photo bienvenidos.png
¡Hello,Invitado!
Conectarse

Recuperar mi contraseña

 photo ultimostemas-3.png
Últimos temas
» Con amor para ti~
Sáb Nov 09, 2013 5:34 pm por Shin

» Reglamento Obligatorio
Lun Abr 01, 2013 11:40 pm por Shiki

» AnshiGraphics || Afiliacion Elite
Vie Mar 08, 2013 3:02 pm por Afiliador

» PRIMER CENSO ANTES DE LA RE-APERTURA!
Vie Mar 08, 2013 2:23 pm por Areila Schneewittchen

» IMPORTANTE....Un tema para todos
Vie Mar 08, 2013 3:13 am por Amaimon

» Tras una simple mascara...
Miér Ene 23, 2013 7:08 pm por Invitado

» owo
Dom Dic 16, 2012 10:28 am por Galatea

» ...::¿Qué estás escuchando?::...
Lun Dic 10, 2012 7:09 pm por Invitado

» Un dia mas.... {Privado}
Lun Dic 10, 2012 6:44 pm por Invitado

» The Black Queen... [Priv Lucius]
Lun Dic 10, 2012 5:58 pm por Invitado

 photo quienestaenlinea2.png
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Lun Jun 24, 2013 9:17 am.
 photo nuestrostaff.png
○Para contactar cliclea sobre la imagen○
 photo ambientacion.png
El invierno es la estación más fría del año, y sus características son inevitablemente definidas en contraste con las otras estaciones del año: ya que durante los días invernales las temperaturas son más bajas y hay menos horas de luz solar. Estas características se acentúan a medida que nos alejamos de los trópicos y nos acercamos a los círculos polares. En algunas regiones del planeta, según su latitud, altitud y determinadas condiciones meteorológicas, se puede observar la caída de nieve.
 photo foroshermanos-2.png
 photo elites.png
•Elite•
 photo A.png  photo porpost.png
 photo copy.png Licencia Creative Commons
Forbidden Lovers por el Staff se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
obra de >LUCIUS&GALATEA<<"" Los diseños proporcionados por ANTHONY&LUCIUS >>Son de uso exclusivo para forbidden lovers<<
forbiddenlovers.spanishforo.com
.  photo forfinal.png

~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 06, 2012 9:29 am

Luna llena, soledad, luces hermosas en el horizonte no demasiado lejano... era una hermosa noche, a pesar de que aquello no pudiese alegrar el magullado corazón de un niño sin infancia ni futuro.
Los melancólicos ojos plateados observaban desde la orilla norte del Río Leviatán la orilla contraria, observando con su mirada cansada y resignada aquellas luces que nunca podría ver de cerca más que si alguien de allí lo compraba... algo que realmente terminaría igualmente con el encanto de pasar por fin a aquel lugar mejor que el que lo acogía ahora.

Su cabeza tuvo que moverse entera para poder ver por encima del hombro aquella figura vigilante a bastantes pasos de él, encima del promontorio que bajaba hasta la orilla del río, aunque en verdad ya no le molestó... estaba más que acostumbrado ya a aquella máscara que le dificultaba la visión e impedía que aquellos "susceptibles de dañar la mercancía del jefe" pudiesen ver su rostro.
El chico analizó al hombre enjuto y de ojos penetrantes que le devolvió la mirada a aquella distancia sin dudar; delgado, más bajito incluso que él, con nariz de halcón y estructura ósea más bien delicada... estaba claro que hasta alguien así tenía más fuerza que él, desde que el jefe del burdel se había dado cuenta de aquel detalle se había centrado en contratar hombres más rápidos y ágiles que fuertes, después de todo Rin sin duda ganaba más en esos campos que en los de la fuerza, aunque igualmente con la poca resistencia que poseía también terminase desfalleciendo sin correr tampoco demasiado.

Sacudió la cabeza... de todos modos era ya tan obvio para sus captores que había perdido la esperanza de escapar que incluso le dejaban toda la ventaja de distancia que le daban... sabían bien que ya no trataría de huír a la más mínima oportunidad que se le presentase. Hacía ya unos días el jefe del burdel había ido a verle a su habitación después de recibir el informe del guardia sobre su estado anímico... y tras mirarle los ojos había sonreído y alegado que únicamente dejaría al guardia para protegerle, ya que estaba claro que las otras funciones que había programado para él ya no eran necesarias.
Rin no había sentido nada... sólo aquella especie de entumecimiento e indiferencia que le acompañaba desde que sus lágrimas se habían secado y su resignación a lo inevitable se había adueñado por completo de su cuerpo. Se sentía vacío... tan sólo allí, mirando aquellas luces y sintiendo en su cuerpo la templada brisa nocturna del verano se sentía de alguna manera bien... sin pensar en nada y de forma únicamente física, pero bien al fin y al cabo.

