronto te daré de comer... supongo que esta vez no importará que esas alimañas humanas rellenen tus otros agujeros... y también podremos dar de comer a esa pollita tuya tan bonita... -añadió con cierta sorna, seguro de que, tan sensible como estaba por su recien nacimiento, con el simple roce de sus dedos por su orificio trasero el chico ya estaría duro como una barra de hierro y tan caliente como un animal en celo.

A pocos pasos de penetrar en lo que pronto se convertiría en una orgía demoníaca, el pequeño se detuvo haciendo que Bhaal hiciese otro tanto (más por curiosidad que porque el otro pudiese pararlo), volviéndose el demonio de nuevo a mirarlo cuando le hizo aquella pregunta.
- Un íncubo o, para que lo entiendas, un demonio del sexo -sonrió sensualmente-. Muy conveniente, ¿no crees? -añadió con cierta sorna, apartando entonces aquella mano del trasero del otro y avanzando de nuevo hacia la desprevenida fiesta... la gente perteneciente a la cual ni siquiera se podía imaginar lo que se le venía encima.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Miér Nov 21, 2012 10:25 am

Bhaal no necesitaba hacer nada siempre para provocar las necesidades de Anthony ya su sola presencia era un gran motivador de toda libido, pero entre el orgullo de no aceptar semejante cosa aunque le gusta y el deseo que tenia de poder entrar a ese lugar siendo lo que ahora era ayudaban a aguantar los recargados deseos de pedirle a Bhaal que lo tomara ahí mismo y lo destrozara contra la pared, en el piso o donde demonios fuera… su mente era un alboroto ahora era un incubo, un demonio sexual según Bhaal como poco sabia de todo este asunto no diría mucho, quizás después de que su necesidad por ver hasta donde puede lograr las fantasías de su mente entonces tal vez se le tire a Bhaal encima esperando que aquel enorme pene lo atraviese (a la mierda).

Ahora también se encontraba con que no solo era un nuevo ser y todo su cuerpo se sentía extraño si no que también ahora resultaba que su trasero le pertenecía a aquel demonio y eso fue como un stop en toda su mente… es acaso no iba a poder seguir experimentado y mas ahora que parecía desearlo mil veces mas que antes?... pensando que no era justo el reclamo de aquel proclamado amo y de lo cual siempre negaba en su cabeza cuando iba a refutar sobre esas palabras posesivas (aunque por otro lado le gustaba bastante pensar que Bhaal se encelaba pensando que otro podría entrar en el ) aquella mano amenazo todo el plan en su cabeza… acariciando, apretando su trasero tan delicioso donde enseguida su miembro se erecto tan mecánico por le calor que enseguida aquel demonio hacia nacer como siempre sin esfuerzo alguno. Mordió su boca, rodeo con los brazos el cuello de ese demonio delicioso mirando tan gatuno sus iris detrás de la mascara… comenzaba a empinarse para alcanzar su boca, supuso que la fiesta podía esperar y que podía hacerlo primero con aquel que tanto lo ponía.

Pero en ese justo y preciso momento en el que sus labios rozaron los sensuales de Bhaal la puerta del salón donde la fiesta se hacia se comenzó a abrir, a pesar de no separarse ni un poco de aquella boca los primeros segundos sus ojos de inmediato se movieron hacia aquel gran trozo de madera rectangular separándose lento de Bhaal atento a ver quien era, pero si… sentía un aroma a mujer, un aroma que se le hizo familiar y recordó enseguida a aquella empleada que había violado, una sonrisa se le fue formando en la boca y esta se volvió mucho mas notoria en cuanto la esa misma chica salía del salón y que tras cerrar distraída la puerta se encontró frente a ella de golpe a su violador junto a otro hombre… la chica al principio no reacciono pero en cuanto vio a Anthony acercarse se hizo a un lado nerviosa dándole paso a la fiesta, aunque este se detuvo frente a la puerta y la miro con seriedad… sin decir nada y con una sonrisa ladina en la boca la agarro de la muñeca y comenzó a llevarla a un cuarto cercano mirando, mientras ella se resistía naturalmente Anthony tenia la mirada fija en el demonio pensando en lo que le gustaría hacer en ese momento ya que Bhaal lo vería, el deseo de violar aquel cuerpo junto con Bhaal… que luego el mismo abisal se lo hiciera a el tan rico por detrás mientras el seguía violando a la criada… y un sin fin de perversiones mas, su cuerpo no resistía mas el hambre… y bien si estaba a punto de entregarse a Bhaal como siempre pero ahora se podría decir que apareció una buena guarnición para aquel exquisito trozo de carne (¿?)