Sus ojos plateados volvieron a observar aquella hermosa vista, desentendiéndose de su guardia como siempre hacía últimamente y sencillamente deleitándose con lo poco que tenía con poder salir al menos a dar algún que otro paseo nocturno fuera del agobiante y desagradable ambiente del burdel de la Reina de Corazones.
El joven apartó levemente sus cabellos que se agitaban suavemente por el viento y se acuclilló en la orilla del río, acariciando con una de sus manos la límpida superficie acuosa, aún ahora procurando que las largas mangas de su hermoso yukata negro decorado con flores blancas no se mojasen aunque en el fondo le importase un comino... las viejas costumbres tardan en morir, pero el día había sido horrible como siempre, y no tenía ninguna gana de luchar contra su instinto por algo tan tonto como evitar que las ropas de su "jefe" se manchasen lo más mínimo. Suspiró de forma casi inaudible y se irguió de nuevo sobre aquellas pequeñas sandalias de mimbre que también le habían otorgado, quitándoselas para poder sentir la hierba y las redondeadas piedrecitas de la orilla bajo sus delicados pies. Siempre había adorado caminar descalzo... cerró los ojos y juntó sus manos dentro de las mangas del yukata para disfrutar de todas aquellas sensaciones... el susurrar del viento, el tacto del suelo, la luz de la luna que brillaba incluso a través de sus párpados... todo sería tan maravilloso si sólo fuesen sensaciones como esas...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 06, 2012 3:00 pm

Había sido un día difícil, su trabajo en las caballerizas estuvo complicado, no por los elegantes caballos que siempre le obedecían como si este pudiera hablar con ellos, si no por aquellos con los que compartía su trabajo, no sabían tratar a aquellos animales tan nobles que servían a la humanidad, uno se atrevió a golpear con el látigo a un caballo rebelde, aquel hombre enseguida saludo al suelo muy cercano tras el golpe muy medido del ángel ennegrecido, su rostro reflejaba desprecio a aquel hombre que cobarde y sin poder tuvo la osadía de herir a aquel hermoso y majestuoso animal, sus manos se posaron sobre el pelaje brillante de este y el mismo caballo respondió a aquel contacto acercando su cara hasta el cuerpo de Elliot y amable responder la caricia dada con tu hocico, tras aquello amablemente el caballo accedió a entrar en su cubículo y Elliot se aseguro que tuviera alimento y agua para que pasara tranquilo toda la noche…

-Si vuelves a tocar a uno de los caballos, conocerás en carne propia el dolor que el látigo puede ocasionar-

Dijo para darle la espalda y caminar fuera de la caballerizas, fue hasta la mansión donde su patrón se encontraba, aquel día además era el de paga, su mente había estado algo dispersa durante el día, pero no inconciente dejaría pasar el dinero que compraría el ron y daría a aquel día un digno final.

Entro en la mansión y el noble que lo contrato lo guío hasta su oficina, sacando de una caja fuerte bien decorada el dinero que le correspondía al ángel.

Noble: -Haces un gran trabajo no me equivoque en contratarte, espero los nuevos empleados no te sean molestos, enséñales tus secretos para domar a los caballos-

Elliot: -Lamento decirle que esto no es algo que se enseñe, y yo no los domino, les respeto y por lo tanto ellos a mi también.-

Noble:. –Comprendo… si tienes algún inconveniente con alguno por favor infórmamelo-

Elliot: -De hecho tengo un problema con uno de ellos, le pido encarecido que le ordene al nuevo empleado que ingreso hoy que no vuelva a usar el látigo con los caballos-

Noble: -Muy bien Elliot, espero sigas trabajando como hasta hora-

Elliot: -Mientras usted me de mi paga, yo seguiré trabajando como siempre-

Fue lo ultimo dicho por el ángel ennegrecido tras tomar el dinero y partir lejos de la mansión, camino por la ciudad, al estar del lado sur, debía llegar a su cantina favorita en el la zona norte, y de paso con el andar despejar la cabeza cargada del día con sus hermosos recuerdos que siempre con recelo guardaba a toda costa, así su andar le fue guiando apacible por la ciudad de Villa de Rose, algunos mal vivientes rondaban a las altas horas, prostitutas callejeras en busca de clientes, ladrones… asesinos y hasta violadores transitaban el mismo camino por el que Elliot caminaba firme y dominante, ninguno se atrevió a acercarse a el, por lo que su andar agradecidamente quedo en paz.


Pero algo llamo su atención, una luz parecido a la de las luciérnagas lo invitaba a seguirlo cuando había llegado cercano a la zona centro, reconociendo de inmediato de lo que aquella luz era en realidad, simplemente la siguió sintiendo confianza de que no era guiado a una trampa, pues pocas veces en la existencia tienes la suerte de encontrarte con el alma de un ángel.

Alejándolo de su camino, bastante en realidad, el ángel fue guiado tras unos árboles que mantendrían su presencia oculta de los que estuviesen rondando en río que corría por la ciudad. Al ver a la luz detenerse entonces él también lo hizo mirando al frente y vislumbrando dos figuras pequeñas a comparación de él

-¿Qué deseas hermano?-

Pregunto entonces con cierta indiferencia, la misma que lo ha caracterizado desde añares, La luz tomo la forma del alma dejándose ver el ángel que se ocultaba tras ella,

Alma: -Míralo, ha sufrido mucho, yo no puedo hacer mas que acompañarlo en su dolor, ¿Podrías protegerlo por mi?-

Que noble era aquel ángel que aun después de muerto en vez de buscar la paz que su alma tenia bien merecida se quedo en la tierra acompañando a aquella criatura que se encontraba mojando sus pies a las orillas del río. Aquello saco una sonrisa de parte Elliot, aun quedaban ángeles así… cerro sus ojos y volvió con su rostro serio a mirar al joven peliplata que hallaba algo lejano.

-Yo lo cuidare, puedes descansar ahora-

Dijo mientras el alma del ángel sonrío agradecido y volviéndose la luz de luciérnaga fue hasta el joven rodeándole como su despedida y alejándose hasta desaparecer en la profunda oscuridad del firmamento. Elliot ya no dudo mas y salio de entre los árboles dando pasos apacibles que pronto fueron interrumpidos por el humano que era guardián de aquel que ahora había aceptado proteger, extendió su mano hacia el rostro del humano y susurro suavemente la simple palabra “Duérmete”, llevando al humano a caer sobre el suelo completamente dormido.

Elliot se acerco al joven y el viento comenzó a soplar amable acariciando las pieles de los presentes y meciendo sus cabelleras…

-¿Cómo te llamas?-

Pregunto con seriedad pero con ese tono de amabilidad, aquel porte que siempre era dominante para alejar a los seres que quisieran acercarse ya no estaba, su rostro aun siendo serio reflejaba calidez, una que creyó perder hace ya mucho tiempo, notando entonces en aquel la sangre de ángel que corría por sus venas, quizás entendiendo un poco las razones de que su hermano se aferrara a protegerlo, era extraño pero la empatía surgía natural al igual que el deseo de cuidarlo.

-¿Ese hombre… te ha hecho daño?-

Pregunto mirando a aquel sujeto sumergido en los sueños provocados por el poder del ángel ennegrecido, volviendo luego a mirar al pequeño semi ángel, perdiendo un poco la seriedad de su rostro.

-Soy Elliot, aunque puedes llamarme Kasiel, desde ahora soy tu ángel de la guarda-

Elliot no encontraba problema en decir las cosas como eran exactamente, aunque no conocía al joven frente a él, no sentía corrupción en su alma, no sentía mas que un extraño y atormentante dolor que nacía desde lo mas profundo de su ser, quería cuidarlo… si quería protegerlo, era imposible que aquel deseo naciera, como ángel era natural que sus instintos le guiaran a tan sentimiento, era agradable poder sentirlo nuevamente después de tantos años.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 06, 2012 3:44 pm

Sensible a acontecimientos sobrenaturales como era, Rin siempre había temido con pavor la Catedral de San Absalón y evitado con vehemencia los Cuarteles de la Guardia Norte... así pues también siempre había notado aquella extraña presencia cálida que, a pesar de no materializarse ante él en ningún momento ni identificarse como lo que era, siempre había estado con él en los momentos más oscuros y duros de su vida como un silencioso amigo que a pesar de no poder intervenir para ayudarle al menos le había hecho compañía en su dolor... puede que por eso notase de una forma tan nítida cuando aquella "existencia" desapareció de repente.
Rin la sintió alejarse, alzando la mirada hacia el cielo, llegando incluso a darse la vuelta hacia el guardia, alarmado, tan sólo ganándose una mirada de advertencia por parte de éste (que pensaría que trataba de realizar alguna estratagema para escapar). Buscó aquella cosa indescriptible con la mirada, pero antes de que nuevamente se rindiese sabía que no la vería... después de todo nunca se había dejado ver, dudaba que fuese distinto en aquel momento...

El joven se sintió de nuevo desdichado, como siempre que volvía al interior de los muros del prostíbulo o sencillamente pensaba en su situación... aquel amigo había sido su único consuelo durante muchos años, y ahora se había ido... hasta él lo había abandonado.
Rin volvió a girarse hacia el río, llevándose ambas manos juntas al pecho, tratando de contener el miedo y la desesperación que lo atenazaban de nuevo con fuerza como la primera vez... cuando aún no se había rendido a su destino.
Pero entonces una luz apareció frente a él, pudo verla a pesar de sus ojos cerrados y envueltos en lágrimas bajo la máscara. La calidez de aquella luz lo envolvió e hizo que alzase la mirada para contemplarla y sentir una especie de paz interior que le hizo preguntarse qué sería en verdad aquel ser que, como una especie de despedida, revoloteó a su alrededor y subió al cielo hasta desaparecer en el firmamento estrellado como si nunca hubiese pertenecido a otro lugar.

Sólo entonces Rin se dio cuenta de que había estado conteniendo el aliento, y aquella sensación de calidez fue desapareciendo... dejándole frío y entumecido de nuevo. Cayó de rodillas sobre el herbáceo suelo, por suerte no rozándose las rodillas con ninguna roca de la orilla del río.
Sintió algo a sus espaldas, una sensación extraña... suave... y los ojos vigilantes del guardia que había sentido siempre clavados en su nuca desaparecieron. Era extraño... pero no se encontraba en muy buenas condiciones como para saber qué significaba aquello...
El viento volvió a agitar sus cabellos... y entonces alzó la mirada hacia su izquierda, contemplando a aquel imponente hombre de rostro serio y ojos curiosamente amables.
Su primera pregunta, directa y repentina, le hizo dudar, entreabriendo sus labios bajo la máscara blanca de kitsune pero sin que ni una palabra llegase a salir de aquella boca recortada sobre la fina cerámica. Su segunda pregunta sin embargo le hizo reaccionar por fin, recuperándose de aquella especie de aturdimiento lo suficiente como para mirar hacia atrás... y ver al guardia inconsciente... puede que muerto o herido. La seriedad con la que el contrario dijo aquello... le dio miedo. Su instinto se disparó.
- Dios santo... ¿qué le ha hecho? -susurró apenas, levantándose a todo correr e, ignorando las sandalias que quedaron tiradas en la orilla del río, dirigiéndose hacia el hombre caído, subiendo a las prisas el montículo herbáceo hasta llegar a la calle adoquinada donde el otro se había desmayado para sentarse a su lado y asistirle.
Aquel hombre sólo cumplía con su trabajo... no podía culparle... no lo odiaba. Puede que a las únicas personas a las que hubiese llegado a odiar en su vida... fuese al jefe del burdel... a sus padres... y a todos aquellos hombres que se disputaban su virginidad como si fuese un objeto... sencillamente no podía ignorar si aquel trabajador se encontraba bien o no.
Colocó sus dedos índice y corazón juntos y le tomó el pulso en el cuello, suspirando más tranquilo al comprobar que estaba vivo y que no parecía tener ninguna herida ni externa ni interna (algo que supo simplemente con posar sus manos sobre el pecho del hombre).