-Vamos a jugar un rato-

Dijo con un endemoniada e infantil sonrisa mientras la chica asustada comenzó a gritar y enseguida mientras la metía por aquella puerta le metió los dedos en la boca para acallarla.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 01, 2012 12:32 pm

Una sonrisa completamente maquiavélica se formó en el parcialmente enmascarado rostro del Abisal escuchar el transcurso que tomaban los pensamientos del pequeño íncubo al escuchar su pequeño "discurso" acompañado de aquella más bien poco sutil advertencia... una pequeña norma para su nueva vida que, según parecía, no le gustaba demasiado... le hacía gracia, después de todo aquello no dependía de él; era en lo único en lo que Bhaal pensaba mantenerse inamovible... al menos por el momento sólo eso.
Su sonrisa no hizo más que agrandarse cuando con aquel "simple" contacto todo el cuerpo del chico pareció arder, cortando de raíz todos aquellos pensamientos negativos como se cortaría el maíz en la época de siembra... la sencillamente de los íncubos era encantadora.

Cuando el otro rodeó su cuello, dispuesto a más que a besarle, Bhaal acarició aquellas nalgas un poco más, sonriendo tanto externa como internamente al notar contra su cuerpo aquella ardiente erección del muchachito... casi pudiéndose rozar contra el miembro todavía no despierto del todo del demonio, que parecía mucho más calmado ahora que todo estaba "en su sitio"... y que aún así seguía reivindicando sus derechos sobre aquel delicioso cuerpo e igualmente estaba ansioso por probarlo en su nueva forma... pero al parecer el destino le había otorgado un ligero... "aperitivo"... para conmemorar aquella primera vez demoníaca de su hermoso juguetito rubio.

No le fue preciso siquiera el leer la mente del chico o de la chica... la reacción de ella fue más que suficiente para revelarle lo que estaba pasando... bueno, eso y el olor aún reciente de sangre que desprendía la muchacha... al parecer Anthony no le había dado mucho tiempo de receso antes de que aquello pasase de nuevo... aunque claro, más bien era culpa suya. No es como si le importase lo más mínimo, así que todo estaba bien.
"Vamos a jugar un rato, pues". La chica gritó y fue acallada por unos dedos. Pero qué preciosidad de crío se había encontrado... parecía como si los medio íncubos fuesen aún más retorcidos y fogosos que los demonios de la lujuria completos...

Bhaal sonrió con cierta placidez, como si le hubiesen invitado a tomar un té relajadamente en un tatami de madera calentada por el sol de la tarde, y sin mediar palabra siguió al chico con pasos tranquilos y sin prisa, entrando tras él en aquella habitación de invitados y cerrando tras de sí la puerta... sin cerrojo ni protección mágica que valiese. El demonio miró al rubio esbozando una media sonrisa calmada.
- Sería una grosería impedir que alguien más se una a la fiesta si es que deciden abandonar la fiesta más aburrida de ahí al lado -comentó como si tal cosa, andando por la habitación hasta sentarse en un sofá parcialmente cubierto por las sombras al que la luz de la luna no acariciaba, allí asentándose para contemplar un poco del espectáculo...
- Veamos qué puedes ofrecerme, Anthony... es tu noche de estreno, si te portas bien me uniré pronto -le dijo sonriendo con cierta malignidad, apoyando uno de sus brazos en los del sillón y sujetándose la cabeza con su mano cerrada, como un auténtico señor observando la escena desde su posición privilegiada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Anthony D´Angelo el Miér Ene 02, 2013 7:40 am