A pesar de la rapidez con la que había reaccionado a las amenazadoras (desde su punto de vista) palabras del moreno, la mente de Rin no había obviado aquellas últimas palabras que el otro había dicho con tanta naturalidad...
El chico alzó la mirada de nuevo hacia aquel hombre extraño que había hecho caer inconsciente a un guerrero experimentado sin, al parecer, golpearlo de ninguna manera... y sintió incertidumbre.
- ¿Qué...? -incrédulo, sacudió levemente la cabeza y tragó saliva- ¿Tú eres... un ángel? -obvió aquello de "de la guarda" por las lógicas razones que le llevaban a pensar que nada bueno podía pasarle ya a él... menos el tener algo como aquello. Una idea absurda, descabellada... de los cuentos de hadas que antes tanto amaba leer... era un sueño demasiado bonito como para ser verdad, y Rin ya no creía en los sueños
- No sé quién eres en verdad... pero no deberías haber hecho esto -dijo entonces, su confusión volviendo a amainar tras aquella máscara de calma desesperanza-. El señor Alden querrá venganza por dejar a su guardia en ridículo de esta manera... -aquello era lo mejor... no sentir nada... aunque aquella forma de ser suya siguiese haciéndole daño al preocuparse incluso por aquel desconocido tonto (en su opinión) que se había ganado un duro castigo si alguien del burdel lo veía con él en aquella situación.
Miró a todos lados y luego volvió de nuevo sus ojos plateados hacia el contrario.
- Váyase ahora que aún está a tiempo, por favor -le suplicó con voz débil, bajando la mirada entonces y apretando ambas manos sobre su regazo-. No sé qué pretende diciendo esas cosas sin sentido... pero sólo saldrá herido si se queda aquí... -"conmigo" añadió para sí, aunque finalmente no lo dijese...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 06, 2012 5:59 pm

No podía esperar entonces una buena reacción después de todo él seguía solo siendo un extraño que de repente apareció, siendo entonces que el chico pronto fue con aquel que yacía dormido en el suelo… tan despreocupado de si mismo, considerado con aquellos que en realidad le mantenían cautivo a su aparente destino, aquel niño… aquel niño tenia algo que hacia demasiado tiempo Elliot no era testigo, una luz esperanzadora que alimentaba su alma, ahora estaba enfrente de una criatura pura verdaderamente, que por mas dolor que su alma ocultaba él no dudaba en ayudar al caído, que hermosura escondía entonces dentro del recipiente que era su cuerpo, que belleza ocultaría detrás de la mascara que mantiene su cara oculta de los ojos de todo ajeno…

-No te preocupes por el, solo esta durmiendo-

Dijo suave encaminado hacia el joven, extraño era que sus iris de espada no podían retirar la mirada de aquel, era imposible no sentir empatía tratándose de un ser dueño de tanta bondad, comenzando quizás a entender por que su hermano decidió aun después de su muerte mantenerse al lado de este niño.

-Así es soy un ángel y mi nombre como tal es Kasiel, aunque puedes llamarme Elliot, así es como soy conocido en la tierra media.-

Respondió volviendo a quedar neutro ante la situación, era definitivo que ese hombre ahí acostado, sumergido el hechizante sueño profundo tenia el alma corrupta, oscura… aun mas el pecado de lujuria y soberbia se desprendía de su cuerpo en un fuerte aroma que llegaba a ser insoportable para su olfato, quizás la única razón por la cual mantenía su distancia del joven al que ahora había prometido cuidar. Admitiendo en su interior la molestia de tener que ver a una mascara en vez de su cara, sin poder ver sus ojos y saber tras ellos los sentimientos por los que pasaba en este momento, su voz era bella, melodiosa ante los oídos del ángel ennegrecido que buscaba en su interior la fuerza de aproximarse mas sin patear lejos al durmientes por su asqueroso y hediondo aroma.

-¿Realmente crees que un ángel de mi estatus podría preocuparse por la venganza de un humano?, aun eres joven, demasiado inexperto en el tema como para comprender la diferencia que hay entre unos y otros, en tu sangre corre la un ángel y aunque no eres de raza pura, es claro que en tu sangre hay de la divina… no deberías de preocuparte tanto por mi, yo soy quien debe preocuparse por ti desde ahora en adelante…-

Termino de hablar con su voz neutra y apacible, sus alas se desplegaron con su profunda oscuridad reinante sobre ellas.

-El destino no esta labrado en piedra, solo tu eres el que decide si esta es la vida que deseas seguir, si es así, me daré media vuelta y te dejare tranquilo… pero si en tu corazón esta latente el deseo de algo mejor, entonces toma mi mano y deja atrás tu pasado, pues iré a tu lado en el camino de la vida, y te protegeré de todo mal que intente acercarse a corromper tu pureza-

Declaro extendiendo su mano, cuando en el fondo se escuchaban los pasos apresurados de varios hombres aproximándose a donde se encontraban, sus alas entonces se guardaron no pretendía dejar que otro ser humano viera su origen, se mantuvo sereno hasta que las presencias humanas miraron la escena planteada delante de ellos, el tesoro de su jefe estaba al lado del cuerpo de su guardia, y tras ellos un hombre desconocido parado con la mirada de hielo y la apariencia de un maleante, que otra cosa podían creer que era un ladrón, o un asesino, alguien que quizás planeaba robarse al precioso tesoro de su jefe…

No demoraron en abalanzarse contra el ángel ennegrecido como animales hambrientos, con sus armas humanas deseando tajear el cuerpo del extraño, mas este esquivo cada sablazo dado sin dificultad alguna, empuño su espada negra desde al mango y con la otra la funda que la guardaba de la vista, en posición de sacarla y contraatacar si esto era necesario.