El rubio casi no oía las palabras de aquel que en teoría era su amo, sus ojos en un destellante tono rojizo observaban aquel cuerpo atrapado por sus garras, sintiendo en su piel aquellos labios que con afana tapada con su mano para que los gritos no fueran expulsados de aquella garganta, aquel rostro delicado infestado de terror por el conocimiento de lo que pasaría, era emocionante… aunque no se diferenciaba de cuando era humano pues estas cosas eran bastante comunes para el rubio que solía jugar con sus empleados de muchas y variadas formas… Aunque esta vez tenia un espectador uno muy especial que motivaba sus actos con su sola presencia.

Comenzar seria sencillo, desgarrar las telas que cubrían su cuerpo, someterla contra algún lado o simplemente tirarla al piso… el resto era obvio, pero todo eso comenzó a pintarle de manera aburrida así que la soltó de inmediato la chica se aparto del rubio y se mantuvo también alejada del hermoso hombre que solo se dedicaba a mirar, ¿Cómo podría entonces hacer al juego interesante? Sus iris ahora de fuego observaban a la chica que pronto comenzó a gritar era molesto, sus gritos eran irritantes cerro los ojos con un gran fastidio reflejado en su expresión se acerco a ella y le dio un revés en su rostro, aquella mujer no despertaba ningún tipo de cariño y aun menos ningún tipo de lastima aunque las lagrimas cayeran de aquella manera tan lastimosa.

-¿Acaso tienes opciones?... Sigues gritando, sigues llorando… nadie va a salvarte de esto y quien lo intente seguramente terminaría muerto o en la misma situación que la tuya- se puso de cuclillas con la mano en su mejilla sosteniéndola y su codo sobre la rodilla –¿No seria mejor aceptarlo? Desde otro punto de vista no es tan malo ¿no? Tu joven y apuesto amo te desea y muchas desearían estar en tu lugar, como un sirviente ¿No deberías de desear complacer a tu amo?...-

Se la quedo mirando aunque la chica era muy claro que no pensaba igual que el y termino por darle una bofetada alejándose de el arrastrándose por el suelo –uno intenta ser amable y para que?...- dice sonriendo con su cara hacia el lado en que la bofetada lo había obligado, rápido como nunca antes lo había sido ya tenia a su merced a aquella mujer en el suelo, con una mano agarro su garganta y apretó esta cortándole el aire mientras se relamía y su otra mano deslizaba sus dedos sobre el vestido hasta que termino por rasgar las telas –igual seria aburrido hacerlo rápido…- soltó su cuello para que aquella no perdiera la consciencia, gritos gritos eran insoportables su paciencia ya no parecía ser la misma agarro su cara y la apretó contra el piso mirándola desde arriba -quiero matarte…- susurro mientras la obligaba a abrir sus piernas – solo sirves para esto, mujer- aquella mano libre invadió con descaro su intimidad, rozando desde el clítoris hasta su trasero “no me atrae en realidad, aunque si quiero hacerlo, no me atrae en lo mas mínimo” pensaba mientras sus dedos ahondaban en el interior de la joven que removía su cuerpo con el deseo de escapar defendiéndose como podía sus uñas marcaban la piel del incubo y sus piernas inquietas golpeaban su cuerpo pero nada parecía hacer reaccionar al rubio que seguía en su plan – eres tan aburrida- en los ojos de Anthony no había interés real parecían mas como vacíos en la lujuria que representaban –ya se… quizás de esa manera seria interesante- dijo en una tonalidad muy infantil. La levanto y la forzó contra la ventana incluso uno de los vidrios se había roto, uno de los trozos termino en la mano de Anthony mientras con la otra mano torcía el brazo de ella, aun gritaba aun lloraba… con la mano libre que ella tenia intentaba apartar con desesperación al joven para terminar con aquel trozo de vidrio clavado en su carne.