-Recuerden entonces que ante sus decisiones apresuradas ustedes vinieron a mi amenazantes con sus armas, no me responsabilizaré del daño que reciban de no hacerse a un lado-

Los hombres poca importancia le dieron, le ganaban en numero eso era seguro, y al estar en manada pues sentían el valor inconciente de enfrentarse a algo que no sabían que era realmente, uno a uno fueron cayendo heridos ninguno encontraría la muerte esa noche, solo uno de ellos tenia heridas tan superficiales que escapar podía solo por que ángel así lo quiso.

-Dile a tu jefe que este niño ya no le pertenece, y que si siente algún problema con eso… entonces puede aparecer cuando lo desee y entonces arreglaremos el asunto de hombre a hombre a menos que cobarde sea para venir con un ejercito de rufianes como tu-

Le informo al hombre sentado en el suelo apuntando el filo de su espada a su cara, entonces aquel corrió en la misma dirección por la que había llegado, y Elliot guardo su espada en su funda que siempre exhibía colgada en su cintura.

-Ahora tienes la libertad de elegir… pero seré sincero contigo, si tu corazón teme y decide quedarse en esta vida, no me iré… mentí cuando lo dije, seguiré a tu lado y no dejare que nadie te haga daño-

Las ultimas palabras que pronunciaría esa noche, pues su voz se callo esperando por fin la respuesta del joven, quizás esta noche era demasiado para él, y entendería si el niño temeroso del desconocido decía que no iría con él… aunque eso solo le traería mas complicaciones a su vida oculta y la que mostraba, le hizo la promesa a su hermano y se encargaría entonces de cumplirla.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Lun Ago 13, 2012 5:50 pm

Rin había alzado la mirada más tranquilo por el hombre inconsciente al escuchar la aclaración y comprobar él mismo que el otro se encontraba bien, únicamente para sentir de nuevo aquella confusión por las palabras carentes de sentido del moreno, o al menos así parecían a alguien que no tenía idea alguna sobre el mundo de ángeles, demonios, vampiros y licántropos en el que en realidad vivía.
Sacudió la cabeza, incrédulo, ante las palabras del otro. No es que dudase de la convicción que sonaba en la voz del mayor... pero ciertamente aquellas palabras sólo podían provenir de un loco... al menos era aquello lo que su mente trataba de decirle para autoconvencerse y protegerse de la verdad... que llevaba sospechando mucho, más precisamente desde que había descubierto sus extraños poderes: que el mundo que le habían enseñado no era más que una diminuta parte de todo lo que en realidad latía bajo él.
- Y-yo soy Rin... -apenas acertó a murmurar, tratando nuevamente de pasar por alto las palabras extrañas del moreno y centrándose ne lo único que no parecía una locura de toda aquella situación; en aquel caso la educación de responder a alguien que da su nombre diciendo el nombre de uno mismo.

Aquella mínima "normalidad" dentro de aquel escenario tan tenso y extraño hizo que Rin lograse calmar un poco más la parte de su mente que estaba casi histérica (a pesar de las apariencias) por lo que allí estaba ocurriendo, algo mucho mayor que él y que no llegaba a comprender del todo... sin embargo, con las siguientes palabras del supuesto "ángel" nuevamente aquel miedo resurgió con el doble de fuerza. ¿Qué era lo que estaba diciendo...? ¿Que él era un ángel tambien o algo parecido...?
- E-esto se está saliendo de contexto... -se llevó una mano a la máscara de forma afectada, como si le doliese la cabeza... que era ya casi un hecho- no entiendo nada...
¿Cómo podía ser que aquel hombre fuese allí y se creyese que así de buenas a primeras fuese a tragarse todo aquello de los ángeles y de que su sangre era parecida o...? ¡¿Cómo podía aquel hombre tener tan poco tacto para decir algo supuestamente tan importante?!

Estaba a punto de colapsar definitivamente cuando alzó su mirada errante hacia el moreno... y vio las alas... alas negras como el azabache.
- I-imposible... -"decía la verdad..." concluyó mentalmente, ya que las palabras salían con dificultad de su boca entreabierta- ¿u-un angel caído...? -apenas atinó a inquirir, recordando viejos cuentos que las prostitutas le habían contado cuando era niño y por los cuales había sido capaz de asociar el color negro de las alas del ángel a aquel tipo en especial... realmente sin tener conocimiento sobre si lo que decía era una tontería inventada o realmente estaba en lo cierto.
Su mente estaba en estado de shock. Totalmente confundido y sin entender ni una palabra de lo que dijo el ángel a partir del momento en que mostró las alas, Rin sólo pudo mirar aquella mano extendida hacia él con desconcierto y miedo, retrocediendo desde su posición en el suelo como si en verdad aquella mano aparentemente amable fuese a hacerle más daño del que ya había recibido en su corta vida...

Fue entonces cuando él también escuchó los pasos apresurados, los zapatos resonando sobre el adoquinado, un sonido tan extraño de escuchar a aquellas horas de la noche... las alas desaparecieron, y Rin pareció despertar de nuevo de aquel "sueño" intermitente que parecía lanzarse sobre él para protegerlo de las cosas sobrenaturales y sin sentido lógico que estaban empezando a ocurrir a su alrededor.
Rin vio a aquellos hombres. Vio la muerte en sus ojos... se irguió, dispuesto a echar a correr para proteger aunque fuese con su débil cuerpo a aquel extraño que tanto lo había asustado y que tanto revuelo había causado en su confusa e ingenua mente... pero no pudo dar ni un paso antes de que los guardias de su jefe se abalanzasen sobre él y el moreno pareciese desaparecer a su vista al moverse tan disparatadamente rápido para dejarlos a todos inconscientes aunque ahora de una clara forma más violenta que en el caso del guardia que lo custodiaba a él. Se quedó paralizado en el sitio, mirando la escena y escuchando aquellas palabras amenazantes del ángel negro.
Tras ver al otro escapar y que su "salvador" se girase de nuevo hacia él para confesarle aquello, Rin estuvo a punto de recuperar el habla... de verdad que sí... pero algo detuvo su lengua. Una sensación muy conocida ya y altamente temida...
- Valientes palabras para un ángel que está en la rivera equivocada... -dijo la voz de Alden, el jefe del prostíbulo, tras el muchacho, que sintió como aquella parálisis que siempre se adueñaba de su cuerpo lo hacía de nuevo al sentir el cálido aliento del hombre en su nuca.

El elegante hombre iba vestido de gala, elegante y atractivo pero con un rostro cruel y desprovisto de emociones. Su cabello, curiosamente plateado al igual que el de Rin, destelló a la luz de la luna cuando salió de las sombras para acariciar suavemente el cuello del semi-ángel, haciendo que éste se estremeciese de pies a cabeza con terror.
- Eres muy estúpido por haber venido aquí a meter las narices donde no te llaman... -comentó el supuesto hombre, que en realidad era un Demonio Meta de alto rango al servicio del Abisal Mephistos- sabía que ese patético ángel guardían terminaría por traerme problemas, pero temía por la cordura del crío si lo destruía antes de cerrar un buen trato... la mercancía cuerda vale más -alzó una ceja, irritado.
- De todas formas y por suerte he llegado a tiempo... será mejor que te vayas por donde has venido ahora mismo si no quieres conocer el verdadero poder de la Oscuridad... -sonrió siniestramente, alzando su mano libre que se llenó al instante de un brillante y poco halagüeño fuego rojo; no en vano era un poderoso brujo demoníaco... estaba bastante confiado de poder ganar a un simple ángel guerrero... aunque... había algo... había algo en aquel en especial que le hacía dudar... de sus posibilidades... era como una sensación... un aura se desprendía de él que parecía diez mil veces más maligna de la suya... y un millón de veces más potente que la suya...
Fue entonces cuando se dio cuenta de dónde más había sentido aquella sensación... y su rostro empalideció de simple y puro pánico, sus ojos descolocados mirando mejor al ángel caído.
- T-t-tú... la Ros-s-sa... no puede ser... -aquellos ojos aún poblaban sus pesadillas aunque sólo los hubiese visto de refilón en un baile en aquella posada que solía frecuentar... y... ¡¿Cómo era posible que aquel descastado tuviese aquel olor... aquel aura... aquel poder consigo?!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Mar Ago 14, 2012 1:20 pm

Aquel momento era extrañamente familiar, pero muy agradable, lo único que aquel ángel ennegrecido debía de lamentar era no poder ver el rostro del joven frente a él que yacía de rodillas aun cercano a aquel hombre que dormía… el viento soplo fuerte dejando los cabellos de ambos flotando al ritmo de su fuerza, muchas preguntas circulaban en la cabeza de Kasiel que no podía evitar mirar al mas chico con una expresión casi neutra con algo de calidez, ¿Acaso seria que haberse convertido en su ángel guardián termino por provocar aun a la distancia ya una conexión?. Un sentimiento quizás que creyó perdido con el duro transcurrir de los años, segundos que cayeron en la eternidad de un simple momento…

-Rin….-

No pudo seguir tras pronunciar el bello nombre de aquel dulce y considerado ser que mostraba ante él, la sensación de amenaza se hizo presente, por lo que su voz se vio acallada, desde las mismas sombras un ser endemoniado salía galante y soberbio, la parálisis del mas chico fue demasiado evidente como para no tenerla en cuenta…Aquel hombre salía con sus palabras tan petulante creyéndose amo y señor de aquel joven peliplata, en cierta forma ver aquella cercanía que mantuvo con el mas chico comenzó a molestarle, si bien enfrente tenia a un demonio meta, no sentía temor alguno pues los secretos que tanto resguardaba del saber general le daban la seguridad que aquel no representaba realmente una amenaza para su ser… mas se mantuvo en el lugar para terminar de oír a aquel hombre que había ganado el desprecio del ángel ennegrecido.