Claro que en su nuevo estado la fuerza de la humana era deplorable, incluso aburrida para este nuevo demonio, se dio vuelta y atentando a su propio instinto miro a Bhaal con sus ojos nuevos en el momento en que penetro a la joven, la miro aquella espalda y sonrío los gritos se habían apagado y el joven noble se inclino un poco a lamer la sangre que se vertía de la herida hecha en el brazo de ella aun con el vidrio clavado incluso lamiendo este, torció con mas fuerza el otro brazo al punto de sacar al hombro de su lugar y dejárselo inútil cayendo como si este estuviera muerto hacia un lado –Quiero tener sexo pero cariño a ti me motiva mas lastimarte que seducirte- con una tonalidad burlona susurro en el oído de aquella, sujeto sus caderas y se puso derecho penetrando su vagina con fuerza y haciéndola sangrar… que extraño era ese aroma, ahora parecía ser mas penetrante que las veces anteriores en que había tenido relaciones con vírgenes el aroma de la sangre mezclado con los fluidos de la excitación. Agarro aquel brazo muerto y lo torció de manera inexplicable lamiendo sus dedos mientras ahora los gritos de dolor y los provocados naturalmente por el sexo se mezclaban. Volvió su mirada a Bhaal – No sabia que los humanos éramos tan aburridos – sonrío sutil y algo infantil mientras sin cuidado seguía profanando el cuerpo de la pequeña criada, por primera vez en realidad no había ninguna satisfacción –Sabes… lo disfrutaba mas cuando era humano- comento a Bhaal ya sin mirarlo.


<div style="width:80px;height:80px;margin-top:20px;background-image: url(http://i47.tinypic.com/2qtk0mp_th.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:500px;height:200px;margin-top:-50px;margin-left:120px;background-image: url(http://25.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo1_500.gif);border-radius: 100%;"></div>
<div style="width:400px;margin-top:-5px;font-family:'Ruthie',cursive;font-size:60px;text-shadow:0px 0px 5px #ffffff;color:#000000;">
Anthony D´Angelo
</div>
<div style="width:250px;height:250px;margin-top:-240px;background-image: url(http://24.media.tumblr.com/tumblr_m5usa7kUal1r4d5rjo2_500.gif);border-radius:100%;border: 2px groove #ED1262;"></div>
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Anthony D´Angelo
Admin

Mensajes : 118
Fecha de inscripción : 29/06/2012
Localización : •En mi cuarto &quot;Especial&quot;•

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Invitado el Miér Ene 23, 2013 7:08 pm

"Parece que ya ni me escucha" pensó para sí el demonio mayor, con una media sonrisa permanentemente instalada en su rostro al sentarse en aquel "palco" privilegiado para ver el espectáculo. Ciertamente cuando un demonio nacía por brujería se sentía tan aturdido por el pecado que lo conformaba o tan emborrachado por el poder recién adquirido que siempre perdía el control... era lógico que un híbrido que estuviese recién despertado también pasase por aquella misma fase... hasta que no se corriese unas cuantas veces y lo satisficiesen por completo como dios mandaba no se "serenaría", todo lo que un íncubo podría serenarse, claro.

Sin embargo y a pesar de que aquello fuese un hecho, la sonrisa de Bhaal no se empequeñecía, precisamente, ante lo que pronto descubriría aquel muchachito rubio con la aterrada criada... cuando uno se volvía un demonio, las apetencias no variaban demasiado, pero sí la percepción de dichas apetencias. Bhaal era plenamente consciente de que aquella simple humana no calmaría sus ingentes ansias de sexo... ni de lejos.
Sus palabras no eran, después de todo, por nada... si le había dicho que su trasero era de su propiedad, no era sólo porque no desease que ni por probar dejase que algún mortal se la metiese... sin también porque sabía que ni siquiera eso lo llenaría suficiente. Después de probar los fluídos y el cuerpo de un Abisal... era muy difícil contentarse con cualquier plato mediocre como aquellos, ni siquiera en ingentes cantidades.