-Creo que la estupidez es ya algo habitual en la mayoría de todos los seres que están sobre la tierra media, ¿Por qué seria yo la excepción a eso?-

Su rostro inmóvil ahora reflejaba la absoluta frialdad que tanto le caracterizaba, sus ojos se clavaban intensos en los iris de aquel demonio que osaba con tanto descaro mantener aquel contacto con quien ahora era su protegido…

-El verdadero de poder de la oscuridad… no me hagas bromas tan malas demonio, el verdadero poder de la oscuridad no esta en ti que solo eres un siervo insignificante de tu ama-

Su rostro seguía impecable en su expresión limpia y helada, aquel hombre estaba fastidiando al ángel ennegrecido, pero todo cambio de un segundo a otro, cuando los parpados de aquel hombre se abrieron de par en par, cuando aquellos ojos reflejaron el mismo temor al ver al ángel, su piel caía en la fría sorpresa y perdía su tonalidad, miedo… “¿Se dio cuenta?”… pensó el ángel mientras se mantenía firme en su posición, para cerrar los ojos virando el rostro apenas a un lado levanto la espada negra y de un fuerte movimiento la clavo en la superficie del suelo dejándola allí mismo, mientras ahora sus pasos dieron lugar a la caminata lenta y aguerrida, aproximándose al demonio pero sobre todo al que se encontraba bajo el poder de aquel insignificante ser…

quizás en otra época ese hombre se hubiera convertido en un digno adversario, quizás estuvieran mas nivelados entre ellos y terminarían en una batalla que podría durar siglos antes de que uno de los dos cayera rendido por el cansancio, o mismo por la muerte que le traería el vencedor del encuentro. Pero ahora Kasiel contaba ventajas que ningún ángel o demonio tenían, la mezcla perfecta e equilibrada, un poder que fusionándose con el propio se creaba algo nuevo, aunque no fuera capaz de mantener una pelea física con los mas fuerte, tenia ahora sus trucos para poder mantener una pelea e incluso si llegaba a darse el caso, incluso con aquella técnica podía acabar con la vida de su contrincante por que este estuviera en rangos superiores a él, el precio fue caro, pero en su cabeza todo esto valía la pena y no se arrepentía de la decisión ni del sacrificio que debía de hacer.

Ahora el ángel no pertenecía ni a un lado ni al otro, su poder no podía ser clasificado como bueno o malo, en su interior estaba latente aquel poder, pero también estaba el original… la contradicción se volvía inminente en su interior. A los pocos pasos de aquellos se detuvo, mirando desde su alta posición al demonio con despectiva mirada por momentos indiferente, por segundos asesina, los iris de espada eran una consecuencia de los hechos que habían acontecido en su pasado, el secreto pasado que solo una persona conocía.

-Odio ver tu mano sobre su piel…-

Comento en voz baja en un tono amenazante mientras se ponía a la altura de ambos y tomaba la mano de aquel demonio, su energía se liberaba oscura y alrededor de su mano se desplegaban de a momentos pequeños pero intensos rayos finos de luz como truenos de un color violáceo oscuro que dañaban la carne de demonio meta…

-Nunca mas volverás a tocarlo…-

Susurro entonces mientras su otra mano se elevo hasta su oreja izquierda invocando con su poder un arma, una espada enorme de color negro con símbolos en su hoja que la recorrían en su longitud, un aspecto demoniaco para un arma que no lo era en realidad, ella apareció a su lado cayendo desde el cielo y clavándose sobre el suelo, el ángel tomo el mango de esta tras soltar la mano de aquel hombre tan molesto a su parecer, terminando por cortar sus manos con ella y alejarlo de una patada del lado de Rin, a quien las salpicaduras de sangre alcanzaron manchando su blanca mascara y un poco de su traje oriental. Mientras se formaba una especie de laguna enrojecida sobre el suelo, el ángel ennegrecido sin piedad empuño su espada y la clavo en el rostro del demonio usando su fuerza para terminar por cortarle en dos.

Luego quedando frente a Rin, se acerco, limpiando así con sus ropas la sangre en la mascara, sus ojos volvían a ser amables y hasta dulces para mirar a su protegido.

-Lamento que tu puro ser haya tenido que presenciar tal acto de bestialidad…-

Susurro apoyando su frente sobre la frente de la mascara y mirar a la altura de los ojos que se ocultaban tras ella.

-Yo te protegeré, nunca voy a traicionarte…-

Susurro finalmente mientras se ponía de pie, estirando la mano hacia el mas chico para que este la tomara y así ayudarle a ponerse de pie.

-Ahora eres libre Rin… y me encargare de que así siga siendo. Puedes venir conmigo si lo deseas… pero entenderé si necesitas un tiempo, de todas maneras yo seguiré protegiéndote-

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Jue Ago 23, 2012 9:07 pm

A pesar de sentirse apresado por el miedo y sabiendo ya su destino que creía condenado, Rin no pudo evitar estremecerse levemente ante un recuerdo cercano... cómo había pronunciado aquel hombre... o ángel... o lo que fuese su nombre. Había sentido como si los labios del moreno paladeasen miel al decir su nombre... una sensación entre inquietante y agradable que le había hecho estremecerse por primera vez de una manera casi agradable... desgraciadamente dicho sentimiento se había visto rápidamente sepultado bajo la oleada de miedo e incertidumbre que lo rodeó como una mortaja cuando su dueño apareció. Miedo más que por su persona, por aquel... Elliot. No quería que muriese, parecía tan seguro de sí mismo... y sin embargo Rin, de alguna manera, sabía que su amo era una criatura terrible que no podía ser detenido por una criatura normal...
Fue entonces cuando se colaron de nuevo en su mente aquellas alas negras... y por primera vez empezó a dudar del resultado de un enfrentamiento entre aquellos dos que, por otro lado, Rin no deseaba ni aunque el vencedor terminase por ser aquel serio caballero oscuro...

El chico se sentía flotar en una pesadilla... era como si estuviese dormido, atrapado en un sueño del que no podía escapar. Contempló paralizado el enfrentamiento verbal entre aquellos dos seres sobrenaturales y terribles, sintiendo miedo por ambos, por sí mismo... sintiendo un miedo visceral que sacudía todas sus entrañas por fortuna sin saber que aquel último y potente sentimiento provenía de un aura del ángel oscuro que ahora que estaba enojado se hacía cada vez más fuerte...
Las palabras que se dijeron mutuamente carecían de sentido para el desconcertado semi-ángel, pero de algún modo no quería escucharlas, sentía como si todo su mundo se estuviese viniendo abajo...

Pero entonces pareció ver un rayo de luz cuando notó el miedo de su amo... cuando vio que el moreno abandonaba su arma y toda amenaza parecía desaparecer. Rin pensó que quizá todo había terminado, todo volvería a ser la negra realidad de siempre... al menos ella era segura... la seguridad de la rutina... pensó que Elliot dejaría vivo a su señor y todo terminaría en nada... fue una esperanza nacida de la desesperanza, y sin embargo creyó en ella... pobre ingenuo.
Su mundo verdaderamente se vino abajo cuando, tan cerca de él, el ángel negro pronunció aquellas amenazadoras palabras que hicieron que un escalofrío recorriese la espalda del joven... para seguidamente cortar a aquel hombre que prácticamente había constituído los monstruos de su vida... así como la encarnación de su padre, en falta de otros. Lo odiaba. Y Elliot lo mató a sus espaldas mientras aún estaba pegado a él.

Rin sintió la ardiente sangre del demonio manchar su espalda cubierta por la ropa. Su rostro bajo la máscara no era más que el vivo retrato de la sorpresa. Entró en estado de shock, y ni siquiera escuchó las siguientes palabras del ángel cargadas de dulzura y amabilidad.
Vio aquella mano a duras penas. Se tambaleó debido a la parálisis desaparecida que ya no lo mantenía de pie. Trató de retroceder... y cayó inconsciente al duro suelo de piedra sin poder evitarlo ya más.
Todo aquello había sido demasiado para su ya de por sí debilitada mente. Si ya prácticamente le ponía enfermo presenciar violencia callejera... el haber sentido contra su piel la sangre de alguien siendo asesinado lo había llevado al límite.
Así, la compasiva oscuridad lo recibió con los brazos abiertos, rodeando su aterrada y traumatizada mente como un manto si bien no curativo, al menos capaz de hacerle olvidar durante algún tiempo todo aquello. Rin se entregó a aquella posibilidad de escapada encantado, sencillamente dejándose llevar para no tener que enfrentarse a una nueva realidad: todo parecía haber cambiado...

Spoiler:
Perdona lo cortito >.< es que no se me ocurrió nada más que poner =S

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 25, 2012 1:06 am

Aquel bello ser que se ocultaba con la mascara blanca de un zorro era demasiado puro para todo aquello que acababa de presenciar, Kasiel nunca había lidiado con este tipo de cosas, jamás sintió el tener que contenerse ante nadie aun menos en una pelea, ¿Cuánto tiempo hacia que la sangre ardiente no corría manchando sus manos y su espada?, ¿Era necesario lo que había hecho?, quizás si hubiese hablado tal vez hubiera podido alcanzar algún tipo de acuerdo… después de todo aquel se había dado cuenta de la naturaleza que ahora escondía… pero, ¿Por qué sintió tanta molestia al ver aquella manera en que toco a semi ángel?... no podía entenderlo.

Sus intentos por ser amable con el mas chico fueron inútiles en su totalidad, pues aquel ninguna respuesta había dado a ninguna de sus palabras, y aun rechazando su ayuda se entrego a los brazos de la inconciencia dejándose ir, su cuerpo fue alcanzado por el ángel ennegrecido antes de que este golpeara contra el suelo duro y frío del puente… Se sintió un poco mal, realmente por aquel joven que guardaba tanta pureza y que aquella escena seguro había sido demasiado fuerte para aquel que vivía prácticamente aislado de todo. Sus iris de espada se mantuvieron fijos en el pequeño que yacía entre sus brazos en un “sueño” profundo, quizás esto era lo mejor… pues al despertar podría saborear por fin la libertad que desde muy pequeño le habían privado.

-Lo siento…-

Susurro con amabilidad mientras alzaba aquel pequeño cuerpo entre sus brazos… Camino por el bosque, sus planes se habían ido por el caño, la noche de Ron que tan merecido creyó tener se había convertido en una noche de niñera por decirlo de algún modo, pues jamás se permitiría dejar al pobre chico tirado ahí a su suerte sobre la gran mancha de sangre que se deslizaba por el puente. Sus piernas fueron a paso firme metiéndose en el bosque lentamente para llevar al inconciente niño a un lugar seguro.

-Aunque lamentablemente veras demasiadas cosas como estas…-

Inquirió luego el ángel mientras los árboles se volvían los guardianes de sus siluetas escondiéndolos de los posibles mirones que anduvieran cerca… recordando que dejo aquella espada robada a un pirata que encontró la muerte al enfrentarse con él, regreso de vuelta con seriedad pero presuroso sosteniendo al chico con uno solo de sus brazos tomo la espada clavada en el suelo y la guardo en su funda que siempre colgaba de su cadera… ¿Desde cuando era tan descuidado como para olvidar algo suyo en algún lado?, después de todo lo inesperado siempre causa ese tipo de cosas, y ahora no solo era un ángel traidor, un ángel caído si no también un ángel guardián… suspiro con apacible tranquilidad miro el oscurecido firmamento sobre ellos y se pregunto entonces que otras cosas mas le traería la vida para complicarle la existencia….




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ~Shini Hotaru~ [Priv Elliot]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.