Así que la cosa era sencilla... toda aquella violencia gratuíta del rubio no le proporcionaría el placer que buscaba... ni aunque invitase a toda la fiesta a aquella habitación y Bhaal permitiese que todos los hombres que había se lo follasen en grupos de a dos por su pequeño agujerito, ni siquiera así se contentaría... era una sed difícil de saciar, algo que sólo podía hacer con criaturas que desprendían un cierto poder... una cierta "calidad", como solía pensar el Señor de las Sombras...
Un licántropo o un vampiro eran presas fáciles, normalmente poco apetecibles, pero sin duda mejores que los humanos. Un ángel era un suculento plato que, aunque terminaba empachando por su dulzura incluso en la agonía, estaba delicioso si se disfrutaba lentamente (terminando, al menos en el caso de Bhaal, siempre por terminar bruscamente cuando se aburría). Otro demonio era el plato fuerte; nada satisfacía más a un íncubo que hacerlo con otro demonio, cuanto más rango tuviese éste mejor.
Pero claro... si ya se había probado el sexo con un Abisal... aunque ahora sólo fuese un onírico recuerdo de una vida pasada... las cosas eran más complicadas. Una vez que volviese a probar al Abisal en cuestión ya no le satisfaría nada más... y mientras no lo probase no encontraría relación plenamente satisfactoria. Era una maldición, una droga a la que Bhaal ya había enganchado a aquel crío delicioso que ahora se divertía burdamente con la desconsolada y aún así valiente muchachita.

Le vio penetrar a la muchacha, vio sus ojos bicolores y cerró los suyos propios... imaginando aquel agujerito tan delicioso que ahora sería como una boca ávida de su miembro descomunal... ansioso por tragar toda su carne...
Apenas unos pensamientos y ya estaba duro como una roca, el enorme bulto en sus pantalones resaltando como una gigantesca montaña en un terreno llano. Su sonrisa era más amplia, y viendo aquel trasero despejado del rubio mientras lo agitaba penetrando a la cría le estaba dando hambre.
Cuando el otro volvió a mirarle, el Abisal sencillamente le devolvió la mirada mientras se tocaba aquel prominente bulto.
- Los humanos sólo os parecen aburridos a los demonios de la lujuria... una vez habéis probado algo infinitamente mejor -dio un significativo apretón a su paquete en aquel momento, resaltando su perfecta forma-. A mí siempre me entretienen... una o dos noches... pero tú lograste entretenerme más -sonrió-, eres muy afortunado...
Y entonces soltó aquella bomba...
- Ah y, por cierto... no disfrutarás de nuevo del sexo como antes... nunca -ladeó la cabeza, su mueca burlona brillando en aquel rostro enmascarado-. Con nadie... excepto conmigo -y sabía que, por muy rebelde que siguiese siendo, en el fondo de su mente sabría que el Abisal le decía la verdad... por mucho que aún siguiese sin querer admitir que era su amo.
Tiempo al tiempo.

Se encogió de hombros e hizo desaparecer sus pantalones de sombra, quedando vestido de gala de cintura para arriba y unicamente "vestido" con unas elegantes botas de cintura para abajo.
Aferró la enorme barra de carne que ya era visible entre sus piernas y comenzó a masturbarse de una forma lenta pero intensa, ladeando la cabeza del otro lado al que estaba y relamiéndose levemente mientras seguía viendo la escena.
- Absurdamente me pone bastante verte follándote a esa cría mientras mueves ese culito de zorra adelante y atrás... -comentó como si hablase del tiempo, subiendo y bajando la piel de su miembro- la ironía de que te encanta que te la meta tal y como tu haces ahora a esa cría es sumamente erótica... tal vez debería usar mis sombras para violar cada orificio de tu cuerpo como aquella primera vez en la catedral... -añadió, recordando aquella vez y soltando una minúscula gotita de preseminal que quedó apeteciblemente instalada en la punta de su miembro.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Tras una simple mascara...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.